Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ENTREVISTA | PRESIDENTE DE LA CONFEDERACIÓN DE EMPRESARIOS DE NAVARRA

JOSÉ MANUEL AYESA: "Si un empresario pone en marcha un ERE es porque tiene verdaderos problemas"

Es todo un veterano de la empresa y afirma que la actual crisis no tiene nada que ver con ninguna de las vividas en los 50 años anteriores. Aún así, dice que vislumbra factores que ayudan a ver la luz al final del túnel. Su dilatada experiencia le permite también analizar los avatares políticos que sacuden Navarra .

Actualizada Domingo, 9 de noviembre de 2008 - 04:00 h.

José Manuel Ayesa se muestra crítico con las medidas del Gobierno español para amortiguar los efectos de la crisis aunque intuye motivos para la esperanza.

E L primer sueldo de José Manuel Ayesa Dianda (Pamplona, 1937) fue de cuatrocientas pesetas y las cobró con 17 años unas horas antes del cohete del 6 de julio. La muerte de su padre le había obligado a interrumpir sus estudios en Madrid y a regresar a Pamplona para encargarse de la administración de una fábrica de maquinaria eléctrica. Más tarde, se convertiría en socio y director de esta empresa, a la que vería desaparecer en 1981 junto a otras muchas industrias que no sobrevivieron al vendaval de los nuevos tiempos. Después de una dilatada trayectoria empresarial, vive hoy su último mandato al frente de la patronal navarra CEN, donde lleva casi veinte años.

A sus 71 años, preside a 14.000 empresarios en Navarra, ¿qué le parece que en Telefónica prejubilen a trabajadores con 48?

Una barbaridad. Y no lo digo por mí. Eso es despreciar el talento y experiencia de personas que han madurado en la gestión empresarial y que aún son jóvenes.

Si Ayesa no hubiera renovado su último mandato en la CEN, como era su intención, tampoco habría saboreado la medalla de oro de Navarra este año. ¿Compensa?

Es cierto que estos cuatro últimos años en la CEN han sido, entre comillas, de regalo, pues mi voluntad era haberlo dejado ya. Pero también es cierto que, gracias a que sigo, voy a poder saborear la que es una de las grandes satisfacciones que he tenido como líder de una organización a la que he visto nacer y desarrollarse. Pero, sin duda, la mayor satisfacción es que se trata de una medalla compartida con UGT y CC OO, quienes han contribuido con algo tan importante para el desarrollo de Navarra como es la concertación y el diálogo social.

Quizás este premio haya desconcertado a algunos. ¿Piensa usted que el Gobierno quiere "asegurar"con este galardón otros tantos años de paz social?

No. Yo creo que es sólo un reconocimiento a la tarea que se ha hecho. Y ello no quita para que esta tarea, que no ha hecho sino comenzar, deba continuar.

¿Y piensa que esa concertación alcanzada en tiempos de abundancia será tan fácil de mantener en epoca de vacas flacas?

Debería mantenerse, porque superar el nivel de concertación que hay en Navarra tiene cada vez mayores dificultades. En la medida en que se van alcanzando hitos, seguir creciendo es muy complicado. Lo ideal sería que lo que hemos conseguido a nivel de cúpulas, de organizaciones, se permeabilizara hasta llegar a la base, y que la concertación llegara a las empresas, que es donde están las verdaderas dificultades.

Hablando de empresas y de dificultades, ¿por dónde cree usted que van a ir los tiros en los próximos convenios laborales?

Es una pregunta difícil. La negociación colectiva siempre es complicada y necesita unas gotas de innovación, de cambiar las pautas y los tipos de concertación. Entre organizaciones maduras tiene que primar el sentido común y en este momento peticiones desmesuradas, fuera de contexto, serían un disparate. La moderación tiene que ser uno de los objetivos de la negociación a corto plazo, aunque los empresarios tendrán que tratar también de que sus empresas sean innovadoras y competitivas.

Cuando pide moderación salarial, ¿de qué incremento está hablando?

No puedo decirlo yo, pero en estos momentos los incrementos salariales no pueden ir más allá de los que marca el IPC y bueno sería que fueran alguna décima por debajo. No debemos caer en la trampa de que el incremento de salarios marque un mayor crecimientos de los precios.

¿Y van a aprovechar la coyuntura para insistir en el abaratamiento de los despidos?

Los empresarios lo venimos pidiendo desde hace muchos años, porque si abarataramos el despido tendríamos más empleo. Ahora, y en cualquier momento, el coste del despido es un elemento disuasorio para la contratación. No quita para que yo acepte que el índice de temporalidad en el empleo a veces es escandaloso, aunque tiene mucho que ver con el coste del despido.

Si el despido no tuviera un coste, en vez de los muchos expedientes de regulación de empleo quizás ahora estuviéramos hablando de otra cosa.

Los ERE no tienen que ver con lo caro o barato que sea el despido. Los ERE se producen por una situación determinada de los mercados. Lo que yo digo es que todo lo referido a la contratación requiere de una reflexión entre los distintos agentes, para que la entrada y salida del mercado laboral de los trabajadores sea más fácil.

¿Cree que puede existir cierta picaresca empresarial? ¿Que se aproveche el momento de crisis para colar algún expediente de regulación de empleo evitable?

No, no lo creo. Hombre, en el mundo de las empresas, como en cualquier actividad humana, puede haber de todo y quien se aproveche de las circunstancias. Pero, en general, pienso que cuando un empresario pone en marcha un ERE es porque tiene verdaderos problemas en su empresa y es la única manera de solventarlos.

Tantos años sentado en mesas de negociación seguro que ha escuchado la queja de que cuando vienen bien dadas el beneficio es para el empresario y que cuando vienen malas, se aprieta el cinturón el de abajo.

Ahí yo distingo entre empresarios y especuladores. La empresa tiene que ganar siempre dinero y cuanto más dinero gane, mejor. Pero no para que pase al empresario, sino para fortalecer y modernizar la empresa. En este país nunca se ha hecho un estudio de a dónde van a parar los beneficios de las grandes empresas que cotizan en bolsa y qué porcentaje es el que realmente llega a los bolsillos de los inversores.

La medalla de oro de Navarra supone un reconocimiento a un modelo sindical concreto. Sin embargo, hay otros sindicatos, como ELA y LAB, que no han participado en la concertación social pero que también representan a trabajadores. ¿Cómo es el entendimiento fuera de la concertación social?

Complicado, muy complicado, porque la representatividad que tienen los sindicatos nacionalistas distorsiona la negociación colectiva. Pero, como en la política, es lo que tenemos. Los sindicatos nacionalistas a pesar de no tener la representatividad suficiente, porque no son considerados sindicatos más representativos ya que no cumplen con lo que se especifica en la Ley Orgánica de la Representación Sindical, no han estado en la concertación porque no han querido. Se salieron desde el principio. Es verdad que luego en algunas cuestiones específicas que ellos vislumbran como muy positivas, como el Tribunal Laboral o el Servicio Navarro de Empleo, han intentado engancharse. Pero aquí hay que estar a las duras y a las maduras.

Crisis, navarra y obama

¿Le complacen las medidas sociales del gobierno de Zapatero frente a la crisis o propondría otras?

No, no me convencen. Son medidas aisladas, que se van tomando una tras otra y que no tienen algo en común, que es un análisis en conjunto y globalizado de la situación. Eso nos está llevando al desastre que tenemos en este momento. El presidente del Gobierno no aceptó en un momento determinado la situación en la que estábamos y desde la negación a esa situación no se ha hecho un plan de medidas anticrisis que atenuasen los problemas que se nos vienen encima ni que permita empezar una senda de crecimiento tras la crisis.

¿Ve muy lejos la luz al final del túnel?

Las noticias de los próximos meses van a ser tanto más negativas que lo que han sido hasta ahora. A este túnel aún le quedan kilómetros, aunque hay algunos factores que se vislumbran y que ayudan a ver la luz, como el abaratamiento del precio del dinero, el incremento de la renta disponible de las familias con la bajada de las hipotecas, y el control de la inflación. Todo ello va a ayudar a la recuperación de la confianza de los consumidores, porque esta crisis tiene un gran componente de desconfianza.

¿La elección de Barack Obama como presidente de EE UU ayudará al mundo a salir antes de la crisis?

No sabría contestar con certeza, pero sí que es un cambio radical, al menos desde el punto de vista de la imagen y eso contribuirá a generar nuevas expectativas. En un mundo como el que nos toca vivir, ver la incorporaciçón de líderes nuevos al escenario internacional es importante y bueno.

Deduzco que le ha caído bien la elección del nuevo presidente de EE UU

Tengo que decir que sí, que me ha caído bien. A mí, todo lo que sea innovación y creatividad e imaginación me parece importante en la vida. Aunque creo que la diferencia entre Mac Cain y Obama no es como la vislumbramos en Europa. En los grandes temas su visión es muy pareja.

Aprovechando esta incursión sobre la política, ¿por qué dijo usted que hubiera votado en contra de los Presupuestos Generales del Estado?

Hubiera votado en contra, por encima de cualquier consideración política, porque son francamente malos para salir de la crisis.

De aquello barros llegaron los lodos de la ruptura del pacto PP-UPN, ¿Cómo cree que puede influir en Navarra el nuevo escenario político?

A corto plazo el escenario no va a cambiar porque creo en la responsabilidad del Gobierno de UPN y en la del PSN, después de todos los avatares del verano del año anterior. No tengo ninguna duda de que a lo largo de la legislatura se va a mantener ese nivel de estabilidad. A partir de la próxima legislatura no sé qué va a pasar ya, me gustaría tener una bola de cristal, pero creo que la ruptura del centro-derecha en Navarra no va a aportar un mayor beneficio a la comunidad. Ha sido un error, aunque las relaciones entre UPN y PP se pueden reconducir de aquí a tres años.

Mientras tanto, la ausencia de un Gobierno con mayoría absoluta en Navarra obliga a pactar presupuestos y gastos. ¿Una situación deseable o no en estos tiempos de crisis?

Es lo que tenemos. En esta Comunidad, tal y como está el mapa político, es muy difícil que ningún partido tenga mayoría y, por consiguiente, hay que estar sujetos a un pacto. Aquí lo importante es pactar con quien mantiene el mismo criterio o idea con respecto a la cuestión institucional. Parece que la actual dirección del PSN va por ese camino. Luego, en el pacto de presupuestos pueden ocurrir dos cosas: que se mejore o que por una ambición de la minoría parlamentaria se llegue a una situación disparatada de la gestión presupuestaria. Pero, sinceramente, creo que esto último no va a ocurrir.

¿Se puede preguntar quiénes son los amigos políticos de José Manuel Ayesa?

Diría que todos menos los nacionalistas, porque en el año 2008 no entiendo los nacionalismos. Aún así, tengo amigos nacionalistas. La verdad es que tengo amigos y familiares en un espectro amplio de la política.

¿La aparición del PP en el escenario político foral le va a hacer cambiar su voto en las próximas elecciones?

No voy a decir cuál es mi voto, pero sí que lo tengo muy claro antes y después de la crisis. Sin ninguna duda.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra