Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FINAL DEL CUATRO Y MEDIO

El viaje sin retorno a la final

Olaizola II e Irujo separaron lotes distintos para el partido del lunes sin polémica

Actualizada Viernes, 5 de diciembre de 2008 - 04:00 h.
  • L.GUINEA . SAN SEBASTIÁN

La final del Cuatro y Medio 2008 ya ha tomado el camino de no retorno. El seleccionador de material colocó ayer el precinto plástico a la caja que guarda las cuatro pelotas con las que Aimar Olaizola y Juan Martínez de Irujo se jugarán la txapela. No hubo queja con el lote, cada uno encontró lo que buscaba. Desde ese momento y hasta el lunes comienza una vigilia de móviles apagados para los finalistas y búsqueda de tranquilidad.

Si alguien esperaba bronca o lío en la elección de material de la final se quedó con las ganas. Y sucedió porque Juan Mari Juaristi acertó con las diez pelotas que presentó en el lote. Había de Pumpas y Cipris, pero finalmente la final se disputará con pelotas francesas.

Separó primero Olaizola II. Lo hizo acompañado por Roberto García Ariño. Le faltaron 55 segundos para agotar el tiempo. Dos Pumpas del estilo de todo el campeonato, distintas y más ligeras que las del de Ibero (105,4 y 104,4 gramos). "Hay diferencia de las suyas a las mías, las de él son Pumpa, pero algo más vivas y hay una que tiene bastante bote, pero me he quedado a gusto", explicaba ayer el menor de los Olaizola.

Las tremendas ganas de Juan

Juan Martínez de Irujo siguió la operación de Olaizola II con atención y comentando cada aspecto con el que el lunes será su botillero, Jokin Etxaniz, y con su padre, Juan Ángel, que quiso acercarse también a seguir el protocolo.

Después le tocó al de Ibero. Había en el cestaño de todo, Pumpa y Cipri, pero renunció a las del pelotero vizcaíno porque no tenían la chispa que esperaba para un frontón como el Atano. "Son más rápidas las mías, las de él una anda más por el suelo y la otra tiene más bote. Son buenas para jugar las cuatro", decía Juan Martínez de Irujo.

El pelotari de Ibero lleva más de 700 días -casi dos años- sin pisar una de las tres finales oficiales del calendario y tiene unas ganas tremendas de volver a subirse a lo más alto del podio. Ayer aseguraba que sus sensaciones son como si nunca jamás se hubiera llevado una txapela.

"El enemigo de Irujo puede ser el propio Irujo, Aimar y a Olaizola le pasará lo mismo. Si nos salen los nervios, nos pueden jugar una mala pasada a cualquiera de los dos", explicaba el delantero de Aspe. "El lunes espero llegar a 22, y llevarme la txapela para casa como sea. Yo voy a jugar con mi estilo y con mi estrategia".

El del lunes será el quinto enfrentamiento entre Olaizola II e Irujo dentro de la jaula. De los tres dentro del torneo oficial el de Ibero se ha hecho con dos (2006 y 2008). También han jugado una final de la jaula navarra (2006) y la ganó Juan.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra