Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

La Burunda revive sus orígenes de unidad

Una placa sobre un monolito de 12.000 kilos y 3 metros de altura recuerda desde ayer en las faldas de Urbasa el 800 aniversario de los fueros del valle concedidos por Sancho VII El Fuerte. Los alcaldes de los seis municipios se unieron en un acto histórico

Actualizada Domingo, 30 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • NATXO GUTIÉRREZ . CERRO DE BATZARRAMENDI

EL pasado de privilegios y unión de intereses volvió ayer a ser actualidad en el cerro de Batzarramendi, un paraje situado en las faldas de la sierra de Urbasa, a la altura de la divisoria de Urdiain y Alsasua. En él, durante siglos, los regidores de la Burunda dirimieron asuntos por el bien común en torno a pastizales y agua, principalmente.

Los alcaldes de los seis municipios que conforman en la actualidad el valle -Ziordia, Olazagutía, Alsasua, Urdiain, Iturmendi y Bakaiku- emularon a sus antepasados en las responsabilidades públicas en un acto simbólico, -del que fueron testigos los consejeros de Administración Local y Cultura, Amelia Salanueva y Juan Ramón Corpas-, organizado con motivo del 800 aniversario de la concesión de los fueros de la Burunda por el rey Sancho VII El Fuerte.

El descubrimiento de una placa a cargo de los dos consejeros sobre un monolito de 12.000 kilos y 3 metros de altura, transportado desde la cantera de Eguibil, en Olazagutía, dejó constancia para la posteridad de la efeméride.

Más de un centenar de vecinos de las seis localidades, citados con una hora de antelación en Alsasua y Urdiain para recorrer a pie el kilómetro y medio de distancia hasta el cerro, siguieron la ceremonia, que tuvo un carácter histórico por la coincidencia en un encuentro con un marcado acento protocolario de los seis primeros ediles. Sus "makilas" o varas de mando reforzaron el sentido especial de la conmemoración.

El acontecimiento tuvo tintes de lección histórica, con la evocación de rasgos de la sociedad de 1208, compuesta en la Burunda por 17 poblados, "con escasos habitantes y una forma de vida agrícola y de ganadería de subsitencia y muy precaria", según un manifiesto leído por los alcaldes. Fue la amenaza desde la incorporación de Álava y Guipúzcoa a Castilla la que llevó a Sancho VII El Fuerte a conceder "unos privilegios o normativa legal de impuestos y jurisdicciones para el buen gobierno de los pueblos".

La Burunda recibió con Laguardia (Álava) un fuero de frontera. En el repaso a la historia, el consejero de Cultura aludió a las ordenanzas de la Universidad del valle de la Burunda, de 1563, como norma de unión. "Entonces, los dos pueblos más importantes eran Alsasua y Olazagutía, con 51 vecinos. Urdiáin tenía 46; Iturmendi, 34; Ziordia, 25,5 y Bakaiku, 22,5. Entonces existía la figura administrativa de mitad de vecindad", señaló Corpas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra