Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

Más de 25 años dedicados al deporte local

Francisco Javier Gómez de Segura Blasco e Iñaki Ibarra Benito, vecinos de Estella, ya tienen en sus manos la medalla de plata al mérito deportivo de la Comunidad. El primero, por su dedicación en el C.C. Estella y el segundo, por su vinculación al balonmano.

Actualizada Viernes, 12 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • M. MARTÍNEZ DE EULATE . ESTELLA

DOS de las veintiséis medallas de plata al mérito deportivo de la Comunidad foral que se otorgaron el pasado día 2 en Pamplona se quedaron en Tierra Estella. Una la recogió Francisco Javier Gómez de Segura Blasco por su vinculación al Club Ciclista Estella como uno de los fundadores desde 1951 y la otra se la colgó Iñaki Ibarra Benito, gerente y directivo de la Sociedad Deportiva Itxako, por sus más de 25 años ligado al balonmano.

Este reconocimiento ha hecho recordar estos días a ambos toda su trayectoria en el mundo del deporte. A sus 79 años, Francisco Javier Gómez de Segura Blasco lo ha hecho desterrando viejas fotografías en blanco y negro que guarda en casa en pequeños álbumes "como parte de su vida". "Las suelo mirar de vez en cuando. Todos son recuerdos muy bonitos pero, cuánto ha cambiado todo", consideró.

Recuerda como si fuera ayer la primera vez que salió elegido presidente. Fue en 1952, un año más tarde de que se fundara el club. "Era un domingo por la mañana y estaba nevando. Estuvimos 16 personas y tuvo lugar en el Círculo Carlista mediante voto secreto. Por aquel entonces todo el mundo quería ser presidente", aseguró. En ese puesto se mantuvo durante una temporada y veinte años después volvió a serlo en una etapa en la que se consiguió que llegara por primera vez a Estella la Vuelta a España. "Costó 200.000 pesetas y vino Eddy Merx, el mejor corredor de entonces", contó.

La prueba la reflejó como muchas otras en el Pensamiento Navarro,periódico para el que trabajó durante años bajo el seudónimo de Gebala. "Llegué a hacer crónicas ciclistas montado en una bicicleta detrás del pelotón. Ahora sigo estando presente en todas las que organizamos desde el club a pie de carretera ", indicó. Para el estellés, la medalla es un reconocimiento a la labor de todo el club. "Me enorgullece mucho. Yo llevo más de 50 años como socio y como yo muchos otros que hemos hechos cosas por este deporte, que sigue contando con afición en Estella", opinó.

Desde los 15 años

Iñaki Ibarra Benito empezó pronto. Con tan sólo 15 años se hizo cargo de rebote del equipo alevín masculino del Club Deportivo San Ignacio de Pamplona. Sin demasiados conocimientos técnicos, funcionó durante varias semanas con un único folio que le entregaron desde el club con técnicas de ataque por una cara y de defensa por la otra. Entonces dirigía a un grupo de escolares de tan sólo 4 años menos que él y compatibilizaba esta labor como jugador de la misma entidad. "Recuerdo que entré porque el entrenador de ese equipo se fue a la mili y me engañaron a mí", dijo.

Luego fue turnándose a las órdenes de otros conjuntos y a los 22 años metió también la cabeza en labores directivas. Al Itxako llegó en el año 1994 después de que Raúl Urriza, entonces presidente de la entidad deportiva de Estella, coincidiera con él en un compromiso de la selección infantil Navarra. "A raíz de una comida me lo propuso medio en broma medio en serio y yo accedí. Fue un poco locura porque entonces entrenaba también en el San Ignacio y ocupaba casi todos los días para ambos las horas desde las cinco a las diez de la noche".

Mientras tanto realizó varios cursos de entrenador y consiguió hasta el título nacional, que le sirvió para tomar las riendas del primer equipo del Itxako durante la temporada 2003-04 ante la marcha de Juanto Apezetxea. Ahora, a sus 41 años, asegura que tiene cuerda para rato. "Los que estamos en este mundo del deporte nos apasiona y es como una droga que necesitas inyectarte. ¿Cuánto tiempo más? No lo sé", comentó.

De momento, ya guarda en el cajón de su despacho la medalla de plata. "Yo no soy mucho de enseñar estas cosas, pero reconozco que me hizo ilusión. Me lo notificó Juan Andrés Pastor vía sms y mi mujer y mis padres se enteraron de inmediato. Es un premio extensible a ellos porque son los que han aguantado toda esta historia y reconoce la labor de mucha otra gente anónima que no sale en los periódicos. Quizá ahora tendré que empeñarla por eso de la crisis", ríe.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra