Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JOSÉ LUIS CASADO DIRECTOR MUSEO MARÍTIMO DEL CANTÁBRICO Y EXPERTO EN ARQUEOLOGÍA SUBMARINA

"El Estado es el único dueño del tesoro que halló Odyssey y no los descendientes"

"Odyssey es una empresa oscura, pero no es la única"

Actualizada Viernes, 14 de noviembre de 2008 - 01:26 h.
  • CARMEN REMÍREZ . PAMPLONA

José Luis Casado Soto (Santander, 1945), director del Museo Marítimo del Cantábrico y Académico de la Real Academia de la Historia por Santander estuvo ayer en Pamplona para impartir una conferencia en la Casa de Cantabria sobre el patrimonio subacuático español. "Probablemente, nuestro patrimonio arqueológico sumergido sea tan importante como el del resto del mundo junto".

¿En qué estado se encuentra ese patrimonio tan valioso?

Desprotegido. No sólo está en nuestras costas, sino que se encuentra repartido por todas las costas oceánicas del mundo. Hasta ahora, ni el Estado ni las regiones habían asumido la iniciativa de asegurar su conservación. Pero, afortunadamente, la situación ha cambiado desde que España firmara la Convención de la Unesco del año 2001 que declara todo el patrimonio arqueológico y cultural subacuático como patrimonio de la humanidad.

¿Qué valor alcanzan todos esos tesoros sumergidos?

El tesoro no es de monedas, es de conocimiento. Un barco hundido es un yacimiento que se asemeja a una cápsula del tiempo. Se conserva debajo del agua en un equilibrio delicado que requiere unos tratamientos muy especiales. En cuanto se toca mal, se rompe. Hay muchos miles de barcos hundidos.

Uno de ellos, la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, parece ser el que encontró la empresa "cazatesoros" Odyssey frente a Gibraltar. ¿Qué opina de este polémico hallazgo?

Que no es nada polémico. Es el intento de un expolio, un intento pirático que ha sido abortado por la intervención judicial del Estado español y por el Derecho Marítimo Internacional. La Unesco ya puntualiza que ese patrimonio no es comercializable. Estos señores lo consideran patrimonio propio y para hacer dinero. Afortunadamente, parece que llevan las de perder. Esta gente, con sus robots succionadores, han destrozado el yacimiento para sacar las monedas, pero también han desencadenado una reacción positiva. Este caso ha despertado la conciencia nacional y movilizado al Estado y a las autonomías en defensa de su patrimonio.

¿Volverá ese tesoro a España para quedarse?

Pienso que sí, pero no hay que perder de vista dos maniobras de Odyssey. Son absurdas desde el punto de vista legal, pero a ellos no parece importarles. Por un lado, tratan de movilizar a las fuerzas nacionalistas de Perú, que se ha personado en el juicio, y están creando además la sospecha de que los descendientes de quienes depositaron remesas e incluso murieron en el barco puedan reclamar sus bienes. No hay fundamento ninguno en ambas reclamaciones. Se trata de un barco de bandera, propiedad del estado español, en el que los bienes particulares se atenían a la legislación de la época. Perú no existía, por tanto, no puede reclamar nada. Era un virreinato español. Y luego, a los familiares que reclamaron se les indemnizó en su momento. Las monedas que se llevó Odyssey volverán, pero a los museos.

¿Sobreviven los piratas en el siglo XXI?

Mira Somalia. Desde que el hombre ha podido penetrar en el agua ha intentado rescatar sus tesoros. A pulmón o con el traje de buzo clásico, que pesaba una tonelada y que hacía que se movieran como robots debajo del agua. Los piratas de hoy cometen sus delitos de muchas formas, igual que hay modalidades de ladrones, el carterista o el que con guante blanco se enriquece cobrando comisiones bancarias, hay diferentes versiones de piratas modernos. Odyssey es un empresa oscura, que se ha servido del engaño y de la corrupción. No es la única. Existen firmas, casi siempre anglosajonas, que se dedican a esto bajo la etiqueta de "rescatadores". Lo que sí es legal es rescatar barcos hundidos recientemente, chatarra. Pero una cosa es la chatarra y otra el patrimonio.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra