Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
POLITICA

La Puerta de los Leones del Congreso se abrió también para los ciudadanos

Las huellas de los disparos del golpe de Tejero siguen despertando la curiosidad de los visitantes

Actualizada Lunes, 8 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • EFE. MADRID

La fina lluvia intermitente que durante la mañana cayó en Madrid no desanimó a las 4.200 personas que, hasta las dos de la tarde, visitaron el Congreso en el primero de los dos días de puertas abiertas (10.900 en total de la jornada). Un año más, las huellas de los disparos de Tejero, despertaron la mayor curiosidad.

Con puntualidad británica, a las 10.00 horas el presidente de la Cámara, José Bono, abrió la Puerta de los Leones -que sólo se abre para los Reyes en ocasiones especiales, como el aniversario de la Constitución celebrado el sábado o el inicio del periodo de sesiones- para dar paso a las cientos de personas que aguardaban en la calle desde la madrugada.

Joaquín del Barrio, zamorano afincado en Madrid, fue un año más el primero en franquear la puerta de los leones y dar los buenos días a José Bono, para lo que llevaba esperando desde las 03.20 horas, a pesar de la desapacible noche de lluvia y niebla.

Igual que él, los primeros que le seguían en la fila, como Frutos o María Luisa -que llevan ya varios años sin faltar a las jornadas de puertas abiertas- también habían llegado de madrugada, entre las seis y las siete.

Antes de que el presidente abriera las puertas, el personal de la cafetería del Congreso alivió el frío de quienes esperaban ofreciendo caldo, café o chocolate en la carpa situada en la calle Floridablanca, la que separa los dos edificios del Congreso. Luego, durante varios minutos Bono, acompañado por las dos vicepresidentas del Congreso, Teresa Cunillera y Ana Pastor, y por el diputado de IU Gaspar Llamazares, dio la bienvenida uno a uno a todos los que iban pasando.

Bono recordó que que fue uno de sus antecesores en el cargo, Federico Trillo, quien tomó la "buena decisión" de abrir la Puerta de los Leones no sólo para el Rey, sino "para que entre quien más manda, que es el pueblo español".

Sala de Pasos Perdidos

El Vestíbulo de Isabel II, la Sala de Pasos Perdidos, los escritorios y los pasillos empezaron a recibir las visitas de los ciudadanos, pero fue el hemiciclo, inevitablemente, el lugar donde más tiempo se detenían todos.

Manuel, Alberto (ambos de 11 años), Javier, de 9, y Alicia, de 7, habían llegado con sus padres desde Toledo y desde el madrileño barrio de Aluche para ver cómo es el Congreso.

Aunque ninguno pudo sentarse donde esperaban (unos en el escaño de Zapatero, otros en la silla de su paisano Bono), a todos les sorprendió el hemiciclo porque "por la televisión parece más grande".

Fernando entró a la Cámara confiando en poder sentarse en el banco azul destinado a los miembros del Gobierno, pero un cordón lo impedía; al no poder ser, eligió otro escaño relevante, el del líder de la oposición, Mariano Rajoy, a quien ha mandado un saludo desde su propio sitio en el hemiciclo.

"Miradas de la Historia

"¡Qué sillas tan cómodas, no se está mal aquí!", aseguraba una mujer, a la que su acompañante respondió con un comprensivo "claro, es normal que a veces los diputados se duerman".

Mientras, otros visitaban la galería de retratos, con cuadros de todos los presidentes del Congreso, y alguno preguntaba por qué no estaba aún colgado el del antecesor de Bono, Manuel Marín. "A lo mejor es que no le ha gustado cómo le han pintado", aventuraba otro.

Tras dar la bienvenida a varias decenas de personas, Bono, Cunillera, Pastor y Llamazares, acompañados por el presidente del Senado, Javier Rojo, procedieron a la inauguración de la exposición fotográfica Miradas de la Historia, con imágenes (el 60 por ciento inéditas) que rememoran algunos de los acontecimientos más significativos vividos en la Cámara en los últimos treinta años.

Una visita muy distinta es la que realizaron los componentes de un retén de cinco bomberos que durante todo el día permanecerían en la Cámara por motivos de seguridad.

En lugar de ver los cuadros, alfombras, pasillos y salones, hicieron un recorrido por los puntos claves de seguridad de las dependencias, aunque no pudieron evitar asomarse un poquito al hemiciclo.

Y, como todos, coincidieron: "En la tele parece más grande".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra