Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
NAVARRA

Homenaje a García Leoz en Madrid

García Leoz rechazó el micrófono y comenzó a cantar frente a un auditorio en pie

Actualizada Viernes, 21 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • MARÍA ANTONIA ESTÉVEZ . MADRID .

E N el imponente Gran Anfiteatro del Colegio de Médicos de Madrid, a un paso del aula donde Ramón y Cajal impartía sus clases, y ante la numerosa asistencia de médicos jubilados, el tenor olitense Esteban García Leoz recibió el pasado lunes un cariñoso homenaje de reconocimiento a sus 96 años de trayectoria, homenaje al que también se sumo el delegado del gobierno de Navarra, Salvador Estébanez y al que no pudo asistir el consejero de Cultura, Juan Ramón Corpas por coincidir el acto con la presentación de la Enciclopedia del Románico en la que Navarra ocupa tres tomos.

García Leoz no pudo resistir la tentación de volver a cantar en su propio homenaje. Estaba previsto en el programa pero nadie lo creía posible. No sólo por sus 96 años, porque Esteban García Leoz sigue dando clases aún a los alumnos que cantan en el restaurante de La Castafiore y hasta disfruta acompañándoles algunas noches en sus actuaciones (Los dueños de La Castafiore fueron, por encargo de la Vocalía de Médicos Jubilados quienes organizaron el concierto con sus propios cantantes). El problema es que García Leoz llevaba un mes hospitalizado y sólo le dieron de alta pocas horas antes del comienzo del concierto sin tiempo de organizar ensayo alguno.

Pero él se empeñó en cantar, pidió un carajillo para entonarse, y repasó las partituras un rato antes del concierto mientras el animador del acto desgranaba su biografía ante el público que estaba previamente rendido.

Los inicios en Navarra

Todos recordaban un concierto memorable de dos años atrás y fueron los propios médicos de la Fundación quienes insistieron en volver a encontrarle. El animador les habló de aquel niño de siete años que participó en su localidad natal en una representación de la obra de Barbieri El Barberillo de Lavapiés, del adolescente que cantaba en el Orfeón Pamplonés de los tiempos del maestro Remigio Múgica. De cómo Miguel Fleta al escucharle dio un puñetazo al piano que partió en dos la caja mientras el joven García Leoz asustado le preguntaba qué había hecho mal: "Al contrario, replicó Fleta, es que al escucharte me he visto a mí de joven con tu voz y para un artista es muy duro reconocer lo que ha perdido". Pero Fleta en 1931 le recomendó a la Diputación Foral de Navarra para que le concediera una beca para estudiar canto en el Real Conservatorio en Madrid, ciudad en la que debutó profesionalmente en el Teatro Fuencarral a mediados de los años treinta cantando Luisa Fernanda de Federico Moreno Torroba.

El presentador siguió sus pasos como cantante de ópera y zarzuela por diversos teatros españoles y recordó también sus tiempos de empresario, cuando por su compañía lírica pasaron voces como las de Tito Schipa o Beniamino Gigli. También aludió a sus libros y hasta leyó algunos párrafos del prólogo a su Técnica Universal del canto.

Y llegó al fin el momento en que, bastón en mano, Esteban García Leoz abrió la partitura en el atril, rechazó el micrófono de un manotazo y comenzó a cantar una, dos tres, varios fragmentos de óperas y algunas canciones del Tríptico de su hermano, el compositor Jesús García Leoz. El auditorio se volcó con el de pie gritándole bravos continuamente. Al final, cuando sus alumnos concluyeron el repertorio operístico del acto, García Leoz se sumó al coro de La Bohéme con el que todos los cantantes que intervinieron finalizaron el concierto. Los médicos de la Fundación se fueron a casa muy contentos y ninguno dudaba de que, seguramente, volverían a escuchar a este tenor incombustible de nuevo en un futuro cercano.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra