Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTOXICACIÓN EN EL CAMPUS DE LA UN

El gas acumulado en el falso techo tras la bomba pudo intoxicar a 253 personas

A última hora de la tarde 37 personas continuaban ingresadas, tres de ellas en unidades de especial vigilancia

Actualizada Viernes, 7 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • M.J.E. . PAMPLONA

Un total de 253 personas han resultado afectadas por la inhalación de gases procedentes del Edificio Central de la Universidad de Navarra, donde el jueves de la semana pasada explotó un coche bomba de ETA. Ayer, a última hora, 37 personas continuaban ingresadas en distintos centros sanitarios: 25 en la Clínica Universitaria, 8 en el Hospital Virgen del Camino y 4 en el Hospital de Navarra. De ellas, tres se encontraban en unidades de vigilancia especial, uno de ellos en la UCI.

El Instituto de Salud Pública de Navarra (ISP) se ha hecho cargo de la investigación. La hipótesis más factible que se bajara es que la intoxicación se debió a la inhalación de un conjunto de gases producidos tanto por la explosión del coche bomba como de los materiales que se quemaron en el interior del ala este del Edificio Central y que quedaron acumulados en un falso techo. A la creación de esta bolsa de gases contribuyó el prolongado espacio de tiempo en el que la zona afectada registró altas temperaturas como consecuencia del incendio. Horas después de haber sofocado las llamas, las temperaturas en el interior seguían siendo altas.

Según la investigación, los trabajos de desescombro y reparación en el interior del edificio que se realizaban el miércoles para retirar los materiales dañados pudieron liberar la bolsa de gases concentrada en el falso techo del ala este. Javier Aldaz, jefe de sanidad ambiental del ISP, explicó que el Edificio Central es antiguo y de techos muy elevados. Éstos se bajaron y se creó una cámara donde, al parecer, quedaron acumulados los gases tras la explosión y el incendio. Una vez liberados, siete días después del atentado, los gases se extendieron por todo el edificio.

Efecto chimenea

Los técnicos del Instituto de Salud Pública consultaron ayer con el Instituto Nacional de Toxicología para intentar conocer el origen de la intoxicación.

"No se puede descartar nada", apuntó Javier Aldaz. Sin embargo, teniendo en cuenta el antecedente de la explosión y los síntomas que presentaban los afectados la hipótesis más factible es la "intoxicación por vía aérea por un conjunto de sustancias y gases muy variados", apuntó.

En este sentido, Aldaz destacó que es prácticamente imposible determinar qué tipo de gas ha predominado debido a la cantidad de materiales que se quemaron: plástico, poliuretano, pintura, melamina, madera, etc., además de los gases procedentes de la propia explosión.

Los gases se liberaron en la planta baja del edificio y se propagaron por todo el Central, ya que el propio edificio actuó como una chimenea: primero absorbió los gases y después se extendieron por toda la instalación con la ayuda del aire que entraba por las ventanas abiertas.

Si bien el ala este fue donde más concentración hubo de gases, éstos alcanzaron las plantas superiores por los huecos de la escalera y conductos de ventilación. También llegaron al sótano. "Cuando el gas se enfría, baja y se arrastra con la corriente", explicó Aldaz. El especialista hizo hincapié en que el origen de la acumulación de gases fue la explosión. Sin embargo, "no se valoró que podría haberse producido una circunstancia de este tipo", dijo.

Medidas

El problema se detectó el miércoles al mediodía. El edificio fue desalojado y desde entonces permanece vacío. Además, dijo Aldaz, va a realizar un doble sellado de la planta baja de la zona más afectada. La siguiente medida que se adoptará será la limpieza profunda de todo el edificio. "Todavía hay abundantes partículas en suspensión", explicó. De momento, el edificio no se puede abrir ni se permite el acceso a personas no autorizadas. En este sentido, Aldaz afirmó que no se puede adelantar cuándo entrará de nuevo en funcionamiento ya que depende de las investigaciones y de las actuaciones de limpieza. Además, se están realizando encuestas a los afectados para obtener más información.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Una vergüenza el atentado. Un escándalo la actuación de los técnicos que valoraron las consecuencias del incendio. A veces la vuelta a la normalidad como estrategia política frente al agresor tiene estas consecuencias. ¡Pero los técnicos, valgame Dios, cómo actúan los técnicos!sorpresa
  • Gracias San Fermín por tu capote.jesús
  • Manchas en lo pulmones, doble aislamiento de la planta baja, aspiración de partículas en suspensión, buzos desechables en los analistas: son indicios de trabajos con exposición a AMIANTO. Analista
  • Había que dar impresión de normalidad y se precipitaron en volverjavier goñi
  • En todo momento nos hemos sentido protejidos por la Universidad , soy madre de uno de los afectados , el hecho lamentable ha sido la barbarie del dia 30 de octubre , todo lo demas es un derivado de estos criminales , que tiran a matar , que no dan la cara .Nadie podia adivinar lo que vendria después, la Universidad , el rector en persona nos ha aropado a todos y damos las gracias como familia y por nuestros hijos .Esperanza Mesa De Cuevas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra