Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SAL&PIMIENTA

"Me tocó actuar en medio de la plaza con una vaca brava"

"Los músicos de Jazz tenemos que agradecer mucho a Al Capone y a las mafias"

Actualizada Domingo, 2 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • POR GABRIEL ASENJO

Cuando sus hijos, el dúo Wagon Cookin", escuchados hasta en Japón, tenían su estudio de producción en San Salvador de Bahía, él viajaba a Brasil y colaboraba con los músicos de la facultad de música. "Ahí se estudia música en la universidad y ahí sí que tocan". Lo dice con conocimiento de causa porque, con 62 años, pocas orquestas se pueden citar en las que no haya tocado Javier Garayalde, desde la orquesta ligera de TVE a Los Vagabundos.

Cuando le seleccionaron para representar a España en 1982 en el Concierto de la Unión Europea de Radiodifusión confiesa que decidió dejar la música de baile.

Puede escribir una sociología musical de Pamplona porque ya de adolescente tocaba en antiguos cabarets del casco viejo. Sus elogios, para Fernando Remacha, fundador del conservatorio pamplonés: "Me ayudó mucho y me aconsejó estudiar inglés. Le gustaba el jazz como al primero".

¿Si se cruza con un músico ambulante le da una moneda o le invita a su clase?

Si toca bien le doy dinero. En Madrid hay emigrantes estupendos profesionales tocando en la calle. Pase por Callao.

¿Con 62 años es ya un clásico?

Un clásico moderno. El espíritu jazzero me lleva a conocer las nuevas tendencias. Me gusta esa música que entiende todo el mundo.

Dicen que soplando tiene usted más pulmones que Induráin.

Por lo menos, más años. No sé si se agota uno antes con la bici, pero Induráin era un superhombre.

Sus hijos salen más en Internet que usted. ¿Le da envidia?

Me da orgullo. No soy de la generación de Internet, pero ya la uso para mis clases.

¿Qué toca en tiempos de crisis?

Lo que se puede. Este año he actuado más cuando me han llamaban los hijos. Con el cuarteto de jazz, cada vez nos llaman menos.

¿Maltratamos la música en vivo en Pamplona?

No. Simplemente no es rentable. Monté el Cotton Club, me empeñé, me quitó tiempo y dinero, y tuve que poner copas hasta que pagué las deudas y pude dedicarme a lo mío.

¿Un jazz sin copas y sin humo es menos jazz?

Es un poco descafeinado (se ríe). Es que los que sacaron el jazz adelante en Estados Unidos fueron los gánster en sus locales llenos de humo. Los cabarets de Chicago eran de Capone. Los músicos de jazz tenemos que agradecer mucho a esas mafias y a Al Capone de que nos dieran trabajo. Nos asocian con mala gente sin razón porque a lo que íbamos era a ganarnos la vida. Nada más.

Pedro Iturralde enfermó porque, sin fumar, tenía los pulmones negros de tocar con tanto humo.

Hemos sido fumadores pasivos. Sin fumar llegué incluso a echar en falta el tabaco.

¿Se liga más como músico?

Para cuando los músicos bajábamos del escenario ya no quedaba nadie. Pero me acuerdo de una anécdota. Con 15 años tocaba de educando en la Pamplonesa. Fui al concierto, en el kiosko de la Plaza del Castillo, y me dicen: estás despedido. Es que como había muerto mi padre, necesitábamos dinero en casa y dejé de ir a los ensayos en verano porque ganaba mucho más tocando por los pueblos. Devolví la gorra y el clarinete pero, como iba de uniforme, como un almirante, todo el mundo quería bailar.

¿Era más "canalla" la Pamplona de noche de los cabarets?

De canalla, nada. Había muy buen ambiente de varietés en sesiones de 4 a 6 y de 10 a 12. Varietés con todos los sacramentos en el Euskalduna y en el Irañeta.

¿Qué sonido le acongoja?

El del lamento. No me gusta ver un niño que sufre.

¿Ser músico en Pamplona es llorar?

Es especializarse en la subsistencia. Es sobrevivir. (Se ríe).

¿Preferimos la música enlatada?

Sí, pero de eso también tienen las orquestas de ahora que abusan de la figuración que son los que hacen como que tocan. Cuando hacía programas en Tele-5 cobraban más los que hacían figuración que los que tocábamos de verdad.

¿Por qué el jazz sigue siendo para minorías?

Porque la gran industria discográfica busca productos que lleguen a un mayor número de gente. Como en Operación Triunfo. Los que van han aprendido a copiar y para eso no hace falta estudiar. Basta con ser un poco mono.

¿Tiene ideología la música?

Puede que tenga muchas, pero a mí me gusta sentirla por la vibración que aporta. No me fijo en las letras.

¿Qué le emociona?

Toda la música que tenga vida. Ahora escuchaba música contemporánea de Irán. El objetivo del jazz es la comunicación y que le llegues a la gente.

¿Si el público tose qué hace?

Es muy humano toser. ¡Qué le vas a hacer! En una actuación tenía una irritación de garganta y tuve que parar porque me dio un ataque de tos. La gente me aplaudió.

¿Alguna peripecia musical?

Con el batería y un acordeonista, nos tocó actuar en el medio de la plaza de un pueblo en fiestas, en el suelo, junto a una vaca brava. Nosotros acojonados. Pero nos dijeron que no nos preocupásemos, que, si se acercaba, todos los mozos se lanzaban por la vaca. Y no se acercó porque la vaca ya sabía lo que le esperaba. Como no había hoteles, nos repartían a dormir en casas de pueblo. Nos trataban como si fuésemos el pariente llegado de lejos. Era otro tiempo.

¿Si la música amansa a las fieras a qué fiera amansaría?

No sé porque hay humanos más fieros que las fieras. Me gustaría que la música abra la mente de los que solo piensan en guerras.

¿Improvisa en todo como en el jazz?

Depende. Improvisar en la vida es más difícil. No suelo tener unos esquemas muy fijos, pero lo que sé es lo que no voy a hacer. Soy liberal y muy independiente.

¿Artista es el que hace de la vida un arte?

Es el que se dedica al arte, puede sentirlo y vivir de él.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra