Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MÚSICA | FERNANDO PÉREZ OLLO

Famoso letón y tarde desigual

Actualizada Domingo, 7 de diciembre de 2008 - 04:00 h.

G IDON Kremer, violinista letón (Riga, 1947), es, según la nota biográfica del programa de mano, el de "carrera menos convencional" entre los famosos de su especialidad instrumental. En los programas hay que distinguir las notas firmadas -en la Filarmónica, ceñidas, concienzudas y útiles, debidas a Juan Antonio García Gorraiz- y las noticias referentes a los artistas, de redacción aleatoria, atribuible a la agencia correspondiente. Basta leer los ditirambos y alguna torpeza.

Kremer, es verdad, ha hecho mucha música contemporánea, sobre todo de compositores bálticos, pero no resulta menos cierto que los concursos que ganó hace cuarenta años y el renombre no lo cimentó y labró con ese repertorio, sino gracias al clásico más obras de Schnittke, Henze y del estonio Pärt. De éste, en particular, "Tabula rasa" para dos (1977), que Kremer hacía con su mujer de entonces, Tatiana Gridenko.

En cuanto a torpeza, lo es, aunque quede progre, escribir Latvia y no Letonia. A menos, claro está, que estampemos Sverige por Suecia, Norge por Noruega, Suomi por Finlandia, Österreich en lugar de Austria et sic de caeteris, incluidas capitales y ciudades del mundo entero.

La orquesta de Kremer es de cámara, ostensiblemente joven, mayoritariamente femenina -11 de los 21 arcos-, equilibrada pero basada siempre en las cuerdas graves -6,6,4,3 y 2-, exacta en la precisión del ensamblaje, muy plausible en la dinámica y en la gradación de planos, que demostraron en la fuga de Schumann. Pero esa obra y buena parte del programa eran adaptaciones y transcripciones, lo cual en una plantilla de calidad me parece inadmisible. No digamos la sonatina de Schubert, directamente lamentable en un artista que con esa versión no acreditó nada excepcional. Y lo que no eran obras reescritas -así las anunciadas en principio-, está bien administrarlas, pero en la posología oportuna. La reiteración no la salva ni la habilidad de un vibrafonista.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra