Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ANA MARÍA ACEDO PREMIO "SOCIEDAD Y VALORES HUMANOS"

"¿Los objetivos del milenio? En el Congo ya nadie cree en ellos"

"En Kinsasha resulta muy difícil comer. Hay días en los que come la mitad de la familia y la otra mitad lo hace al día siguiente"

Actualizada Martes, 9 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • ÍÑIGO SALVOCH . PAMPLONA .

La biografía de Ana María Acedo Asirón (Funes, 1935) es la de una misionera dominica del rosario que ha hecho del Congo su tierra desde hace más de 30 años. Por eso, si uno se asoma a sus ojos, descubre la hondura de las palabras del novelista Joseph Conrad cuando en El corazón de las tinieblas decía del Congo: "y éste ha sido también uno de los lugares oscuros de la tierra".

Estos días, ha recibido en Pamplona el premio "Sociedad y Valores Humanos" que otorga el colegio de politólogos y sociólogos de Navarra.

¿Cómo llega una funesina a perderse entre una tribu de pigmeos?

Fui con otra compañera a vivir con ellos a la selva. Son seminómadas y su vida es muy primitiva. ¿Qué hicimos? Hablar con ellos y pedirles que nos contaran qué deseaban y necesitaban. Algunos de ellos no tenían nada, más que un pequeño machete desgastado. Comíamos lo que ellos nos daban. Su mayor problema es que la etnia de los bantúes considera a los pigmeos como una posesión suya. Son "sus" pigmeos y se los van pasando de padres a hijos.

¿Esas dos misioneras molestaron a los bantúes?

Sí, porque nosotras iniciamos a los pigmeos en tareas del campo, el arreglo de manantiales... Empezaron a sentirse más seguros frente a los bantúes y estos acabaron echándonos a nosotras.

Ahora usted vive en la capital del Congo, Kinshasa, ¿por qué se ha recrudecido el conflicto bélico?

Vivimos una guerra que se viene estirando durante años y que es muy difícil que termine porque hay demasiados recursos naturales en juego. Todo lo que necesita esta sociedad, el coltán que se usa en los teléfonos móviles, el manganeso, diamantes, petróleo... se encuentra allí.

Son cinco millones de muertos en el Congo en diez años, ¿cómo soporta eso un país?

Es terrible, brutal. Junto a los cientos de miles de desplazados que provoca la guerra. Lo malo es que eso está sucediendo todos los días; miles de desplazados por la selva, padeciendo hambre, sufriendo el cólera..., y la comunidad internacional lo sabe. Eso es muy duro para un país.

¿Por qué cree que los muertos del Congo no parecen interesarle al mundo?

No lo sé. Hasta ahora lo que sucedía en Congo no movía los corazones, ahora parece que se oye un poco más del país, pero es que todos los días se está muriendo la gente y no se mueve nadie. Eso hace daño y no sólo a ellos, a mí también me hace daño. No hay derecho a nada y eso es muy cruel.

Un grupo de religiosos del Congo denunciaba días atrás la situación y se lamentaban de que sólo les quedaba rezar, aunque aseguraban no saber ya muy bien a quién... ¿Tanta injusticia conduce a la desesperanza?

Es que si se analiza bien la situación es muy difícil que eso cambie. Hay demasiados intereses. Y a no ser que todo occidente cambie de mentalidad y decida no seguir por el camino de la explotación injusta del país y de la financiación de la guerra con la venta de armas... será muy difícil. Se sorprendería de conocer la cantidad de multinacionales que están a su antojo en el Congo y los países poderosos que desean que el país siga en conflicto. Las multinacionales no tienen alma, ni ojos, ni corazón; no miran a la gente. No hay sino ver cómo los minerales se cambian por armas. Y aquí no sé si somos conscientes de que a veces nos medicamos, disfrutamos, vivimos , diría que con la sangre de toda esa gente.

Algunos nos hemos acercado a la realidad que vive el Congo con la pelicula Diamantes de Sangre, ¿es real?

He oído hablar de ella. Y sí, es uno de los problemas del Congo, incluso se habló de hacer un control de los diamantes para que no se compraran a los países en guerra. Pero a todo se le busca la vuelta, Rwanda, que no tiene diamantes, ni tiene coltán, está exportando mucho de ambos.

¿Cómo se vive hoy en Kinshasa?

Comer resulta dificilísimo. Hay familias en las que la mitad de los miembros come un día y la otra, al día siguiente. La salud oficial está muy mal, los médicos llevan dos meses de huelga para que les suba los salarios el Gobierno. En los hospitales no hay nada, uno debe llevarse la gasa, el alcohol, los medicamentos... Y la educación se paga desde primaria...

En tres décadas en el Congo, ¿ha percibido mejoras en el país?

No, ha ido todo a peor.

¿Y qué hay de los objetivos del milenio que se propugnan desde los grandes foros internacionales para la erradicación de la pobreza en el tercer mundo?

¿Los objetivos del milenio? En el Congo ya nadie cree en ellos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra