Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SUCESOS

Casi una hora con un ascensor a la espalda

Un montador de ascensores quedó atrapado entre el suelo del elevador y el terreno el martes. El operario, que estuvo todo el tiempo en cuclillas, reconoció ayer que llegó a pensar que iba a morir de asfixia

Actualizada Jueves, 6 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • LAURA PUY MUGUIRO . PAMPLONA

AYER se levantó poco después de las siete de la mañana, se vistió con el buzo de trabajo y fue a su empresa con la intención de iniciar una nueva jornada laboral. Pero sus jefes le dijeron que se tomara el día libre y se recuperara de la experiencia del día anterior: haber pasado tres cuartos de hora en un espacio de 60 centímetros de alto, el que dejó el ascensor de Pamplona que desmontaba cuando, por sorpresa, el suelo del habitáculo y la estructura de éste cayó sobre él.

"Estuve en cuclillas, en posición fetal, todo ese tiempo, sujetando con mi espalda 300 o 400 kilos de peso. Pensé que me asfixiaba allí, que iba a morir. Creo que hasta estuve mentalizado", contaba ayer este vecino de Pamplona de 56 años. Prefería que no se supieran su nombre y apellidos porque no quería publicidad sobre lo ocurrido la tarde anterior. Pero sí quería agradecer a los bomberos el trabajo que hicieron para sacarlo de allá. "Me salvaron la vida. No me cansaré de decirlo y de darles las gracias".

Cree que el martes cometió un fallo. "Aunque no tenía por qué, si hubiera puesto otro puntal a lo mejor no me hubiera quedado atrapado", recordaba ayer este trabajador, que lleva "veintitantos años" montando ascensores. El martes por la tarde estaba con su hijo, que trabaja con él, y con otros operarios en el número 14 de la avenida de Sancho el Fuerte y se disponía a desmontar el ascensor para colocar otro. Para eso, tenían que quitar primero el suelo del habitáculo, "descoserlo". Cuando creyó que la operación había terminado, salió del hueco y su hijo comenzó a golpear con un martillo el suelo varios minutos. Pero el suelo del ascensor no cayó.

El vecino de Pamplona pidió a su hijo que elevara un metro el ascensor para meterse debajo y comprobar en qué punto el suelo permanecía sujeto al ascensor. Cuando lo hizo, un puntal de un metro de altura colocado sobre unos escombros sujetaba el habitáculo. "Cogí el martillo, di un golpe y el suelo del ascensor se desplomó sobre mí. Si mi hijo le había dado cien golpes para que cayera, le faltaba un golpe, el que le di".

El suelo y la estructura de la cabina del ascensor cayeron sobre él, pero quedando en posición inclinada. El vecino de Pamplona se encontraba justo en la parte en la que quedó el mayor hueco, los 60 centímetros de altura. Su hijo, que había sido testigo de lo ocurrido, se apresuró en colocar un segundo puntal. "Los otros operarios hicieron lo mismo, pero aquello se movía con cualquier pequeño movimiento. Tenía miedo de que acabara aplastándome, y pararon".

Fueron los bomberos quienes introdujeron en el hueco unos flotadores neumáticos para asegurar la cabina y liberarle poco a poco. "Tocaba las rodillas con la barbilla y empezaba a notar presión en el pecho". Cuando los bomberos consideraron que el lugar estaba suficientemente asegurado, abrieron un agujero en el suelo y le sacaron de allí.

Ayer tenía hematomas en la pierna izquierda y le dolía algo el pecho, pero ya le había desaparecido la inflamación de la cabeza. Y, sin duda, cualquiera de esos males eran mucho más pequeños que la emoción que sentía por poder contarlo. "Para saber qué se siente hay que vivirlo, la verdad". Desde ahora celebrará dos cumpleaños al año. "El día del martes va a quedar apuntado en mi agenda", confesaba.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • A ver, tu, empresario, que se te ve el pumero.Explotado
  • Uffff que duro eh, antes de criticar primero me alegro de que se haya salvado, es volver a nacer, luego si critico la falta de seguridad e higiene industrial, es algo a tomar en cuenta porque la experiencia no es un protectir contra nada, pues podemos fallar una vez. Suerte...Bl
  • Bueno,pues a los que ayer decían que si la empresa responsable que si los pobres currelas siempre pagan los errores o la dejadez del empresario etc...hoy qúe decírs?nada= éste trabajador ha reconocido que cometió un error,que seguramente consistió en confiarse tras tantos años currando en lo mismo:ése es el mayor riesgo d eun currela,la conbfianza ciega en que se sabe de memoria qué tien que hacer.es entonces cuando no presta atención a los riesgos y no pone las medidas correctoras que debe o que la empresa pone a su alcance.Que hay currelas que siguen sin ponerse guantes,mascariilla o casco por más que les digas y sanciones.pero si luego les pasa algo la culpa del empresario.ánimo a éste currela que ha tenido el valor de reconocer su error y no acusar en balde a su empresa

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra