Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Un promedio de 10 guerrilleros abandonan cada día las FARC para participar en programas de reinserción

El ministro de Defensa dice que las FARC están desmoralizadas

Actualizada Sábado, 1 de noviembre de 2008 - 20:23 h.
  • AGENCIAS. Bogotá (Colombia)

Una de las principales grietas que registran actualmente las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) es aquella por la que cada día un promedio de 10 guerrilleros abandonan la organización terrorista para reintegrarse a la sociedad civil, por medio de programas de reinserción. Atahualpa (55) y Sandra (28) decidieron dejar las armas y recibieron ayuda económica, vivienda, atención sanitaria y formación. Él colabora a menudo con el Ministerio de Defensa, pero sigue buscando trabajo. Ella estudia ingeniería de sistemas en la universidad.

Después de más de 30 años en la guerrilla, Atahualpa, "desencantado", se desmoviliza. "Me dolió mucho la desmovilización (...). Aún los considero como mis hermanos a los que están allí, aunque ellos me consideren a mi un traidor, un desertor", admitió el ex guerrillero. Este campesino indígena siempre creyó en los ideales de la guerrilla, pero observó que "sus motivos ideológicos se estrellaron contra un muro". "Ese tren se descarriló y el motivo fue que cuando las FARC se fueron metiendo poco a poco en el cuento del narcotráfico se fueron transformando las ideas y se trastocó todo", explicó.

Hoy agradece al programa de desmovilización lo que le ha brindado, entre otras cosas la oportunidad de cualificarse. "Terminé aquí el bachillerato y hoy me estoy capacitando en algunos cursos", precisó. Pero todavía no ha encontrado empleo, aunque colabora con el Ministerio de Defensa para la desmovilización de mandos medios, y no le alcanza para vivir. Por eso, pide ayuda a la comunidad internacional. "Si la comunidad internacional se preocupara más por nosotros... Cuando uno deserta tiene toda la voluntad para llegar a la legalidad y a la vida civil, pero necesitamos más ayuda", dijo.

Sandra salió de la guerrilla, "no por convicción", sino porque su vida corría peligro dentro de las FARC y no quería dejar a su hija huérfana. Como guerrillera, fue enviada para recuperarse de una bronquitis aguda al pueblo y allí fue capturada. Quedó en libertad por falta de pruebas para procesarla judicialmente, pero recibió una carta del Ejército por medio del padre de su hija, otro desmovilizado, para que se entregara. En ese momento, en el interior de la organización guerrillera se desconfiaba de ella porque había sido detenida. "Salí porque me convertí en un elemento de desconfianza ante mi propia organización", resumió.

Esta ex guerrillera a la que siempre le ha gustado el estudio comenzó su formación desde octavo grado. Su hija, a la que trajo a Bogotá desde la casa familiar en el pueblo, también comenzó a estudiar. Tuvo otra niña. No sin dificultades por, según sus palabras, "el estigma de terroristas que se nos ha colocado", encontró un trabajo gracias a un programa de desmovilizados denominado Misión Bogotá, que le permitió dejar de depender de los subsidios. En este momento estudia en la universidad ingeniería de sistemas y trabaja en un observatorio que ha creado la Universidad Nacional para monitorizar los procesos de desarme, desmovilización y reintegración.

Ninguno se arrepiente de haber estado en la guerrilla y ambos siguen abanderando los mismos ideales, sólo que ahora están convencidos de que el camino hacia la justicia social no es la violencia, sino que la vía es, en palabras de Sandra, "la palabra, la política, el pensamiento y una construcción social".

Con este sistema se han desmovilizado 48.000 personas entre 2002 y 2008, según datos de la Alta Consejería Presidencial para la Reintegración. Unos 31.000 son de desmovilizaciones colectivas, aquellas que salieron de las mesas de negociación con las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y de otras organizaciones ilegales paramilitares, y 17.000 son desmovilizaciones individuales, que son aquellas que provienen de las guerrillas, principalmente de las FARC. De los 48.000, en estos momentos siguen beneficiándose del programa 36.000.

Más desmovilizaciones

"Semanalmente se están desmovilizando muchos guerrilleros más de las FARC este año. Estamos hablando de 500 al mes", dijo la gerente de la Alta Consejería María Isabel Agudelo. La funcionaria detalló el proceso de desmovilización: "Entregan las armas en los puestos del Ejército, de la Policía y en las iglesias. Están un tiempo en los hogares de paz, lugares que dependen del Ministerio de Defensa. Allí se les identifica y desde allí comienza la atención psicosocial y allí es donde se les interroga, también porque es la forma de saber si son desmovilizados o no. Después de un mes son transferidos a la Alta Consejería. Ellos salen ya a la calle, van al centro de servicios de la ciudad donde van a habitar y allí empiezan su ruta" para la reintegración.

El programa de reintegración responde a perfiles individuales y proporciona atención psicosocial al desmovilizado, asistencia sanitaria al desmovilizado y a su familia, educación al desmovilizado y a su familia, y servicios de apoyo para la reintegración económica: formación para el trabajo y capital para poner en marcha un negocio. No proporciona servicios de seguridad para los desmovilizados, que en el caso de los individuales se trasladan a las ciudades y procuran diluirse entre el resto de la población para evitar ser ejecutados por la guerrilla por desertores y "sapos" (chivatos).

Por parte de la población no suele haber represalias hacia los desmovilizados, pero en los municipios donde hay muchos desmovilizados de los procesos colectivos estos se mantienen muy unidos, lo que les hace muy visibles, y esto puede generar rechazo. Cuando se identifican rechazos se ponen en marcha proyectos comunitarios, como los que se están llevando a cabo en 80 municipios del país.

Desmoralizados

El ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, afirmó que este año ya van cerca de 2.700 desmovilizados, o sea, más de los que hubo en 2007, cuando a su vez hubo un 50 por ciento más de desmovilizados que en 2006. Además, subrayó que el perfil de los desmovilizados es cada vez más de gente con más años en la guerrilla y con más responsabilidad. "Eso indica que están desmoralizados", dijo. "Se sienten derrotados, sienten que el propósito de tomar el poder no es posible", explicó el ministro.

Santos dijo que las FARC tienen también un problema serio de mando y control. "Gracias a eso fue posible la Operación Jaque y haberles puesto en ridículo con el niño Emmanuel", apuntó. Además, según el ministro, les falta capacidad para combatir y "ya no están confrontando al Ejército, están recurriendo a operaciones terroristas, muchas veces vestidos de civiles". Asimismo, no tienen capacidad para reclutar y han tenido que recurrir al reclutamiento forzado de niños.

Sobre el nuevo líder de las FARC, 'Alfonso Cano', el ministro comentó: "Todo el mundo ha dicho que porque Cano viene de la universidad y es más urbano y más culto de lo que era 'Manuel Marulanda' tendrá más propensión al diálogo, eso hasta ahora no se ha demostrado. Hay quien dice que eso no es cierto, que es más radical, esperemos que no sea así". Y añadió que el Gobierno está dispuesto a negociar.

Al igual que el ex guerrillero 'Isaza' vaticinó el final de las FARC por la descomposición interna. Atahualpa, por su parte, consideró que la guerrilla está muy fraccionada y que 'Alfonso Cano' nunca llegará a tener el liderazgo ni el carisma que tuvo 'Manuel Marulanda' dentro de la organización. "La balanza se inclina más a favor de 'Mono Jojoy'. En un momento dado, acosados, podría haber un enfrentamiento", dijo.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra