Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TERRORISMO

Txeroki usó el piso de los etarras de Capbreton

La juez Le Vert le imputa por los actos preparatorios de los asesinatos de Trapero y Centeno hace un año

Actualizada Domingo, 30 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • FERNANDO ITURRIBARRÍA . COLPISA. PARÍS

Garikoitz Aspiazu, Txeroki, considerado el jefe del aparato militar de ETA hasta su detención hace catorce días en los Pirineos franceses, vivió en el piso franco que tenía en Toulouse el comando autor de los asesinatos de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en Capbreton (Las Landas), del que se cumple el primer aniversario.

Sus huellas digitales y genéticas han sido identificadas en los análisis en el apartamento, descubierto cuatro días después del atentado y por el que se sabe que pasaron en una etapa de su huida antes de ser detenidos Saioa Sánchez y Asier Bengoa, únicos imputados hasta la fecha.

La vivienda, situada en la cuarta y última planta de un edificio de la calle Charles-Fourier del populoso barrio de Les Minimes, había sido alquilada con identidad falsa un mes antes de su hallazgo. Los investigadores localizaron el escondite gracias a la exploración de la memoria del teléfono móvil empleado para contactar con el propietario. El aparato había sido olvidado por Sánchez y Bengoa en un Renault Clio con el que sufrieron un accidente cerca de Puylaurens al tercer día de su rocambolesca huida por el sur de Francia.

Un billete de autobús

Cuando los agentes de la Policía Judicial forzaron la cerradura, el piso ya había sido limpiado de elementos comprometedores. No se encontraron armas ni explosivos, pero sí indicios de una ocupación muy reciente por parte de unos inquilinos que hacían vida normal y no habían llamado la atención del vecindario. De hecho, los investigadores tienen la certeza de que Sánchez y Bengoa pasaron por su base operativa horas después de tener el accidente con el Clio. Tras hacer auto-stop, llegaron a Toulouse en un autobús de línea a media tarde de aquel día y al anochecer tomaron un taxi que los condujo hasta el departamento de Aveyron, donde disfrutaron su última noche en libertad. Entre medias, tuvieron tiempo para la operación limpieza.

La hipótesis se afianzó al día siguiente con el hallazgo de un billete en poder de la pareja fugitiva en el momento de su arresto.

Había sido expedido por la empresa de transportes urbanos de Toulouse, correspondía a un viaje en autobús o metro y había sido validado en las canceladoras hacia las 18 horas del 1 de diciembre, día del atentado de Capbreton. La teoría más plausible es que el ticket formara parte de las evidencias eliminadas del piso la víspera.

Está claro que la tarde del doble crimen de Capbreton, perpetrado a la hora del desayuno, un etarra montó en autobús o metro en Toulouse, a 260 kilómetros de distancia por carretera.

Txeroki, bajo sospecha

¿Fue Txeroki? Misterio. Lo único cierto es que la jueza antiterrorista Laurence Le Vert, instructora del caso, le ha imputado por los actos preparatorios del atentado.

La magistrada no le inculpó de los asesinatos de los guardias civiles. Sólo constan las confesiones de dos etarras detenidos el mes pasado en Navarra, remitidas a París desde la Audiencia Nacional, en las que aseguran que su jefe les contó que él fue quien mató a tiros a los agentes.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra