Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ECONOMIA

La energía de las castañas

El contenido en agua de estos frutos secos ronda el 50%, lo que disminuye su aporte calórico

Actualizada Lunes, 17 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • NOELIA GORBEA . PAMPLONA

EL invierno se asoma en el calendario y las castañas ya se adueñan de las calles de la capital navarra. Como la mayoría de sus familiares, se trata de un alimento típicamente otoñal, aunque su consumo se prolonga durante la época más fría del año. "A la gente le gusta comprar castañas cuando pasea a baja temperatura por las calles de la parte vieja", asegura Miguel Martínez Ochoa, castañero de la calle Comedias.

El contenido calórico de este fruto seco es inferior al resto de sus parientes puesto que su contenido graso es menor; sin embargo, presenta mayor cantidad de hidratos de carbono. Gracias a estas propiedades, y a que su contenido en agua es cercano al 50%, la castaña es uno de los frutos secos que menor contenido calórico presenta.

Las castañas se pueden encontrar en el mercado desde principios de otoño hasta finales de invierno. "Su precio ronda los tres euros el kilo", dice Joaquín González, cliente del supermercado Caprabo. A la hora de la compra es importante tener en cuenta el estado de la piel, que debe ser brillante. Para conservarlas en casa, se tienen que guardar en un lugar fresco y seco. Es importante no almacenarlas dentro de bolsas de plástico ya que pueden enmohecerse y, tanto crudas como asadas, las castañas pueden conservarse en el congelador durante unos seis meses.

En la cocina

La variedad de castaña que se consume habitualmente es la común o europea, si bien existen otros tres tipos. Estas son la castaña china, la japonesa y la americana. La composición de este tipo de fruto seco es muy similar, diferenciándose sobretodo en la proporción de hidratos de carbono y en su dulzor, más intenso en la variedad china.

Independientemente del tipo y por norma general, las castañas no se consumen crudas ya que de este modo resultan duras y ásperas. El método más frecuente es cocerlas o asarlas, haciéndoles un pequeño corte previo en la piel para evitar que revienten. "También se pueden meter en el microondas algunos minutos y quedan bastante buenas", indica Daniel Viguera. Un modo diferente de consumir castañas es en forma de puré. Para elaborarlo, se hierven y aplastan hasta obtener una pasta uniforme a la que se le puede añadir leche o azúcar.

Más allá del modo de consumirlas, los frutos secos son un alimento energético y rico en proteínas. (Alrededor de 2gr. por cada 100gr.)


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra