.

.
.



INTERNACIONAL

El FMI busca un nuevo futuro

- La reputación de este organismo se ha puesto en entredicho por su forma de encarar las crisis

- Tanto el FMI como el Banco Mundial están controlados por EE UU y Europa sin que se hayan dado reformas en los sistemas de votación

CHRIS CERMAK . WASHINGTON. Domingo, 16 de noviembre de 2008 - 04:00 h.

UNA de las consecuencias más probables de la cumbre es que el Fondo Monetario Internacional (FMI) deba enfatizar su función como colaborador a la hora de solventar los efectos de la crisis financiera a nivel internacional.

El FMI ya ha acordado brindar préstamos de emergencia a aquellos países que se vean ante la inminente necesidad de liquidez, lista que incluye a Islandia, Ucrania, Hungría y Pakistán, sabiendo que la crisis financiera se extendió de Estados Unidos al mundo.

La entidad incluso ya ha puesto a disposición 100.000 millones de dólares, es decir, prácticamente la mitad de sus reservas, a través de un nuevo programa de préstamos a corto plazo.

El director de la institución, Dominique Strauss-Kahn, llamó a generar mayores recursos, moción que probablemente cuente con el apoyo de los líderes reunidos en la cumbre.

Si bien no son pocas las economías emergentes que en este momento están desesperadas por obtener efectivo, no todos querrían ver a un FMI que cuente con mayores fondos y asuma una política de mayor poder.

La reputación de la organización se ha visto perjudicada en muchas partes del mundo por el pobre desempeño en el manejo de crisis económicas habidas en el pasado.

Fue poco destacado su papel por ejemplo en la crisis asiática a fines de la década de los 90 y en el colapso de la economía argentina en 2001.

Otros acusan al FMI de exacerbar los problemas económicos de muchos países pobres condicionando su situación política a préstamos que restringen sus gastos públicos y les dejan un acotado margen de acción a los países para paliar la pobreza.

Bancos regionales

Antes de que se iniciara la actual crisis, fue precisamente dicha reputación la que provocó que muchos Estados, en particular en Asia y Latinoamérica, hicieran uso de sus propias reservas y recurrieran a países vecinos y bancos regionales a fin de evitar la intromisión del FMI.

"Puede observarse que en los últimos diez años el FMI quedó prácticamente excluido de los préstamos a casi todos los países de ingresos medianos", señaló Mark Weisbrot, codirector del Centro de Investigación de Economía y Política (CEPR, por sus siglas en inglés), con sede en Washington. "Lo que está teniendo lugar es un enorme cambio histórico", declaró el investigador.

Representantes de varias organizaciones civiles instaron al FMI a atenerse a su principal responsabilidad de asegurar la estabilidad económica.

La líder del fondo educacional Results, Joanne Carter, que participó del llamado elevado por el sector civil, afirmó que el grupo estaba "muy preocupado" por la suposición de que el FMI debería asumir un papel central en la crisis financiera. "El FMI cuenta con un largo y desafortunado historial de condicionamientos políticos que han sesgado las capacidades de los países... en materia de desarrollo y de protección de sus vulnerables poblaciones", señaló.

Otro aspecto del problema es que los países industrializados han luchado por llevar la voz cantante en la entidad financiera basada en Washington, creada en la cumbre de Bretton Woods de 1944, en la que se sentaron nuevas bases para la economía internacional tras la Segunda Guerra Mundial.

Tanto el FMI como su par, el Banco Mundial, están controlados por Estados Unidos y Europa. Todo intento por reformar los procedimientos de votación en las entidades no han podido alcanzar más que logros marginales en el cambio de las fuerzas de poder.

Noticias más leídas

Valid XHTML 1.0 Transitional Validador CSS del W3C

© Diario de Navarra