Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Un juzgado de Barcelona condena a un año de prisión a dos hermanos por 'mobbing' inmobiliario

Una vecina asegura que "no disponían de agua ni de luz" y que tenían que ducharse fuera y utilizar la luz de los vecinos

Actualizada Martes, 18 de noviembre de 2008 - 19:24 h.
  • AGENCIAS. Barcelona

Un juzgado de Barcelona ha condenado a un año de prisión a dos hermanos por hacer 'mobbing' inmobiliario a una pareja joven en un piso de Barcelona. Esta es una de las primeras sentencias de este tipo que acaban con pena de prisión en Cataluña. Además de la prisión, los acusados tendrán que indemnizar a las víctimas con 3.300 euros por daños morales. Algunos vecinos de la pareja explicaron que desde hacía tres años, los jóvenes "no disponían ni de agua ni de luz".

La sentencia recoge que entre el verano y el otoño de 2005, los dos hermanos condenados, Alfonso y Pere J.Q, cortaron varias veces el suministro de luz y agua a los denunciantes, Ana María C.S y Francisco G.D, e incluso les arrancaron los contadores, los inutilizaron e impidieron el acceso a ellos. Incluso llegaron a sellar la puerta de entrada al piso.

Finalmente, las víctimas tuvieron que abandonar la vivienda en noviembre debido a las condiciones de insalubridad en las que se encntraban. Y es que la situación había llegado a tal extremo que tenían que ir a buscar agua a la fuente, alumbrarse con velas, cocinar con pequeñas bombonas de gas y comprar la comida cada día por no poder disponer de frigorífico.

Ante estos hechos, en la resolución el juez absuelve a los hermanos de una falta de daños pero les condena por un delito de coacciones un año de prisión y a indemnizar a la pareja con 3.300 euros por daños morales.

Aurora Casado, una de las vecinas que vivió el proceso se mostró contenta con la decisión judicial, que la calificó de "muy positiva". Sin embargo, consideró que la pena de prisión es "excesiva" aunque, a pesar de la condena, los afectados no "ingresarán en prisión".

Casado recordó que, hace tres años los inquilinos "no podían pagar el alquiler y no disponían ni de agua ni de luz". Ante esta situación, "los jóvenes propietarios tenían que ducharse fuera", y muchas veces utilizaban "la luz de los vecinos", explicó la vecina.

El inicio de la historia

Este caso se remonta a noviembre de 2003, cuando los acusados alquilaron el piso a su sobrina Raissa J.V, sabiendo que lo iba a compartir con otros cuatro jóvenes por 600 euros al mes.

En abril de 2004, la sobrina de los propietarios dejó el piso y en él permanecieron los denunciantes. Al solicitar el cambio del nombre en el contrato de alquiler, los propietarios les exigieron nuevas condiciones económicas, algo que los inquilinos no aceptaron.

A principios de 2005, mientras los jóvenes consideraban que el contrato de arrendamiento de cinco años seguía vigente, los propietarios les requirieron que abandoaran la vivienda. Fue entonces cuando, ante la negativa de los denunciantes, los condenados empezaron a dificultar la vida diaria de la pareja en el piso.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra