Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CONTRAPUNTO | GABRIEL ASENJO

CONTRA EL OLVIDO, SUEÑOS CON LOCURA

Actualizada Jueves, 6 de noviembre de 2008 - 04:00 h.

A CASO Iñaki, lector voraz, lo conocía. Un periodista colombiano escribió un best seller latino: El olvido que seremos. Más que un tratado de filosofía, es la memoria infantil de un tipo que se guardó las lágrimas casi 20 años en memoria de su padre asesinado por unos adolescentes a sueldo. Al padre lo mataron con un poema de Borges en el bolsillo de la chaqueta que dice: ya somos el olvido que seremos.

Pues pese a las lágrimas, va a ser que no, parecían coincidir ayer millar y medio de personas en el Baluarte cuando aplaudían La voz de Iñaki, un documental sobre ese himalayista, maratoniano y corredor de encierros. Tal vez se olvide el dolor, pero no se olvidan las peripecias ni los objetivos vitales del montañero de los 12 ochomiles, más otros dos repetidos. Dijo su madre que hay que cultivar la buena planta donde salga. Y lo de ayer fue cosa de empezar a regar la raíz del sueño de un amigo. Por ello, a este tipo que aparece escuchando entre sherpas Sweet home Alabama, no le hubiera importado titular las imágenes con aquello de "He tenido un sueño" de Martin Luther King. Tampoco le hubiera sabido mal incorporar al documental una frase más: el Yes, we can de Obama. Porque lo de la medalla de oro de Navarra al Mérito Deportivo y lo del proyecto SOS Himalaya es como una respuesta al olvido que seremos y una invitación a cimentar sueños. Fue el ejemplo de todos juntos podemos. Sueños solidarios de estos tipos en los que el corazón es algo más que un músculo enorme. Sueños con un punto de locura (como pedalear 12.000 kms de Pamplona al Kachenjunga, subirlo, y volver corriendo a casa en seis meses para encontrar dinero para SOS Himalaya en el último proyecto pendiente del montañero fallecido en el Anapurna) porque todo deportista que anda tras la montaña como dos cuerpos que se buscan tiene un punto de locura en alguna parte. ¿Qué sería del mundo sin estos tipos ?

A los medallistas de la solidaridad tal vez se les pueda llamar de casi todo menos héroes, porque para esta gente héroe es todo aquel que no hace ruido y hace lo que puede, (el médico que curó a mi madre, dice Iñaki) aunque el que, posiblemente, fuera el mejor equipo de salvación del mundo trasmitía ayer una escondida sensación de no haber tenido éxito.

Antihéroes pese a jugarse la vida, como los sherpas. Juntaban las manos los sherpas y saludaban con una reverencia con dos medallas al cuello, la del Mérito Deportivo y otra con la imagen de San Fermín, regalo de la familia. Miraban desde el escenario en mangas de camisa, como si el rostro tostado enseñase el corazón. Con emoción, como cuando el otro día conocían por vez primera el mar o como cuando comen pescado. Son de esa gente que cuanta menor apariencia, más elegancia. Son esos tipos menudos que miran con recelo los ascensores, de los que dicen con humor que ayudaron a construir la Torre de Babel y por eso Dios, temeroso de que le quitaran el puesto, castigó a Asia con más de 200 idiomas. Algo, las lenguas, que nunca fueron obstáculo para entenderse quienes desde ayer comparten la medalla. Por eso de entender a la gente aprendía Ochoa de Olza nepalí, y quien sabe si para retirarse como maestro rural enseñando inglés a los niños de una escuela en India, en un hospital en Pakistán o en un orfanato en Katmandú. Eran tres de sus proyectos de ayuda.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra