Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TRIBUNALES

Absuelto de exigir 200.000 euros a una empresa diciendo que era de ETA

El fiscal, que pedía dos años de cárcel, retiró su acusación al final del juicio ante la falta de "pruebas contundentes"

Actualizada Miércoles, 19 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • GABRIEL GONZÁLEZ . PAMPLONA

El fiscal retiró ayer su acusación al procesado por exigir 200.000 euros a una empresa de Pamplona en 2004 a través de unas llamadas telefónicas en las que decía hablar en nombre de ETA y reclamaba el impuesto revolucionario.

El Ministerio Público, que en un principio pedía 2 años de cárcel por un delito de amenazas, cambió su postura ante la falta de "pruebas contundentes" durante los dos días que ha durado el juicio, por lo que el jurado popular no tuvo que debatir el objeto del veredicto y en los próximos días la Sección Tercera de la Audiencia Provincial dictará sentencia absolutoria.

Los hechos llevados a juicio tuvieron lugar en septiembre de 2004. Fue en varios días de mediados de ese mes cuando una empresa navarra recibió una decena de llamadas que exigían el pago del impuesto revolucionario bajo la amenaza de atentar contra las instalaciones. La policía investigó los hechos, grabó varias llamadas y estableció un dispositivo de control en la zona convenida para efectuar el pago, pero el comunicante no se personó a recoger la bolsa de deporte donde se encontraba el dinero.

Una de las llamadas se realizó desde el teléfono móvil del procesado, de 61 años y trabajador de la cadena de montaje de una empresa de electrodomésticos, por lo que fue acusado de ser el autor de las amenazas. Sin embargo, el encausado ha defendido su inocencia durante estos cuatro años. En la vista oral del lunes, declaró que en septiembre de 2004 una persona tocó el timbre de su casa y preguntó si le podían dejar hacer una llamada, ya que "tenía una urgencia y se había quedado sin batería". Le prestó su teléfono móvil, añadió ante el jurado, y el hombre se introdujo en una furgoneta blanca a llamar. El acusado negó también ser el autor del resto de llamadas, que se produjeron en horas en las que él se encontraba en la fábrica en turno de mañana. "No sabía ni que existía esa empresa", añadió.

El fiscal argumentó ayer que no había "pruebas contundentes" para mantener las acusaciones. Sobre todo, añadió, después de la exposición de los peritos de audifonía: cuatro policías declararon ayer que vieron similitudes entre la voz del acusado y la de las llamadas, pero no pudieron asegurar con certeza que fueran la misma persona. "Antes existían pruebas, pero ahora no son concluyentes, por lo que en cumplimiento de la legalidad retiro las acusaciones", dijo el fiscal. Tras escuchar sus palabras, el juez dio por terminado el juicio y la mujer del procesado, sus hijos y otros familiares que se encontraban entre el público acudieron llorando a abrazarse con él.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • ¡Qué reforma tan profunda necesita la Justicia en España!María

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra