Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

Muñecos tan reales como los niños de carne y hueso

María José Echeverría Fernández ha tenido que aclarar dudas cuando alguien ha confundido con un nieto uno de sus muñecos, "bebés" que ella misma realiza con los kit que trae de Estados Unidos

Actualizada Viernes, 7 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • M.P.A. . ESTELLA

HAS tenido una nieta? A María José Echeverría Fernández, vecina de Arróniz, le hicieron esta pregunta cuando mostró a una conocida en el interior del cochecito una de las muñecas que realiza en su domicilio de esta localidad de Tierra Estella.

Afición hasta el momento y ahora también actividad comercial, los bebés de vinilo montados a partir de los kit adquiridos vía Internet en Estados Unidos alcanzan un realismo que exige mirar dos veces para saber que no se trata de un recién nacido.

De 46 años, casada y madre de tres hijas, María José Echeverría ha sido una gran aficionada a las muñecas, un regalo siempre bienvenido para ella, que colecciona en su domicilio. A través de sus hijas mayores, conoció en la red un mercado muy extendido en Norteamérica pero poco familiar en España, el de las muñecas bebé "reales", perfeccionadas hasta el punto que reproducen la piel de un pequeño, sus pliegues, venas y una cara sonrojada. Su casa atesora una docena de ellos, algunos de los cuales se han expuesto en escaparates de comercios de Estella.

El máximo realismo, cuenta, es siempre lo que el coleccionista desea y el factor más cotizado en este mercado. "Pero soy consciente de que, si te pasas y pierde por completo la apariencia de un muñeco, puede llegar a no gustar. Aunque a mí me gustan así, muy trabajados, aquí no estamos acostumbrados a verlos, no se conocen, y chocan mucho. Hasta pueden a asustar", dice.

Estos muñecos no son juguetes, más bien objetos decorativos o de colección cuyo precio dependerá siempre de cada caso. "No he establecido una cantidad fija. Cuando la gente vaya viniendo a verlos nos situaremos, porque algunos kit son muy caros y tendré que valorar también cuánto me he gastado en ellos", añade. Transformar en muñeco las piezas sueltas que recibe en cajas junto a la pintura y el disolvente -de un tipo especial que no encuentra en España y debe traer también de Estados Unidos- requiere un proceso de muchas horas que comienza con la aplicación de la pintura azul.

De este tono se maquilla el interior de la cabeza y de las extremidades que se montarán después junto al cuerpo para crear el bebé. Adquirido el color base, toca extender el que imita la textura de la piel en función de si se quiere un bebé de rasgos caucásicos o se opta por otras razas. A cada capa sigue un tiempo en el horno para fijar la pintura que se repite conforme se reproducen las venas, la tonalidad sonrojada en las mejillas, el sombreado en los pliegues de la piel, una lágrima e incluso la manicura para dotarle de uñas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra