Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El día en que se disolvió el PP

Actualizada Domingo, 2 de noviembre de 2008 - 03:59 h.
  • DN. PAMPLONA

ERA un 25 de marzo de 1991. Un bisoño José María Aznar, entonces recién estrenado presidente del PP, y todavía candidato a la presidencia del Gobierno español, vino a Pamplona para estampar su firma en un documento. Era la disolución del PP en Navarra. Sin embargo, la sonrisa del dirigente popular contrasta en las fotos de la época con el gesto adusto del entonces presidente y fundador de UPN, Jesús Aizpún, que rubricaba el pacto por UPN.

Acataba así la "decisión democrática" de la asamblea regionalista, celebrada dos días antes, en la que el sector renovador de UPN, encabezado por su vicepresidente, Miguel Sanz, y el candidato a la presidencia del Gobierno de Navarra, Juan Cruz Alli, había obtenido el respaldo de los militantes a sus tesis de suscribir un pacto estable con el PP, lejos del carácter efímero de las coaliciones electorales que ambas formaciones habían compartido hasta el momento. De hecho, dos años antes, la coalición UPN-PP había ganado las generales, colocando juntos en Madrid a Jesús Aizpún, Del Burgo y José Antonio Gayarre como diputados.

Una fórmula, esta última, más del gusto del propio Aizpún, que no lo negaba ni el propio día de la fusión, y los históricos de UPN, que temían que la sigla navarra perdiera su "personalidad" sumida en las aguas de la derecha nacional. La pérdida de "soberanía" de UPN que suponía el sometimiento de sus diputados a la disciplina de voto del PP, y la posibilidad de que pactar con la derecha nacional dificultase sus pactos poselectorales con los socialistas, de quienes UPN venía siendo un socio estable de gobierno esas dos legislaturas en Navarra, eran dos escollos alegados por los críticos al pacto, que curiosamente han vuelto a emerger, 17 años después, como factores decisivos en su voladura.

El pacto fue una iniciativa lanzada por el entonces presidente del PP, Jaime Ignacio del Burgo, en enero de 1991, que había traído de cabeza a los militantes de una y otra formación durante tres meses. Ironías de la vida, la propuesta popular, redactada por el propio Aznar, Álvarez Cascos y Del Burgo, sedujo precisamente a quienes más habían denostado a los populares en UPN, como Juan Cruz Alli y Miguel Sanz, que iniciaron su negociación en una reunión secreta con Del Burgo y Ayesa que levantó ampollas en dirigentes de UPN cuando se enteraron por la prensa.

El candidato regionalista al Gobierno foral sabía que la fusión UPN-PP era su trampolín al sillón presidencial de Navarra, que se disputaba con el socialista Urralburu en mayo de ese año, y que, legalmente, no habría podido alcanzar como líder de la lista más votada, si UPN y PP hubiera concurrido a las elecciones forales como una simple coalición electoral. Alli, auténtico valedor del pacto UPN-PP, también rubricó, en calidad de "testigo", el acuerdo con los populares aquel 25 de marzo en el Hotel Tres Reyes de Pamplona. La otra firma, junto a la de Aznar y Aizpún, la estampó Del Burgo, que calificó como "el momento más decisivo y transcendental" de su vida política, al "sacrificar" protagonismo y su identidad como partido.

El PP desapareció ese día efectivamente en Navarra. Sus cargos y afiliados se integraron en UPN. Los dirigentes del PP se aseguraron ocho puestos en la Ejecutiva de UPN; uno de cada tres nombres en la lista de candidatos al Parlamento foral y un tercio de los cargos de consejero si UPN llegaba al Gobierno foral. Los regionalistas, un puesto entre los diez primeros de la lista del PP al Parlamento Europeo, y la garantía de que el PP defendería el punto de vista de UPN sobre Navarra en las instituciones nacionales e internacionales. Por integrar, y así se hizo constar en el propio documento, pasaron a nómina de UPN el gerente y las dos secretarias con que contaba la sede popular.

Esa misma tarde, en el Teatro Gayarre, Aznar estrenó el pacto en el último acto político organizado por el PP navarro, y al que acudieron militantes de ambos partidos. Para sorpresa de los regionalistas, confesarían más tarde en UPN, el partido de Del Burgo sumó nada menos que 900 nuevos afiliados a los 2.832 que tenía entonces UPN.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra