Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
LA CONTRACRÓNICA | TOÑO SANZ

Si morir es el paraíso, vamos bien

Los equipos de fútbol son muy imaginativos cuando se trata de causar verdadera pena entre sus seguidores.

Actualizada Lunes, 1 de diciembre de 2008 - 04:00 h.

T AL vez formemos parte de las gentes que cuando hacen algo o lo hacen mal o lo hacen peor. Tal vez hagamos las cosas sin tener conocimiento de ellas: las grullas forman letras en su vuelo y desconocen la escritura. Tal vez no sepamos cuál es nuestra meta y, por ello, ignoremos el camino que recorrer. Tal vez estemos condenados a yacer en el fondo del pozo para poder soñar con salir a la superficie.

Tal vez tengamos el síndrome del basileo, obligado a usar el poder para hacer el bien y forzado a hacer el mal para conservarlo. Tal vez sólo sepamos ser inocuos cuando apuntamos al enemigo y benévolos cuando nos tienen en el punto de mira. Tal vez, tales veces.

En El libro de los placeres, de Clarice Lispector, está escrito que "después de morir no se va al paraíso", que "el morir es el paraíso". No es que yo me lo crea ni no me lo crea: la retórica es el arte de decir bien lo que uno no está seguro de que sea verdad, y los poetas tienen el deber de inventar hermosas mentiras. El caso es que la frase nos coloca en el mejor de los escenarios posibles: muertos, sí, pero en el mejor de los ultramundos. Derrotados, denostados, hundidos, pero en situación de disfrutar del gozo perpetuo. Como dice el refrán, el que no se consuela es porque no quiere. No hay nada mejor que imaginar otra realidad para olvidar lo dolorosa que es la que ahora vivimos. Gracias al lenguaje, podemos hacer que las mentiras parezcan verdades, que la derrota infamante parezca respetable y que el viento cobre apariencia de solidez. Más retórica, pues, y a enterrar el partido de la tele.

Para los miembros renacidos de la Iglesia de los Creyentes de la Liga del Último Día hácese saber que el estado natural del hincha futbolero es de una amarga desilusión, al margen del resultado del marcador. Los equipos de fútbol son extraordinariamente imaginativos cuando se trata de causar verdadera pena entre sus seguidores y cada vez que piensas que ya sabes claramente qué es lo peor que podría suceder, se sacan de la manga una inesperada y agria novedad.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra