Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
FÚTBOL

Rituales en el "santuario" del Consmetal

Llevar la msima ropa interior, no pasarse la sal, escuchar la misma música o entrar al campo con el pie derecho son algunos de los rituales que repiten habitualmente los jugadores del HNV Consmetal para no llevarse mal con la suerte.

Actualizada Viernes, 28 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • SANTIAGO ZUZA . PAMPLONA

EL genial Michael Jordan acostumbraba a llevar debajo de su camiseta de los Bulls ropa de la Universidad de Carolina del Norte, equipo con el que consiguió sus primeros triunfos. Manías, supersticiones y rituales de lo más variado siempre han ido de la mano con el baloncesto, un deporte especialmente dado a este tipo de cosas.

El vestuario del HNV Consmetal no es ajeno a estas costumbres. Prácticamente nadie está a salvo de las pequeñas rutinas asociadas al éxito. Sin duda, el más maniático del equipo es Joseba Aramburu, pívot de 25 años. "Caliento siempre con el chándal y me gusta meter la última canasta del calentamiento antes de empezar el partido. Siempre dejo la ropa en el mismo sitio y doblada igual durante los partidos. Entro con el pie derecho al campo porque me torcí el tobillo izquierdo. Tengo más manías pero no me acuerdo de todas". Con esta retahíla comienza Aramburu su listado de manías particulares. "Las tengo como una manera de concentración. Para mí hacer siempre las mismas cosas es una forma de estar centrado. Soy bastante maniático, sí. Si noto que no he hecho alguna de esas cosas me como bastante la cabeza", reconoce el jugador del equipo navarro, que enseguida cae en la cuenta de que tiene algunas más en el tintero. "Por ejemplo, la noche anterior al partido siempre ceno pasta. Juego con los mismos culotes y calzoncillos. También soy maniático con las zapatillas. Tengo muchas y si me van bien me las pongo hasta destrozarlas".

"Me ato los cordones con doble lazo porque lo aprendí de uno que jugó conmigo en Santiago y escucho las mismas canciones siempre antes del partido", cuenta Aramburu.

Iñaki Sanz, uno de los bases del equipo navarro tiene la costumbre de secarse las suelas de las zapatillas con la mano antes de saltar a la pista, una acción que después repite con frecuencia. Pero no es la única. "Si tengo los calzoncillos del partido anterior a mano, y ganamos, procuro ponerme los mismos", confiesa.

Cambio de banquillo

Juan Labiano y Chema González son probablemente los menos maniáticos del equipo. Ellos se encargan muchas veces de sacar de quicio a sus compañeros tomándoles el pelo con sus manías. "Nunca hago algo por sistema pensando en que tengo que hacerlo por algún motivo en especial", comenta Labiano. Su compañero Chema González pasa bastante de las supersticiones, aunque le gusta que la pantaloneta le llegue por debajo de las rodillas".

Caso aparte es lo de los hermanos Iñaki y Raúl Narros. El primero, además de ponerse siempre los mismos calcetines y jugar con las mismas zapatillas, tiene la costumbre de afeitarse antes de los partidos. "Coincide que cuando no me afeito me meto en broncas con los del equipo rival, así que procuro afeitarme para ser un buen chaval", asegura. Su hermano Raúl lo confirma. "Si no se afeita se pone agresivo, así que prefiero que lo haga", cuenta Raúl, que también sigue esa costumbre.

"Si me sale un día un buen partido procuro repetir en el siguiente más o menos la misma rutina, como por ejemplo intentar desayunar lo mismo", explica Iñaki.

Con lo que no puede su hermano Raúl es con la sal. "No hay que pasarla de mano en mano en las comidas. Los compañeros del equipo me fastidian bastante con eso y a veces incluso la tira, pero lo llevo bien".

El último fichaje, José Juan Miguel, lleva siempre la misma ropa interior y los mismos calcetines para los partidos, aunque pierda. Y los americanos Alfredo Ott y Eddie Cage tienen la costumbre de salir a la pista y volver a meterse al vestuario para salir después.

De las manías no se salva ni el propio entrenador del equipo, José María Urabayen. "El primer día que jugamos en casa perdimos contra el Peñas Huesca y decidimos cambiar de banquillo", explica. De momento el equipo no ha vuelto a perder en casa. "Cuando ganamos procuro mantener bastantes rituales. Si gano siempre llevo la misma ropa, lavada, pero la misma. Un año en un Campeonato de España me pegué cuatro días sin cambiarme", confiesa el técnico. Urabayen sigue además un curioso ritual antes de los partidos. Primero da la habitual charla a sus jugadores y después, unos 15 minutos antes del encuentro, llama a un familiar suyo por teléfono porque asegura que le da suerte. De momento no le ha ido mal.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Raquel, qué poco sentido del humor tienes hija.Manolo
  • mamma mía cuánta tontería!jaja espero que al menos se laven los calzoncillos de un partido a otro!jaja pobres parejas si no!jaja tan poco confían en sus habilidades,técnica,mentalidad y preparación...que necesitan de ésas estupideces para salir confiados a la cancha?jaja pobre psicólogo del equipo!jaja debe estar deprimidísimo por ver que no sirven de nada sus charlas!jajaRaquel B.C.

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra