Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ENRIQUE PEÑALOSA ECONOMISTA Y EX ALCALDE DE BOGOTÁ

"Hay que tomar medidas más radicales en la ciudad"

El colombiano asegura que una ciudad que resulta amable para los coches no puede serlo para la gente

Actualizada Viernes, 31 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • JESÚS RUBIO . PAMPLONA

Enrique Peñalosa Londoño fue alcalde de Bogotá (Colombia) durante tres años, en los que cambió la imagen de la ciudad, entre otras cosas por su política de transporte, que llevó a poner trabas al coche, peatonalizar avenidas, crear carriles-bici o un innovador sistema de autobuses.

¿El enemigo de la ciudad es el coche?

Lo es. Hemos tenido ciudades durante 5.000 años. El coche lleva 80. Pero hoy le decimos a un niño de tres años "cuidado con el coche", y salta aterrorizado. Y con razón, porque cerca de 200.000 niños mueren al año por los coches. Existe un conflicto entre una ciudad amable para los coches y una ciudad amable para la gente. Cuanto más veloces los coches, menos humana es la ciudad. Las vías rápidas deshumanizan la ciudad. Pero antes, nos tenemos que preguntar: "¿Qué es una buena ciudad?"

Dígamelo.

Es un lugar donde la gente quiere estar afuera, no encerrada en su casa o en un centro comercial. Una buena ciudad es buena para caminar, para montar en bicicleta. En ella hallamos gente en los espacios públicos, los ricos y los pobres se encuentran como iguales en el transporte público, en eventos culturales, en el museo, en la biblioteca. Una buena ciudad es buena para los ciudadanos más vulnerables y en ella se tiene contacto con la naturaleza. Pero en el mundo en desarrollo las ciudades son desastrosas. No hay espacios peatonales, casi no hay aceras y si las hay los coches estacionan encima, no hay ciclorrutas, apenas hay espacios deportivos...

¿Ocurren fenómenos parecidos en el mundo desarrollado?

Las mejores ciudades del mundo son las de Europa. Hay un control de la tierra rural y por tanto un control de la expansión de las ciudades. Existen casos maravillosos de uso de la bicicleta como Holanda. En España se camina mucho, tiene ciudades muy amables para caminar. Pero deberíamos hacer cosas más radicales, distintas.

¿Cuáles?

Hay que comprar parques en los bordes de las ciudades, para que cuando la ciudad crezca queden en el centro. Es más, podemos pensar en parques que atraviesen la ciudad en todas las direcciones, en redes peatonales y para bicicletas de cientos de kilómetros, en una red sólo para buses que recorra la ciudad en todas las direcciones.

Sin embargo, incluso en una ciudad pequeña como Pamplona se nota la dispersión urbana.

No conozco Pamplona , pero con sobrevolarla cinco minutos en avión veo que parecen ser amigos de las vías rápidas. Por más que normas que pongas para frenar la expansión urbana, la vías tienen más fuerza, y terminan generando cambios en las normas que facilitan los desarrollos en las afueras.

Una objeción: en ciudades como Pamplona llueve mucho, y no es agradable caminar.

Bogotá es peor. Y en Holanda llueve casi todos los días, pero el 40% de la población monta en bicicleta, haga frío o nieve.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra