Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Monstruos que se extinguen

La filóloga Ana Cristina Herreros rescata a seres fantásticos de la tradición oral que están a punto de desaparecer del imaginario colectivo

Actualizada Lunes, 8 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • TOMÁS GARCÍA YEBRA . COLPISA. MADRID

CUANDO no había radio ni televisión, la gente -sobre todo en los pueblos- se reunía por las noches, al calor del fuego, para contar historias. Muchas de ellas eran chismes o cotilleos -de sus vecinos o de los del pueblo de al lado -que se volatilizaban con la misma facilidad que se escuchaban. Otras historias, en cambio -preñadas de fantasía y moraleja- han pervivido generación tras generación.

El Basajaun en el País Vasco, el enano Sinnombre en La Rioja, el gigante Silván de Aragón, el Zarrampla en Castilla y León, Juan el Oso de la Comunidad Valenciana, La serrana de la Vera en Extremadura, la Paparresolla de Murcia o el Nuberu de Galicia, Cantabria, Asturias y León son algunos personajes que arraigaron en la tradición oral y han pervivido hasta nuestros días. "Casi todos ellos proceden de la mitología griega y romana", explicó la filóloga Ana Cristina Herreros (León, 1965), autora del Libro de monstruos españoles (Siruela). "Sólo los del País Vasco tienen un origen incierto, lo mismo que su lengua", subrayó.

Basajaun, en euskera, significa "señor salvaje" o "señor de los bosques salvajes". "Se trata de un monstruo cubierto de pelo, perecido en cierto modo al Yeti, con la particularidad de que uno de sus pies es circular, como la pezuña de una ternera". Aunque la tradición alude a su gran talla y fortaleza, no lo presenta como un ser dañino o peligroso.

Muchos de estos cuentos "transmiten un mensaje de esperanza, pues el protagonista, por muy mal que lo pase, siempre encuentra a alguien que le ayude", explicó la filóloga leonesa.

El hombre del saco, el sacamantecas, el tragaldabas, el cuélebre y las lamias corren peligro de extinción ante los "monstruos" que imponen los videojuegos. "Es importante conservar nuestra cultura; lo foráneo nos desnaturaliza".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra