Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Fallece Alexis II, Patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa

Según la prensa rusa, su posible sucesor será el metropolita Kiril de Smolensk y Kaliningrado

Actualizada Viernes, 5 de diciembre de 2008 - 17:28 h.
  • AGENCIAS. Moscú

El líder de la iglesia ortodoxa rusa, Alexy II, falleció en Moscú a la edad de 79 años, a causa de una insuficiencia cardiaca, según informó el responsable del patriarcado en la capital rusa. Tanto el presidente ruso, Dmitri Medvedev, como el primer ministro, Vladimir Putin, declararon su pesar por el fallecimiento, y consideraron la muerte una "enorme pérdida". Por su parte, desde el Vaticano, mostraron su más profundo pésame, a pesar de las difíciles relaciones que tenían con Alexy II, que nunca se reunió ni con Juan Pablo II ni con Benedicto XVI. El máximo líder ortodoxo fue criticado durante años por su fidelidad a los dictados soviéticos, sobre todo en materia exterior.

"Esta mañana, el decimoquinto patriarca de Moscú y todas las Rusias Alexy II falleció en su residencia", informó en un escueto comunicado el portavoz del Patriarcado de Moscú, en declaraciones a la agencia rusa Ria Novosti recogidas por otr/press. Además, un responsable del patriarcado explicó que la muerte se produjo "por una insuficiencia cardiaca", algo que cogió a la iglesia ortodoxa de sorpresa, después de que Alexy II oficiase en la noche del jueves un servicio religioso en una de las catedrales de la capital rusa con motivo de una festividad. El máximo responsable de la iglesia ortodoxa rusa ya sufrió una grave apoplejía en 2002, y en 2007 se llegó a especular con su muerte cuando se trasladó a Suiza para recibir tratamiento cuando se encontraba en estado grave.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, consideró la muerte del patriarca como "una enorme pérdida" y destacó que "fue una persona de gran sensibilidad humana", al término de su reunión con el primer ministro de Armenia, Tigran Sarkisian. "La muerte del patriarca es un acontecimiento sumamente trágico", agregó. Por su parte, el presidente Medvedev incidió en que "el renacimiento de la Iglesia ortodoxa rusa, la aplicación de los principios de la libertad de conciencia y de confesión están íntimamente vinculados a su nombre", según un comunicado del Kremlin. "La personalidad del patriarca ha influido considerablemente en la vida espiritual y el estado moral de la sociedad rusa", añadió, asegurando que "todos estamos afligidos por su muerte".

El presidente ruso volverá a Moscú el viernes, tras cancelar un viaje que tenía previsto a Italia, para así participar en la despedida del líder ortodoxo. Por su parte, el ex líder soviético Mikhail Gorbachov se mostró consternado por el fallecimiento, y reconoció que "le respetaba profundamente".

"Dolor" en el Vaticano

Desde el Vaticano manifestaron su "profundo dolor" por la muerte de Alexy II, por medio de un comunicado del cardenal presidente del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, monseñor Walter Kasper. En una nota difundida por la sala de prensa del Vaticano, Kasper resaltó que Alexy II "había sido llamado a guiar la Iglesia ortodoxa rusa en un periodo de grandes cambios". "Su liderazgo ha hecho a la Iglesia capaz de afrontar la transición desde la era soviética hasta el presente con renovada vitalidad", afirmó.

En cuanto a las relaciones con la Iglesia católica, recordó los "muchos encuentros" personales que mantuvo con Alexis II y destacó la "buena voluntad" que éste siempre había expresado hacia el Papa, así como "su deseo de reforzar la colaboración con la Iglesia católica". "Su empeño personal por reforzar las relaciones con la Iglesia católica, a pesar de las dificultades y tensiones que han ido surgiendo en el tiempo, nunca ha sido puesto en duda", aseguró el cardenal.

En este sentido, cabe destacar que las relaciones entre ambas iglesias siguen siendo frías, y que Alexy II siempre se negó a reunirse con el Papa Juan Pablo II primero, y con Benedicto XVI después. Además, se opuso en repetidas ocasiones a que Juan Pablo II visitase Rusia, acusando a la iglesia católica de intentar robar fieles de Rusia y de la vecina Ucrania. Otra de las grandes disputas entre ambas iglesias fue por unas tierras tomadas por los griegos en Ucrania a principios de 1990.

En cambio, si fue capaz de reunificar la iglesia ortodoxa rusa con la de fuera de Rusia (ROCOR), con un acto firmado en 2007, tras casi 90 años de separación. La sucursal extranjera se había separado en 1921, después de acusar a clérigos de la Rusia soviética de colaborar con el régimen comunista. En este sentido, expresó su abierto apoyo a los ortodoxos serbios durante el conflicto de Kósovo, y calificó la independencia de los albaneses de la provincia como un "acontecimiento anti-histórico".

Críticas por su obediencia a la URSS

Alexei Mijailovitch Ridiger, nombre secular del patriarca fallecido, nació en Estonia en 1929, en el seno de una familia de la nobleza germano-báltica. A los 32 años ya se convirtió en Obispo, y tres después, con 35, fue nombrado Arzobispo. Después se mudó a Moscú, y allí ejerció como jefe de la administración del patriarcado, y como responsable de las relaciones exteriores del mismo. Fue en ese puesto donde le llegaron las críticas, que le acusaban de una inquebrantable obediencia a los dictados de la política exterior soviética. Sus seguidores argumentaban que simplemente hacía lo mejor para ganar concesiones para su perseguida iglesia.

En 1990, poco antes de la caída definitiva de la Unión Soviética, fue nombrado líder de la iglesia Ortodoxa rusa. En ese momento tuvo un papel destacado por la influencia de la iglesia en la recuperación de la autoestima y la moral de los rusos en la época post soviética. Además, insistió fuertemente en el derecho de su iglesia a ser la única nacional de la Federación rusa, por lo que las diferentes ramas de la iglesia ortodoxa de Rusia volvieron bajo el control del patriarcado.

Durante su mandato, hizo un gran esfuerzo por restaurar miles de iglesias y monasterios en todo el país, y por construir centenares de nuevos edificios, y así afianzar la posición del patriarcado, presidiendo el resurgimiento de la iglesia rusa. Además, promovió la canonización del último Zar, Nicolás II, y de su familia, que fueron fusilados en 1917 durante la revolución bolchevique, así como otros muchos mártires que sufrieron la represión del comunismo.

Ahora, el Santo Sínodo de la Iglesia ortodoxa rusa convocó una reunión de urgencia por la muerte de su patriarca, que se prevé para el sábado, si bien está previsto que el viernes celebren una reunión de urgencia los miembros del Sínodo que se encuentran en Moscú. Según las normas religiosas, le compete al Sínodo anunciar oficialmente la muerte del patriarca. Conforme a los estatutos de la Iglesia ortodoxa rusa, el Concilio Local tiene seis meses para elegir a un nuevo máximo jerarca. Hasta entonces, el líder del patriarcado será el arcipreste de mayor antigüedad, que en este caso es el metropolita Vladimir de Kiev.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Dió el cerrojetazo definitivo a los intentos de Juan Pablo II de visitar Moscú! entre otros.RG

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra