Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TERCERA DIVISIÓN

Alfombras sí, pero artificiales

El mayor aguante de las superficies sintéticas ha llevado a que de los 21 campos de la categoría, sólo en 7 persista la hierba

Actualizada Miércoles, 5 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • ÍÑIGO GONZÁLEZ . PAMPLONA

Los albores del Siglo XXI trajeron a Navarra una lluvia de avances tecnológicos que han afectado a un inmenso abanico de la vida social de la Comunidad. Uno de ellos fue la introducción de los campos de hierba artificial en el fútbol. Hoy, poco más de una década después, el césped sintético es una moda que triunfa ampliamente en el ámbito foral. Y la última en subirse al carro ha sido la Tercera División.

Así, de los 21 equipos que este año conforman la categoría, 14 han optado por esta nueva superficie. Sólo 7 clubes nostálgicos siguen apostando por mover a sus jugadores sobre una alfombra natural. Y el número sigue bajando.

En apenas año y medio, hasta ocho clubes navarros históricos del fútbol han decidido cambiar su hierba natural por otra artificial, tres de ellos, esta misma campaña.

Se trata del Aluvión, el Huarte y el Izarra. Los primeros han podido jugar desde el principio de esta Liga en el nuevo Malón de Echaide, un objetivo largamente perseguido desde Cascante. En el caso de los cebolleros han dejado al viejo Ugarrandía para mudarse al Areta, un nuevo y moderno campo con graderío y hierba artificial de última generación que se ha construido siguiendo la imagen del de Mutilva, estrenado a finales de la pasada temporada.

Además, el Izarra ha sido el último en sumarse a esta moda y desde hace mes y medio el histórico Merkatondoa se encuentra en obras para sustituir su tradicional césped por la hierba sintética. En total, el Ayuntamiento de Estella y el Gobierno de Navarra han destinado cerca de 1,2 millones de euros en esta acción. Junto a ellos, el San Juan del Cirbonero, el San Roque de Murchante, el Andola del River Ega y el Miguel Sola de la Peña Azagresa también vive sus primeros tiempos sobre césped artificial. Otros, hace ya años que apostaron por esta línea de trabajo, son el Egüés, en Sarriguren, Chantrea, Oberena, Lagunak, el Ardoi y su Pinar o el San Juan.

Economía frente a nostalgia

La economía suele ser el caballo de batalla que se impone a la hora de apostar por la hierba sintética, sobre todo en los equipos modestos, y el menor coste del césped artificial está terminando por imponerse al sacrificio y cuidado de un terreno de juego del tradicional césped natural. Además, la superficie artificial garantiza que pueda ser utilizada aún cuando la climatología no acompaña.

De cualquier modo, aún hay nostálgicos que se resisten a dar este paso. Por eso, con una alfombra en mejor o peor estado, el Nuevo San Miguel del Aoiz, el Iturtxipia de Idoya, Paternáin para el Iruña, el Luis Asarta del Lourdes, El Pontarrón de Mendigorría, el San Francisco de la Peña Sport y el José Antonio Elola del Tudelano se han convertido en el baluarte del fútbol de siempre, aquel en el que el balón, la hierba y el barro vivieron, viven y vivirán juntos.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra