Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

La OCDE pronostica que el PIB español caerá un 0,9 por ciento en 2009

Pone de relieve que el periodo de 14 años de fuerte expansión "ha llegado a su fín"

Actualizada Miércoles, 19 de noviembre de 2008 - 11:31 h.
  • AGENCIAS. París (Francia)

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) pronostica que la economía española crecerá un 1,3% en 2008 y sufrirá una contracción del 0,9% en 2009, para volver a crecer un 0,8% en 2010.

La organización con sede en París revisa así sus anteriores estimaciones para España, realizadas en junio, en las que auguraba un crecimiento del 1,1% en 2009. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya había pronosticado el pasado 6 de noviembre que el PIB español se contraerá un 0,7% en 2009 tras crecer un 1,4% en 2008.

Por otro lado, el organismo advierte a las autoridades españolas de que deberán "fijar prioridades mucho más estrictas en materia de gasto" dado que los ingresos públicos "se reducirán claramente más allá de la fase actual de ralentización" de la actividad económica, según se recoge en el 'Estudio económico de España 2008' publicado hoy por el organismo con sede en París.

En el mismo, se pone de relieve que el periodo de 14 años de fuerte expansión "ha llegado a su fín", que la construcción de viviendas ha comenzado a ajustarse desde los niveles "insostenibles" anteriores y que los hogares, altamente endeudados, reducen el gasto por el endurecimiento de las condiciones financieras y la subida de la inflación, mientras que la demanda exterior se resiente a medida que se agrava la tormenta financiera mundial.

El estudio incide en el hecho de que, aunque la ralentización económica acaba de empezar, en España ha provocado ya una alta tasa de paro que ha afectado más a los trabajadores poco cualificados, sobre todo a los inmigrantes.

Además, advierte de que algunos de los motores del anterior crecimiento económico pueden empezar contraerse. Así, los flujos migratorios podrían ser menores, la actividad femenina disminuir y la inversión podría no beneficiarse ya del efecto expansionista del bajo nivel de los tipos de interés y del aumento del crédito tras la entrada en el euro.

Por otro lado, incluso aunque estos últimos años ha mejorado la productividad, la OCDE señala que la tendencia subyacente sigue siendo débil. A ello hay que añadir que muchos jóvenes salen del sistema escolar con cualificaciones insuficientes y que hay pocos trabajadores cualificados en profesiones intermedias.

No obstante, para salir de este "profunda ralentización", la OCDE subraya que la economía española cuenta con dos herramientas "notables": la fortaleza de su sistema financiero para resistir la contracción interna y la rápida expansión de la enseñanza superior desde hace dos décadas, que ofrece amplias posibilidades de mejora futura.

Limitado margen de maniobra presupuestario

El organismo con sede en París resalta igualmente que las medidas de estímulo presupuestario a corto plazo adoptadas recientemente por el Gobierno son "adecuadas para reducir el riesgo de que aumente la pérdida de empleos y la erosión de la actividad", pero advierte de que el margen de maniobra para un estímulo suplementario es "limitado".

Además, augura que los ingresos públicos se reducirán claramente más allá de la fase actual de ralentización de la actividad y por lo tanto afirma que habrá que "fijar prioridades mucho más estrictas en materia de gasto". "La tarea fundamental consiste en poner en marcha fórmulas estructurales que permitan movilizar de manera más competente el potencial existente y explotar nuevas fuentes de crecimiento", agrega el estudio.

Para la OCDE, algunas de estas iniciativas evitarían tener que compensar las distorsiones de los mercados con programas de subvenciones, lo que atenuará la presión sobre el gasto público.

Así pues, considera que la economía española se enfrenta a los desafíos siguientes: minimizar el coste económico de la actual ralentización, recolocar rápidamente a los trabajadores afectados por la disminución de efectivos y reforzar paulatinamente el crecimiento de la productividad, aprovechando el potencial de los jóvenes trabajadores altamente cualificados.

Recomendaciones

Para ello, el organismo internacional establece una serie de recomendaciones en distintos ámbitos. En el terreno laboral, advierte de que si, a corto plazo, no se pueden suprimir totalmente las cláusulas de indexación sobre la inflación en las negociaciones colectivas, éstas deberían "redefinirse para minimizar los efectos secundarios sobre la inflación". También juzga útil "flexibilizar" las condiciones de no participación en los convenios colectivos.

Sostiene también que las indemnizaciones por despido de los contratos indefinidos deberían ser "menos generosas" para reducir así la diferencia de nivel de protección entre contratos indefinidos y temporales. Como medio para reducir totalmente la diferencia, propone crear un contrato universal.

El organismo sugiere igualmente suprimir paulatinamente las diferencias en el tipo impositivo de las empresas dependiendo de su tamaño porque la actual legislación las disuade a la hora de desarrollarse y ampliarse.

La OCDE estima que, aproximadamente la mitad de los inmigrantes que llegan a España no tienen como lengua materna el español, por eso cree que hace falta incitar más a esta población a adquirir la competencia lingüística, por ejemplo, adaptando el sistema nacional de certificación de resultados lingüísticos a las necesidades del mercado laboral.

Además, dice que se deberían suprimir los dispositivos que excluyen a trabajadores no comunitarios de algunas profesiones reguladas y de empleos del sector público.

Plantea igualmente que los recursos usados para subvencionar la vivienda social deberían redirigirse hacia las prestaciones en función de los recursos, medidas que mejorarían más eficazmente las perspectivas de ingresos de las personas que realmente lo necesitan.

Asimismo, propone frenar la construcción de nuevas viviendas sociales destinadas a la venta y suprimir progresivamente la deducción de los pagos hipotecarios y de alquiler en el impuesto sobre la renta de las personas físicas.

Cajas de ahorro

El estudio sugiere también la posibilidad de reducir los obstáculos que tienen las Cajas de Ahorro para aumentar sus fondos propios suprimiendo la obligación del acuerdo de las autoridades regionales para autorizar las fusiones y elevar el límite aplicable a las participaciones individuales.

En cuanto a las medidas expansionistas adoptadas por el Gobierno para compensar una menor actividad, como la reducción de los 400 euros o la extensión de las garantías públicas para la vivienda social, ña OCDE cree que los recursos absorbidos por las nuevas deducciones fiscales serían más eficaces si se usaran para bajar la presión fiscal "relativamente alta" de los trabajadores con bajos ingresos e hijos mediante una prestación ligada al empleo.

"Las prioridades del gasto a medio plazo tienen que determinarse rigurosamente por las prioridades de reforma estructural", argumenta.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra