Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EL BLOC J.M. ESPARZA

Tres goles con tres puntos

Los tres tantos, cada uno en su estilo, demuestran que es posible, que no resulta tan complicado abrir la lata

Actualizada Lunes, 24 de noviembre de 2008 - 04:00 h.

A Pellerano hay que hacerle un monumento", comentaba un espectador. "Si es preciso, ponerle su nombre al estadio", añadía otro. "Hay que invitarle a sanfermines, eso seguro", explicaba el más entusiasta. "Como Osasuna no marca, tenía que ganar con un gol de ellos", era el sentir general.

Luego vino el tercero, que saluda a lo grande la primera victoria, decora el marcador, puso el punto final a diez minutos de infarto, más cercanos al empate que a ese gol "in extremis", y deberá actuar de medicina para desatascar la cabeza de cara al portal contrario.

El gol casi resultaba un problema psiquiátrico. Había un bloqueo mental patológico. Ayer también. Media docena de ocasiones inmejorables desperdició Osasuna, ocasiones de ésas de frotarse los ojos para constatar que así ocurrió, de ésas que dan ganas de bajar al césped y cambiarse por el delantero de turno. Pandiani abrió una puerta a la esperanza, muy en su línea, a la antigua usanza, de cabeza y dentro del área; Pellerano abrió las puertas de par en par, premió la insistencia rojilla y castigó la especulación almeriense; y Vadozc ahuyentó el maleficio. "Es posible" dijo con su tanto. Demostró que no resulta tan complicado empujar la pelota a gol.

Las estadísticas demuestran que Osasuna crea ocasiones, que fabrica abundantes pases de gol, asistencias que no encuentran rematador. El problema sigue ahí, a la espera de soluciones que no llegan. Sin embargo, la victoria ante el Almería regala atisbos. Es un hecho que el ataque ha ganado presencia en el área con Pandiani. El uruguayo se erige en la referencia de la primera línea, mientras que pide a gritos una segunda ofensiva a sus espaldas, justo en la forma en que vino el tercer gol. Entre el centro del campo y los media punta rentabilizaron un pase en diagonal, en lugar de los acostumbrados centros paralelos a la línea de fondo, condenados a estrellarse entre la nube defensiva rival, sin que nadie pueda llegar a ellos.

Otra enseñanza dejó la primera victoria. La entrega. Por muchas ocasiones que se fallen, hay que seguir insistiendo sin bajar los brazos, hasta encontrar el premio al trabajo. Hay muchos aspectos del juego mejorables, algo que poco a poco llegará sin bajar el nivel de exigencia, y que facilitará el respiro que conceden los tres primeros puntos sumados de una tacada. No solucionan casi nada en la tabla clasificatoria, pero ayudan a ver el futuro de otra manera, permiten viajar a Málaga con otro estado anímico. Con la misma intensidad, pero con diferente semblante.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Eso creo yo, la clave está en la segunda línea, no se puede dejar toda la responsabilidad a los delanteros, entre otras cosas porque los que llegan desde la segunda línea llegan sueltos y son más difíciles de marcar. Antes teníamos gente que llegaba muy bien desde atrás. Hay que recuperar esa ambición.Colono

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra