Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INFRAESTRUCTURAS

"Una calle más" para Monreal e Idocin

Los vecinos de Monreal e Idocin, pueblos siempre a la vera de la nacional N-240, ya no soportan el paso de 7.500 vehículos al día por sus travesías con los 8,5 nuevos km de la Autovía a Jaca. Hablan de "tranquilidad", pero dicen haber perdido "vida".

Actualizada Jueves, 6 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • ASER VIDONDO . MONREAL/IDOCIN

ES una sensación rara, nueva, pero estamos muy contentos". Las palabras de José Manuel Arlegui Beriáin, vecino de Idocin de 63 años, bien resumen el sentir del resto de sus convecinos y de los de la cercana población de Monreal. El martes algo cambió en ambos pueblos. El ruido que el incesante tráfico ocasionaba continuamente en las travesías de estos núcleos urbanos desapareció de repente a mediodía.

A esa hora se abrieron 8,5 nuevos km de la Autovía a Jaca, entre Monreal y el Señorío de Lecáun, que desviaron el tráfico de la nacional N-240, y con ellos llegó la calma. Las travesías se quedaron "desiertas". "Era algo que ya tocaba", sentenció Arlegui, que lleva "más de 6 décadas viviendo a 4 metros de la carretera".

Monreal tiene 450 habitantes e Idocin, concejo del Ayuntamiento de Ibargoiti, apenas 45 empadronados. Hasta ayer, todo vehículo que circulara entre Pamplona y Liédena-Sangüesa pasaba por sus travesías. Según Obras Públicas, unos 7.500 diarios, el 12% de ellos pesados, dato que se traducía en 312 a la hora. Ayer, con la autovía ya abierta, bajaron a unos 60.

"En estas primeras 24 horas con la autovía abierta sentimos una soledad total. El tráfico es mínimo y sólo pasa el que entra o sale de Monreal", apuntaba Eva López San Román, vecina de Salinas de Ibargoiti de 32 años y encargada de la gasolinera de Monreal, ubicada a la entrada del pueblo. Indicó que, "hasta ahora, las puntas de tráfico se daban entre las 8 y 9 de la mañana, y sobre las siete de la tarde". "Estudiaremos la evolución de las ventas de aquí a final de año y, si no van bien, cerraremos y nos dedicaremos sólo a la distribución", señaló ayer a mediodía.

Antonio Beriáin Aranguren, vecino de Monreal de 80 años, rondaba a esa hora la travesía. "Vivo en una parte interior del pueblo, pero suelo venir por aquí para pasear. Ahora no hay problemas para cruzar la carretera", dijo. "El desvío de los coches por la autovía está muy bien, porque ya no habrá tráfico ni accidentes , pero es algo extraño, como si nos hubiéramos quedado al margen del mundo", agregó.

Por su parte, y mientras esperaba la llegada del panadero junto a la ahora "solitaria" carretera nacional, que "ya es una calle más", Ramón Ustárroz Fernández, de 61 años y con casa en Monreal, reconocía que "el pueblo está triste". "Entre la desaparición del tráfico y los cierres del Hostal Unzué y de otra tienda nos estamos quedando sin vida", opinó. Su amigo Alfonso Roncal Salinas, de 72 años, creía por su parte que "ahora se accede mejor a la carretera desde el pueblo, algo antes complicado con el follón de tráfico que había, sobre todo en fines de semana". Y lanzó una crítica a la obra: "Es una pena que Monreal no tenga acceso propio desde la autovía".

Trabajando en la calle

El almacén de construcciones Hermanos Ruiz Valencia está en plena travesía de Idocin. "Ahora da gusto trabajar", comentaba ayer entre sonrisas uno de los empleados, Pedro Chóquez Huarhua, peruano de 31 años, mientras se encaminaba al contenedor, con una carretilla llena de residuos, por mitad de la N-240.

Su jefe, Francisco Javier Irigoyen Valencia, de 55 años, aseguraba que con el desvío del tráfico "han desaparecido los ruidos y temblores que, sobre todo, provocaban los grandes camiones", y dijo estar "contento". Como vecino del pueblo, afirmó que "en los fines de semana, con todo el tráfico de la gente que iba a esquiar al Pirineo de Huesca, era casi imposible cruzar la travesía".

Otro vecino de Idocin de 21 años, Andrés Amátriain Lecumberri, confesó que le chocó dejar de oír ruido el martes a mediodía, salir a la calle y no ver coches. "Todo el pueblo está contento con el cambio", aseguró. A pesar de vivir en una casa junto a la carretera, dijo que "dormir se podía", pero que "era cuestión de acostumbrarse al continuo murmullo de los coches pasando".

Para Mª Isabel Lecanda Egurrola, por su parte, "lo mejor del cambio es poder sacar a pasear los perros sin preocupación". Ella tiene tres. Aunque es natural de Bilbao, vive hace 13 años en una casa junto a la travesía de Idocin. Señaló que ayer parecía "un pueblo fantasma", pero se mostró "encantada". "En la época de esquí lo pasábamos fatal", sentenció.

José Manuel Arlegui, vecino de ésta y agricultor, destacó que "ahora se podrá andar con maquinaria agrícola pesada sin molestar al tráfico y sin nervios". "Además, se evitarán accidentes, que los había, y el paso de camiones con contenido peligroso como gasolina o dinamita", dijo. "El ruido se ha ido, y estamos contentos. Pero igual ahora nos acostumbramos a la tranquilidad y cualquier coche descolgado que pase nos despierta", afirmó entre risas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Además se debería tapar provisionalmente "Abinzano" hasta que no se abra el resto del tramo hasta Izco, ya que acaba justo antes del cruce de Abínzano obligando a los que van a éste pueblo a atravesar Idocin sin necesidad, aunque en el futuro lo tengan que hacer.Además en la entrada viniendo desde Sangüesa falta colocar una señal provisional de que se entra en AUTOVÍA, límite 120, dos carriles de circulación paralelos...Tampoco está señalizado el acceso a Lecáun. El mantenimiento de la N-240 ha sido y es bastante lamentable, sólo hay que ver la falta de marcas viales en muchos sitios, el estado de los arcenes (sucios, con hierba, agrietados) de la antigua ctra., la falta de hitos de arista para marcar el trazado, señales viejas, en algunos hitos kilométricos faltan los números, etc. También tenemos el tercemundista y estrechísimo puente de Liédena que a nadie en años se le ha ocurrido ampliarlo, la falta de control de velocidad en lLiédena y Yesa, etc. Navarra Info
  • El nuevo tramo tiene errores en su señalización, parece que las cosas no se hacen bien del todo. En el enlace con la NA-234 que ya existía se cambió la señalización para incluir Monreal, pero la numeración de la carretera debiera ser naranja y no verde (carretera de interés para la comunidad) ya que las carreteras comarcales (verdes) han desaparecido. Ésto se había corregido anteriormente a la entrada en servicio de éste tramo y lo han vuelto a poner mal en la nueva señal. Además la señalización del enlace de Idocin/Salinas tiene errores ortográficos y de denominación oficial. Alzórriz y Abínzano llevan tílde (en la "o" y en la "i" respectivamente) cosa que no aparece en las nuevas señales y el nombre oficial de Salinas es: Salinas "de Ibargoiti" para diferenciarlo de otros pueblos.Navarra Info

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra