Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
J.J. ABRAMS CREADOR TELEVISIVO

"Perdidos" acabará como estaba planificado"

"Todos los días pienso que es surrealista ganarme la vida con lo que siempre he soñado"

Actualizada Domingo, 16 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • CHUS L. MONJAS . COLPISA. MADRID

J.J. Abrams forma parte de la historia de la televisión y sólo tiene 42 años. Rey de la pequeña pantalla con permiso de Jerry Bruckheimer -artífice de la franquicia C.S.I.-, este neoyorkino es una de las cabezas mejor amuebladas de este medio, donde ha dejado claro su tirón popular con las series Felicity, Alias, Perdidos -actualmente en la 2- y Fringe -Fox-.

Presentar personajes creíbles en situaciones impensables es la obsesión de este guionista, director y productor que esta semana ha viajado a España para presentar un adelanto de Star Trek 11, una de las películas-espectáculo del próximo año que se estrenará en mayo de 2009. Divertido, ingenioso, listo y con un acentuado sentido del humor, J.J.Abrams es uno de los hombres más influyentes del audiovisual norteamericano y responsable de que la audiencia televisiva sintonice con una ficción que combina fantasía, romance y suspense, lo que él llama series "laberínticas".

Tanto su estreno como director de largometrajes, Misión imposible III, como su segunda película detrás de la cámara, Star Trek 11, están basadas en míticas series de televisión.

Pura casualidad. No era fan de Star Trek, por eso cuando me propusieron hacer una nueva versión tenía muchas razones para decir que no, pero me atrajo poder contar los orígenes, hacer una precuela para aportar una perspectiva distinta a lo que ya se había hecho. Como no conocía la serie ni las distintas versiones cinematográficas que se habían hecho, podía dar un nuevo punto de vista y atraer a todos los que nunca han visto la saga.

Lo digo porque lo suyo con la televisión es una fijación.

Amo los dos medios. La ventaja que tiene la tele es que te permite experimentar, probar, contar historias más largas y desarrollar personajes. En el cine es difícil porque no tienes tiempo.

Muchos de sus colegas dicen que la mejor ficción está en estos momentos en la pequeña pantalla.

Estoy de acuerdo. Me siento muy afortunado por hacer televisión. Dicho esto, tengo que ser justo porque, aunque las series y las películas son distintas, también tienen muchos puntos en común.

¿Cómo lleva que el espectador siga todo lo que hace?

¿Debería empezarme a preocuparme? Trabajo mejor bajo mucha presión. Las expectativas actúan como un impulso. Eso fue lo que me fascinó de Star Trek, hacer algo que no se había hecho antes. Nunca me lo van a proponer, pero nunca haría un filme de 007 porque sus precedentes son tan buenos que no tendría mucho sentido competir con filmes que no puedes mejorar.

Su historial televiso es apabullante, no se puede comparar al cinematográfico, pero ¿quién es más duro, los estudios o los responsable de las cadenas?

Ambos son muy exigentes. Y, al final, quieren lo mismo: una buena historia con personajes creíbles en situaciones emotivas. Siempre hago lo que a mí me gustaría ver. No pienso en lo que puede tener éxito en el público, sino que hago lo que siento y amo porque yo soy público.

Y como público ¿no le cansa ver tanto remake, secuela y filmes basados en series y novelas?

Éste es un negocio acostumbrado a rehacer lo que ya existe. Se cree que lo conocido es más fácil de vender. Procuro buscar nuevos caminos, pero si tienes una buena historia, personajes y situaciones, el origen es lo de menos. En la televisión hay voces muy originales porque es un medio muy exigente. Al haber tantas producciones y al tener tantos canales, hay espacio para todo tipo de productos.

Con Twin Peaks, de David Lynch, empezó a calar la ficción más compleja, historias que con usted han llegado a uno de sus niveles más altos.

Me molesta mucho que se piense que la gente no puede seguir una serie enrevesada. La complejidad no tiene nada que ver con la satisfacción de ver algo bien hecho. He visto producciones dificultosas que me han gustado mucho y otras con las que me he aburrido. Los espectadores son inteligentes, muchos siguen lo que yo llamo series laberínticas, más complicadas de lo normal porque son como puzzles con los que puedes jugar.

¿Se han sentido perdido con alguna de sus creaciones?

Confieso que una vez vi un capítulo de Alias y no entendí nada. A veces, la televisión te pide trabajar un poco más de lo que estamos acostumbrados.

Perdidos acaba en el 2010 y se rumorea que va a hacer una película.

La serie acabará como estaba planificado y no creo que se convierta en filme.

¿Qué le parece el fenómeno que está viviendo la cadena HBO?

Brillante. Hacen menos capítulos de cada serie, dan tres semanas de rodaje por capítulo en lugar de una y apuestan por la calidad y el riesgo. Me gustaría mucho volver a trabajar con ellos.

Lo tendrá fácil porque a usted se lo rifan.

Todos los días pienso que es surrealista ganarme la vida con lo que he soñado toda la vida. Me siento muy afortunado y también asustado.

La fantasía es un elemento recurrente en su obra.

Me identifico con los personajes que están en situaciones inexistentes, fantásticas, locas. La gente cree en la fantasía si los personajes le convencen.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra