Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
PELOTA

Muestrario de tics de los dos finalistas

La txapela está en detalles. Desde quitarle el sebo a la pelota, fabricarse un antideslizante o darle glucosa al cuerpo

Actualizada Lunes, 8 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • L.G. . PAMPLONA

Una final es algo más que un frontón, dos pelotaris, cuatro pelotas y cerca de dos mil personas. Una txapela es una cuestión de detalles, de pequeñas cosas que cuentan. En los finalistas son éstas.

Irujo siempre come en casa. A pesar de que ya está independizado, Juan Martínez de Irujo siempre come en casa de sus padres los días de partido, y en las finales más. Pasta, pechugas de pollo/filete y fruta de postre.

Juan y el gerriko de Oberena. Desde los seis años Juan Martínez de Irujo lleva en todos los partidos el gerriko azul o rojo de Oberena, el club en el que se hizo pelotari. Es su talismán, y tiene dos juegos por color: dos azules, dos rojos.

Las pelotas, sin sebo. Entre que termina el calentamiento y antes de que se produzca el paseíllo con los jueces, Olaizola II suele quitarle el sebo a las pelotas. Lo hace frotándolas contra la pared, o bien mojándolas con el sudor de la frente y pasándolas después con fuerza contra una balleta. Lo hace siempre con la ayuda de su hermano Asier.

Olaizola suele pisar la chapa en el sorteo. A veces el sorteo del primer saque se suele alargar porque la txapa se queda dando vueltas sobre sí misma o porque no quiere caerse. Para abreviar el proceso Olaizola II tenía la costumbre de pisarla siempre para que la espera terminase cuanto antes, ahora no lo hace tanto.

Irujo siempre mira por el retrovisor. Antes de iniciar el saque, Juan Martínez de Irujo suele botar varias veces la pelota, se dice a sí mismo "vamos Juan" y en cuanto arranca la carrerilla previa, siempre mira a la izquierda para saber dónde está el rival y hacerlo corto o largo.

Aimar y el antideslizante. Para evitar resbalones, Aimar Olaizola suele echar Coca-Cola o bebida isotónica en el suelo y pasa las zapatillas por encima y después sobre una toalla para que la suela agarre mejor. Barriola, por ejemplo, no lo hizo en las dos últimas finales que jugó en el Atano, y sufrió varios resbalones.

Los tantos se celebran. El "Nadalismo" también se ha instalado en la mano. El ¡vamos! posterior a un tanto con un gesto con el brazo derecho es común tanto a Olaizola, como a Juan. También lo suele emplear Titín.

Colocar bien el taco y recuperar. Después de cada tanto Aimar suele apelmazar siempre el taco de su mano derecha, y llega al set de descanso va andando para recuperar.

Geles para Aimar, glucosa para Juan. Los pelotaris también se han adaptado a los tiempos, y aprovechan los cinco descansos que tienen para reponer fuerzas. Aimar es un fijo con los geles de glucosa, sobre todo los de manzana. Juan es más de pastilla de glucosa, y de fruta al acabar el partido.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra