Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Muere la millonaria Marta von Bulow tras pasar 28 años en estado vegetativo

Su ex marido Claus fue acusado de intento de asesinato, aunque fue exonerado en los juicios de 1982 y 1985

Actualizada Lunes, 8 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • FAX PRESS. LONDRES

La millonaria heredera estadounidense, Marta von Bulow, cuyo trágico caso inspiró una famosa película protagonizada por Glen Close y Jeremy Irons en el año 1990, ha muerto a los 76 años de edad en Nueva York, después de haber pasado los últimos 28 en coma, según informaron fuentes familiares.

La estadounidense von Bulow, que era conocida también como Sunny, fue encontrada inconsciente en su mansión de Rhode Island en diciembre del año 1980. Su segundo esposo, Claus von Bulow, quien ahora se ha convertido en una reconocida figura en la sociedad británica, fue acusado de haberla intentado matar mediante inyecciones de insulina, aunque finalmente fue exonerado tras la celebración de dos juicios.

La película de Hollywood

Los eventos de esos juicios se convirtieron en una película de Hollywood titulada El secreto von Bulow. Con la actuación estelar de Glenn Close y Jeremy Irons, la cinta se basaba en un libro de Alan Dershowitz, el abogado de Harvard que defendió al marido de Marta von Bulow, Claus von Bulow, en la celebración del segundo de los juicios en los que se decidía la culpabilidad o la inocencia del marido de la millonaria heredera.

La hija del magnate de servicios públicos, George Crawford, Sunny von Bulow, murió en el sanatorio Mary Manning Walsh de Nueva York, según comunicaron fuentes familiares. A ella le han sobrevivido una hija de su matrimonio con su segundo marido, Claus von Bulow, así como también otros dos hijos que fueron fruto del primer matrimonio que contrajo con un príncipe austríaco.

La familia von Bulow había estado de celebraciones justo antes de la Navidad de 1980 cuando Sunny, que por aquel entonces tenía 48 años y un largo y complicado historial de consumo de drogas y alcoholismo, cayó enferma en un estado de aturdimiento. Los médicos concluyeron que la mujer había sufrido graves daños cerebrales que la dejaron definitivamente en un "continuo estado vegetativo".

Aunque la mantenían viva con tubos de alimentación a un costo estimado de cientos de miles de dólares al año, Sunny von Bulow nunca llegó a recuperar la consciencia.

Claus von Bulow, sospechoso

Los fiscales alegaron que su esposo Claus von Bulow era quien le había inyectado a Marta insulina en dos ocasiones con el propósito de heredar gran parte de su fortuna y por ello fue acusado de dos cargos de intento de asesinato contra su mujer.

En lo que es considerado uno de los casos legales más sensacionales de la década de los 80, Claus von Bulow fue primero condenado en el año 1982, antes de ser exonerado en un segundo juicio que se celebró tres años después, en el año 1985. Dos años más tarde, Claus von Bulow aceptó divorciarse de su esposa y de renunciar a cualquier derecho a la fortuna, que ascendía en esos momentos a unos 40 millones de dólares, como también al fondo de 120.000 dólares al año que ella había establecido a su nombre. En la actualidad, Claus von Bulow vive en Reino Unido, en Londres, donde se dedica a escribir reseñas de libros.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra