Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CRONICÓN>EL BLOC J.M. ESPARZA

Hora de retomar la normalidad

El sino de Osasuna se llama sufrir, pero dentro de una normalidad , no a costa de un cúmulo circunstancias tan difícilmente repetibles como las vividas

Actualizada Martes, 25 de noviembre de 2008 - 04:00 h.

L A normalidad en Osasuna se llama sufrir, realidad que no sorprende. Estamos acostumbrados. Esos años buenos que rompen de vez en cuando la tónica habitual son pura excepción, por más que gustaría que se convirtieran en normales. Pero hay lo que hay, y toca de nuevo sufrir con toda la crudeza de la palabra sufrimiento. Es el sino.

Baste recordar las sensaciones que recorrieron el cuerpo cuando Mejía Dávila señaló penalti a César Azpilicueta, o cada vez que el Almería atacaba al final del partido mientras los rojillos no sabían por dónde les daba el aire. ¡Tierra trágame!

Pero se ganó. Resulta normal sufrir, pero ganando unas veces, empatando otras, y perdiendo las demás, marcando gol unas veces y sin marcar otras. Lo que resultaba absolutamente anormal era no ganar un partido en 196 días, en seis meses y medio, o no ganar un miserable partido en once partidos de Liga, o no anotar más que solo tres goles en ellos.

Bloque mental. En fin, un cúmulo de circunstancias difícilmente repetibles. Por no recordar la sucesión de decisiones arbitrales que han perjudicado gravemente al equipo, el número de ocasiones marradas, de postes y largueros, de penaltis en contra y los fallados a favor, de lesiones inoportunas, o de decisiones estructurales internas del club. El caso es que Osasuna ha batido todos los registros negativos, sin encontrar una razón suficiente que justifique tanta desgracia.

En fútbol está casi todo inventado, y la suerte cuenta, pero no lo es todo. Algo de culpa también hay que asumir. No todo se ha hecho bien, comenzando por la forma de rentabilizar los esquemas de juego, pero no hasta tales extremos de maldad.

El cuadro clínico resultaba tan grave que lindaba con el bloqueo mental. La situación era desesperante. Nadie sabía qué hacer, ni siquiera la grada, que siempre necesita un mínimo oxígeno que le llegue desde el terreno de juego. La victoria resultaba tan necesaria como imposible.

Aspectos por mejorar. En medio de tanta desgracia llegó por fin la primera victoria, con tantos goles como en los once partidos precedentes. Evidentemente, los tres puntos de una tacada no arreglan nada, pero solucionan algo, y sobre todo tampoco empeoran, algo que, dadas las coordenadas en que se mueve Osasuna en la tabla clasificatoria, parece todo un lujo.

Hay jugadores que todavía no acaban de ahormar con el resto del equipo (Masoud), otros que siguen sin encontrar su zona de acción (Vadocz), alguno más que no hay forma de que arranque (Portillo), o simplemente que no alcanza la mejor forma (Nekounam). Más preocupantes todavía son las carencias como conjunto, caso de esos momentos en que las ideas parecen esfumarse y el equipo juega a no se sabe qué, pierde el balón con demasiada facilidad y, sobre todo, llega arriba de una forma muy plana, con todas las facilidades para la defensa rival. Por no hablar de aspectos más concretos como la estrategia o la agresividad en faltas y tarjetas.

Sin embargo, hay puestas unas bases que marcan el camino a seguir, sobre todo después de sumar los tres primeros puntos. Nadie puede negar que la presión de la tabla clasificatoria asfixia, pero abandonar el farolillo rojo ya es un punto de partida. Ganar está muy caro, pero por algo se empieza.

Al menos el entrenador ya tiene más datos, y los jugadores conocen la única actitud que es válida. La Rosaleda pondrá a prueba si lo del Almería es verdad.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • A Vadocz lo veo bien... solo ha tenido un par de partidos y no me parece que toque mal... creo que juega con criterio. A Nekounam le veo muy perdido... creo que ha bajado un poco la calidad de los que le rodean y por eso no encuentra su socio en el campo. Masoud, me parece bueno, o al menos me parecía cuando empezó la liga. Si, es un tipo que le mete un caño a cualquiera y pegajosos con el balón, pero a la hora de jugar en equipo no le veo como un gran jugador (ha centrado mil veces esta temporada y solo una medianamente bien - al menos Pandiani acertó por una vez). Portillo... a portillo lo llamo 'paquetillo', porque al chico se le ve con ganas, pero es muy malo... nefasto, diría yo.eduardo

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra