Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Los republicanos se enfrentan a una crisis de identidad tras la derrota en las elecciones

Sarah Palin y el ex gobernador Mitt Romney son, para varios medios de EEUU, las dos figuras del partido con más posibilidades de liderazgo

Actualizada Jueves, 6 de noviembre de 2008 - 13:28 h.
  • AGENCIAS. Nueva York

La resaca electoral en Estados Unidos está sacando a la luz todos los problemas con los que se tiene que enfrentar a partir de ahora el Partido Republicano, cuya falta de un líder nacional claro y con una profunda crisis de identidad proporcionarán al presidente electo, Barack Obama, un periodo 'de gracia' en sus primeros meses de mandato. La victoria del senador demócrata no sólo reveló una clara mayoría de votos a su favor, sino que el triunfo de los demócratas en las elecciones legislativas del mismo martes conllevó un cambio en los colores del mapa electoral del país y genera una nueva oportunidad en el plano político para el partido de Obama después de un largo periodo de dominio republicano.

El éxito de Obama entre los votantes jóvenes y los latinos hace pensar a muchos estrategas republicanos que se avecina una época de turbulencias dentro del partido. "Aprendimos de los años de Ronald Reagan cómo el apoyo generacional a un candidato puede crear un efecto dominó entre los sectores demográficos en los años venideros", afirma un estratega republicano cercano al equipo de campaña del ex candidato John McCain.

En otras palabras, los votantes jóvenes que fueron atraídos por Reagan en los comicios de 1980 permanecieron en general leales a los republicanos a medida que envejecían, lo que sentó las bases para que el éxito electoral del Partido Republicano se prolongase estos 25 años, según destacan la CNN y la NBC.

En cuanto al apoyo alcanzado por Obama entre los electores latinos --con un 67 por ciento de los votos frente a sólo un 31 por ciento de McCain--, el estratega republicano consideró necesario que el partido vaya ganándose a este sector de la población "antes de que cambien completamente" al lado demócrata" porque "se han convertido cada vez más en una de las llaves de varios de los estados clave". Por ejemplo, en Nuevo México, Colorado y Nevada el voto latino fue clave para la victoria de Obama.

Pese a todo, el presidente del Comité Nacional Republicano, Mike Duncan, advirtió de que el camino que siga el partido a partir de ahora depende de cómo gobierne el nuevo presidente. Así, puso los ejemplos de Jimmy Carter y Bill Clinton en 1977 y 1993, respectivamente, cuando, según él, se excedieron en sus mandatos.

De este modo, explicó que el éxito de la Presidencia de Obama dependerá de su capacidad para "forzar" a moverse al centro a pesos pesados del Partido Demócrata como la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y los congresistas Charlie Rangel, Barney Frank y Ted Kennedy.

"Si no puede, bien, esperaremos a las elecciones de mitad de mandato", añadió refiriéndose a los comicios legislativos que se celebran dos años después de que se elija al presidente. "Las últimas dos veces que los demócratas controlaron la Cámara (de Representantes), el Senado y la Presidencia se asfixiaron de tanta responsabilidad. Se tambalearon mucho a la izquierda y llevaron al país al presidente Ronald Reagan", subrayó.

En el caso de Reagan y también en el de Newt Gingrich, presidente de la Cámara de Representantes entre 1995 y 1999, es decir, durante casi todo el mandato de Clinton, ambos emergieron como líderes del Partido Republicano tras un tiempo de espera después de las victorias de Gerald Ford en 1976 y el propio Clinton en 1992.

Consultados el martes tras conocerse los resultados electorales acerca de quién será el nuevo líder de los republicanos, cinco estrategas del partido contestaron de forma muy similar: "Nadie. No tenemos a nadie". "Seis u ocho personas creen que son ellas, pero nadie más está de acuerdo", opinó uno de los republicanos más veteranos.

La contundente victoria de Barack Obama en las elecciones presidenciales abrirá, por tanto, un agrio debate dentro del partido casi inmediatamente después, coinciden en señalar varios medios estadounidenses.

Así pues, activistas conservadores se van a reunir esta misma semana en Washington para debatir el futuro del partido, mientras que los gobernadores republicanos tienen previsto un encuentro en Miami la semana que viene para definir la línea política.

En cuanto a figuras concretas, la CNN destaca por encima de todos a la gobernadora de Alaska Sarah Palin y el ex gobernador de Massachusetts Mitt Romney. La primera, a pesar de haberse visto envuelta en una campaña electoral desfavorable para su imagen acompañando a John McCain como compañera de fórmula, ha demostrado sus habilidades para atraer al público al tiempo que no se ha desligado de las bases más conservadoras.

En lo que respecta a Romney, el ex gobernador ha sido uno de los compañeros de partido de McCain más activos durante toda la campaña e incluso antes con otros precandidatos a la Presidencia cuando él mismo se retiró de la lucha por la postulación del partido a principios de este año. Esta actividad política le ha creado fama de ser una persona leal al partido.

Por otro lado, según los medios, también Gingrich tiene planeado volver a una política más activa proponiendo alternativas a la Administración de Obama de cara a las elecciones de 2012.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra