Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TRIBUNALES

Juzgado por exigir 200.000 euros a una empresa diciendo que era de ETA

Un jurado popular compuesto por 7 hombres y 2 mujeres juzga desde ayer este caso de amenazas

Actualizada Martes, 18 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • GABRIEL GONZÁLEZ . PAMPLONA

Un jurado popular compuesto por siete hombres y dos mujeres juzga desde ayer en la sección Tercera de la Audiencia Provincial las amenazas a una empresa por un comunicante que reclamó en nombre de ETA 200.000 euros en 2004. El acusado de efectuar las llamadas, de 61 años y trabajador en la cadena de montaje de una empresa, negó ser el autor de las mismas y añadió que esos días prestó el teléfono "a un hombre que tenía una urgencia".

El fiscal pide 2 años de cárcel y su defensa la absolución.

En su escrito de acusación provisional, el Ministerio Público relata que el procesado realizó en varios días de septiembre llamadas telefónicas a una empresa de Pamplona "manifestando que la empresa estaba en el punto de mira de ETA y que llamaba para pedir el impuesto revolucionario", advirtiendo que si hablaba con la policía habría consecuencias. "Habrá atentados. Esta fábrica (...) con una bomba se puede ir al carajo. Nosotros pedimos dinero. Es el impuesto revolucionario. Sabe de lo que le hablo, ¿verdad? ¿Sabe cómo funciona esto? Díganos con quien tenemos que hablar para organizarlo. Queremos 200.000 euros", relata el fiscal una de las llamadas. En dos comunicaciones, el hombre indicó la forma de entrega: sería en la rotonda entre el matadero de San Jorge y Orkoien, donde debían dejar una bolsa con la cantidad. A partir de ese momento, se depositó una bolsa con el dinero y se estableció un servicio ininterrumpido de vigilancia que hubo que levantar por unas obras. Nadie se llevó el dinero.

El acusado negó haber sido el autor de las llamadas. Dijo que en esos días se encontraba en la casa que pertenecía a sus padres y llegó un hombre. "Me dijo que tenía una urgencia y se había quedado sin batería, a ver si le podía dejar el móvil. Se lo dejé, se fue un poco para atrás y y me dijo que era personal y entró en una furgoneta a llamar". Sobre el resto de llamadas, dijo que se encontraba en su empresa, donde lleva 41 años, en turno de mañana y que no puede llamar, además de que no se lleva el móvil a la fábrica. Preguntado por qué tenía apuntadas las matrículas de tres vehículos camuflados de la policía, dijo que como la casa está apartada y suelen pasar coches, apunta las matrículas por si acaso. Añadió que poco antes de los hechos había heredado 36.000 euros y media casa de sus padres.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra