Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EDURNE PASABAN ALPINISTA

"El espíritu de "Al filo" siempre será el mismo"

"Sólo espero que podamos hacer un programa tan bueno como lo hacía él (Sebastián Álvaro)"

Actualizada Domingo, 7 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • D.ROLDÁN . COLPISA. MADRID

Edurne Pasaban está concentrada en su duodécimo ochomil. La alpinista guipuzcoana (Tolosa, 1973) se prepara junto a sus compañeros habituales de cordada para afrontar una nueva expedición en primavera. De la mano de Al filo de lo imposible, Pasaban atacará el Kangchenjunga, una montaña de 8.598 metros en la frontera entre India y Nepal.

Es su gran objetivo del año, aunque no descarta intentar otra ascensión que la acerque un poco más a su sueño: ser la primera mujer que hace cumbre en las 14 montañas más altas del planeta. En medio de sus entrenamientos, le pilló la marcha de Sebastián Álvaro, director y creador del programa. Pasaban cree que Al filono perderá su esencia en próximas ediciones.

Le quedan tres ochomilespara hacer cumbre en las 14 montañas más altas del mundo.

Sólo tres, sí. La intención es ir en primavera a Kangchenjunga, con Al filo de lo imposible y el equipo habitual: Alex Chicón, Ferrán Latorre, Asier Izagirre (primo de Edurne) y Mikel Zabalza. Desde que me metí en este proyecto y siempre que hemos podido, he preferido trabajar con las mismas personas. Tenemos una gran confianza entre nosotros.

¿Se acostumbra a tener una cámara detrás todo el día?

Bueno, bueno (risas). Tengo que reconocer que se me hace raro, sobre todo en altura. Arriba tienes la obligación de sacar unas imágenes aunque el tiempo no sea muy bueno o no te apetezca porque estas cansada. Pero luego ves el resultado y es increíble.

Y las nuevas tecnologías ayudan.

Sí claro. Ahora es mucho más fácil que hace diez años.

Al filo de lo imposible se ha quedado sin Sebastián Álvaro. ¿Crees que cambiará el programa?

El espíritu será el mismo. Sebastián es el creador y es su hijo, está claro. Pero ahora sólo espero que podamos hacer un programa tan bueno como lo hacía él y sin cambiar la filosofía del programa.

Además de Al filo, ¿ha pensado en hacer otro tipo de programas?

Me encantaría. Pero depende de qué programas. No me veo en ningún reality (risas), pérdida en una isla. Seguro que no. Me matan por aquí si me voy (risas). Me lo pensaría si fuera un programa serio, que tenga algún valor para mí.

¿Relacionado con la naturaleza?

Es una idea. La educación sobre el medio ambiente, por ejemplo, es un apartado que habría que tratar más en la televisión. Pero de momento estoy centrada en los 14 ochomil, en entrenar y acabar esto.

Son tres las mujeres que luchan por llegar a los 14 ochomil: usted, Gerlinde Kaltenbrunner y Nieves Meroi. ¿Qué proyectos tienen sus competidoras?

Gerlinde va a ir al Everest también esta primavera y Nieves no lo sé. Seguro que buscará alguno para seguir en la carrera.

¿Qué le hace más ilusión: ser la primera o conquistar las cumbres?

Creo que es un reto personal, sólo mío. No lo consideró una carrera porque no compito contra nadie. Es buena esta filosofía porque nos jugamos la vida en un deporte en el que el factor riesgo es muy grande. Lo único que quiero es terminar.

Ahora hay mucha gente que sube ochomiles. ¿Siente que no se valora lo que están haciendo?

A veces es cierto. Leí el otro día que este año habían subido al Everest 86 personas, que es una barbaridad. Esto hace que se infravalore y que quede de cara al público como algo fácil. En otras cumbres no puede haber tanta masificación como en el Everest.

¿Qué reto le queda?

Me gustaría hacer alguna vía técnica en un seismil, en Alpes, por ejemplo. Escalar cualquier cosa que técnicamente me satisfaga.

También es fundadora de una ONG, Montañeros por el Himalaya.

Es un proyecto que me encanta. Nos centramos en la educación de los niños y buscamos ayudas para en unos casos reconstruir colegios en Nepal y Pakistán o hacer unos nuevos. Tenemos en estos momentos una casa en Katmandú con 85 niños apadrinados que son, en su mayoría, hijos de sherpas muertos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra