Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ECONOMIA

El escolta que perdió al protegido

Si en diferentes bajas cortas un trabajador falta al 20% de las jornadas en dos meses puede ser despedido

Actualizada Domingo, 16 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • G.G.O. . PAMPLONA

LOS jueces de la jurisdicción Social deben resolver los despidos conflictivos en los que las partes no se han puesto de acuerdo. Estos son algunos casos.

Vacaciones unilaterales Improcedente

Un trabajador comunica de forma unilateral los días que va a cogerse de vacaciones. La empresa, que no se los había autorizado, le da de baja en la Seguridad Social, por abandono o dimisión del trabajo durante las vacaciones. La sentencia dice que es improcedente, que para que haya un abandono se requiere un consentimiento claro e inequívoco, voluntad consciente y deliberada de no reincorporarse al trabajo. Y en este caso se había tomado sus vacaciones, que no puede tomárselas unilateralmente, pero se lo tenía que haber comunicado.

Bajas cortas Procedente

Un empleado que trabajaba desde 2004 en una empresa se cogió la baja en 2007 los siguientes días: 21 y 22 de junio por vértigo; 29 de junio, baja por disnea y ahogo; del 2 de julio al 19 por lumbalgia y el 23 de julio por náuseas. En relación al total de jornadas laborales, ha faltado en junio un 17,5% y en julio un 66%. La empresa le comunicó el despido por absentismo. Y la ley dice que se puede extinguir un contrato por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas, pero intermitentes, que alcancen el 20% de la jornadas de trabajo en dos meses consecutivos o el 25% en cuatro meses discontinuos. En este caso son continuos y supera el 20%, así que hay motivos legales para despedirlo. El legislador penaliza en este caso las bajas cortas. No es un artículo muy empleado.

Por mal ambiente Improcedente

Una mujer trabaja en un concesionario y es la que más vende de todos. El resto de comerciales son todos hombres y por una u otra razón comienza a haber un mal ambiente entre el resto de trabajadores y la mujer, con comentarios despectivos hacia ella. La empresa, que no tiene conocimiento de estos comentarios pero sí del mal ambiente, se reúne con la mujer para solucionar el conflicto. Ella acude con una grabadora. En la conversación, la empresa le expone el conflicto y le propone que es mejor que extinga su contrato. Ella se niega. A continuación, es despedida. Se le imputa un incumplimiento falso. La mujer plantea la demanda de que el despido es nulo porque es discriminatorio por ser mujer. La sentencia afirma que la empresa no tenía conocimiento de estos insultos y sólo quería resolver el conflicto, despidiendo a un empleado en lugar de hacerlo con el resto. Lo declaró improcedente porque la causa no era real. Si la trabajadora hubiera planteado la demanda desde el punto de vista de que la empresa reacciona ante su negativa a irse (la empresa no puede adoptar medidas disciplinarias ante la reclamación de un trabajador de sus derechos), el despido podía haber sido declarado nulo.

Trabajador sin papeles Improcedente

La Ley dice que porque un trabajador no tenga papeles no deja de ser sujeto de derechos como trabajador. En uno de los casos, una tienda no daba ocupación a un trabajador (sin papeles), y en estos casos, si no se da ocupación se entiende que es un despido tácito. El empleado reclamó y la justicia lo declaró improcedente. Como la empresa no lo podía readmitir por no tener papeles, se pidió la indemnización.

Despido por embarazo Nulo

Una trabajadora, que ya había tenido problemas con la empresa en su anterior embarazo, vuelve a quedarse embarazada. Tres meses después, cuando su embarazo era evidente, e incluso un superior le había preguntado por ello en una cena, la empresa le comunica mediante un burofax que es despedida por inasistencia al trabajo cuatro días. La empleada había faltado a su puesto, pero lo había hecho después de solicitar los permisos y su encargado lo sabía. En estos casos, cuando el trabajador aporta indicios de que el motivo del despido es una causa de derechos fundamentales, le corresponde a la empresa probar lo contrario. No se acreditó nada, se vio que era una excusa y el juez lo declaró nulo. Recientemente, el Constitucional ha fallado que en estos casos no importa que la empresa no conozca el embarazo.

Por pedir vacaciones Nulo

Reclama sus vacaciones en una reunión pero se la niegan, su encargado le dice que no está de acuerdo, que tendrá los mismos derechos que todos y que en cuanto le sobre como trabajador acudirá a dirección y dirá que le sobra. El empleado graba esta conversación. A los tres días es despedido por disminución de su rendimiento. El juez declara el despido nulo porque entiende que tiene que ver con la reivindicación de sus vacaciones.

Por declarar en un juicio Nulo

Un trabajador acude como testigo a un juicio de una compañera frente a la empresa. Esa misma tarde, le comunican el despido y no acreditan ninguna causa. El juez lo declara nulo, es su obligación ir al juicio

Perder al protegido Improcedente

A la salida de una misa, un escolta no ve a su protegido, de baja estatura, entre toda la gente. Le llama al móvil pero no contesta, entra en la iglesia pero no le ve, pregunta a otros escoltados... pero no encuentra a su protegido, que se va a casa solo y lo denuncia ante la empresa. El escolta es despedido. En el juicio se acredita que hay una pérdida visual, pero en un supuesto que sale mucha gente, por lo que no hay dejación de sus funciones, que le había llamado por teléfono, que preguntó, entró en la iglesia... El juez vio que era desproporcionado y lo declaró improcedente.

Trucar la hora de salir Procedente

En una empresa había sospechas de que un trabajador se iba de su puesto bastante antes de la hora, porque había testigos que lo veían en la calle en horario laboral, pero no había manera de cazarlo porque sus fichajes eran correctos. La empresa contrató un detective y mediante una grabación se vio cómo el trabajador manipulaba el reloj de la máquina de fichar. Otros casos procedentes son el de un carreterillero que fumaba porros, otro que agredió verbalmente y físicamente a su jefe. La mayoría suelen ser por ser sorprendidos cuando se encontraban de baja trabajando, de forma que agravaban su lesión o retrasaban su alta.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Constitución española Artículo 35. 1. Todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo, ....... Estatuto de los trabajadores Artículo 56. Despido improcedente. 1. Redacción según Ley 45/2002, de 12 de diciembre. Cuando el despido sea declarado improcedente, el empresario,... podrá optar entre la readmisión del trabajador,... o el abono de las siguientes percepciones económicas ... Si la constitución española declara el derecho al empleo ¿cómo se explica que los empresarios en caso de despido improcedente (o sea reconocido que el despido no es ajustado a derecho) sean quienes elijan si despiden al trabajador o este se queda en la empresa? ¿no creen ustedes que debería ser al reves, que quien debería elegir sería el trabajador? En este caso creo que el estatuto de los trabajadores va en contra de lo dispuesto en la constitución española. Así que SINDICATOS A PONERSE LAS PILAS. aranav

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra