Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CRONICÓN 2ª B Y 3ª

El alegrón que tardó 6 meses

Han tenido que pasar 188 días para que la afición rojilla volviera a ver ganar en casa al Promesas, una alegría doble cuando no corren muy buenos tiempos para Osasuna

Actualizada Martes, 4 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • ÍÑIGO GONZÁLEZ . PAMPLONA

HA tenido que ser la noche de Halloween americana la que ahuyentara a los fantasmas. Porque los había. Osasuna Promesas volvió a reencontrarse el sábado con la victoria en casa seis meses después de su último triunfo como local. Un tiempo que se ha hecho eterno para los seguidores rojillos y que ha llevado al conjunto filial a coquetear con el descenso a Tercera División la pasada temporada y en ésta. Pero parece que la tormenta ya pasó. O casi.

Fue el pasado 26 de abril cuando el Promesas, ya con Miguel Merino a bordo, logró derrotar al Guijuelo en el estadio Reyno de Navarra. Lo consiguió con un 2-0 obra de Jorge Valiente y Óscar Vega. Poco podían imaginar entonces los 250 espectadores que acudieron al campo aquella calurosa tarde que tendrían que esperar 188 días para volver a ver ganar a su equipo.

Pero este sábado fue la vencida. Con el Reyno de Navarra también como escenario, el filial rojillo venció al Terrassa gracias a un gol conseguido por Molo de cabeza en el minuto 85.

De justicia es reconocer que el tanto marcado por el espigado defensa precedente del Villarreal B (mide 1,90 y pesa 84 kg) no fue tan merecido en lo deportivo como en lo histórico. Por que lo cierto es que el juego desplegado por los de Merino no fue precisamente brillante. Además, el Terrassa fue el que controló el partido y el que incluso marcó dos goles que el árbitro había anulado por posición antirreglamentaria uno y por juego peligroso otro.

Ahora bien, la victoria como local sí que la iban mereciendo los rojillos. En los cinco encuentros que el filial navarro había disputado en Pamplona hasta este sábado se habían producido tres empates y dos derrotas (0-1 con el Sant Andreu y 0-2 con el Lleida). Sin embargo, los últimos encuentros habían sido las precisamente las igualadas, y ante equipos punteros (2-2 con el Villarreal B, 2-2 con el Barça B y 3-3 con el Ibiza). Esta mejoría en el juego era la que hacía entrever que la victoria como local era cuestión de días.

La salvación, a tiro

Con este ansiado triunfo, Osasuna Promesas suma ya once puntos en la tabla y asciende a la decimoséptima posición en el Grupo III de Segunda B, aún en zona de descenso pero a tan sólo un punto de la Promoción y dos de la permanencia. Ahora toca visitar al Gavá y mejorar también los números a domicilio. Y se puede.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra