Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

Dando clases a las ramas

El ex rehén de las FARC Óscar Tulio Lizcano confesó que tuvo que simular que daba clases a unas ramas que arrancó de los árboles para poder aguantar los ocho años de cautiverio, ya que los terroristas que lo custodiaban no hablaban con él

Actualizada Sábado, 1 de noviembre de 2008 - 04:00 h.
  • EFE. SANTIAGO DE CHILE

EL colombiano Óscar Tulio Lizcano, que estuvo ocho años secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), daba clases a las ramas de los árboles que lo rodeaban mientras estuvo cautivo en la selva, según declaró él mismo rememorando sus años de prisionero en Colombia.

"Los guerrilleros tenían prohibido hablarme, y por esa razón en los últimos tres años decidí cortar unas ramas, clavarlas en el suelo y darles clases", dijo en unas declaraciones que difundió ayer el diario La Tercera.

"Les ponía nombres y les daba hojas de cuaderno. Así me entretuve por mucho tiempo", señaló Lizcano, que agregó que las clases las preparaba igual que cuando gozaba de libertad.

El pasado domingo fue rescatado por el Ejército en un paraje del noroeste de Colombia tras más de ocho años en poder del grupo terrorista de las FARC y después de andar por la selva durante tres días tras huir junto a uno de sus captores.

Lizcano era uno de los tres políticos que permanecían retenidos por las FARC y fue secuestrado el 5 de agosto del año 2000 en la provincia de Caldas, a unos 250 kilómetros de Bogotá.

El ex rehén de las FARC señaló que su único nexo con el mundo fue una radio, donde escuchaba a su esposa, que lo alentaba a seguir adelante, pero reveló que en los últimos 15 días de secuestro el aparato se estropeó.

"Escuchar a mi esposa era un estímulo, me daba esperanza", señaló Lizcano, de 63 años, que añadió que siempre estuvo retenido en lugares donde no llegaba la luz del sol.

Partidas de ajedrez

Recordó que sólo podía jugar al ajedrez con el comandante del grupo terrorista y que fue en esos momentos cuando (Wilson Bueno Larga) Isaza le reveló que le iba a sacar del lugar.

"Me dijo: "Viejo, yo lo voy a sacar, porque usted se va a morir acá". A mí me había dicho que en dos meses quedaría paralítico por un problema cerebral", añadió el ex congresista.

Manifestó que, pese a las varias enfermedades que padeció durante su cautiverio, los terroristas nunca hicieron nada, ya que en la selva no había remedios, enfermeros ni médicos.

Respecto de su huida, comentó que pasaron tres días deambulando por la selva, y que por la noche no usaban linterna para no ser detectados. Además, explicó que se aferraba a Isaza porque le costaba mucho caminar.

Lizcano, por su condición de político, formaba parte de un grupo de 29 personas que los rebeldes calificaron de canjeables, es decir, aquellos rehenes a los que están dispuestos a entregar a cambio de la liberación de terroristas presos.

Esa lista se redujo a 28 rehenes, entre ellos, todavía dos políticos: el ex gobernador del Meta Alan Jara y el ex congresista del Valle del Cauca Sigifredo López.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra