Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
EL PARTIDO POR LA TV

Lección aprendida

Esta vez el equipo no se dejó influir por errores arbitrales y se empeñó en mostrar su esencia

Actualizada Jueves, 30 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • MARÍA VALLEJO . PAMPLONA

Roberto no entendía qué le pasaba a Osasuna. Había fichado por un equipo que siempre metía la pierna, la cabeza y los dientes, y no veía nada de eso por ningún lado. Pero ayer todo volvió a su ser. La exhibición de entrega que el equipo realizó durante la primera parte fue como para reconciliarse con él, después de todos los disgustos acumulados hasta la fecha. Si no era pedir mucho..

. La afición no quería más que ver a sus jugadores sentirse orgullosos de lucir la zamarra rojilla, sufrir y pelear por ella, y ayer lo hicieron.

Y todo ante la mirada de Vicente del Bosque, que seguro que no fue a ver a ningún jugador de Osasuna, pero si pretendía ver algo bueno del Getafe la llevaba clara. No había más que un equipo en el campo. Bueno, y un árbitro.

Emery tiene razón

Tanto el seleccionador español como el ex osasunista Javi García, que lo siguió atentamente desde la concentración del Real Madrid en Irún, pudieron observar cómo Rodríguez Santiago seguía dando la razón a Unai Emery. Osasuna sí se puede quejar de los árbitros. Dos fueras de juego señalados en la primera media hora con Pandiani de protagonista, y ninguno de los dos era. A cambio, el Getafe se plantaba con tres jugadores en posición antirreglamentaria, lo marcaba el auxiliar y Rodríguez Santiago, en un alarde de autoritarismo inoportuno, le desautorizaba y mostraba amarilla a Font por protestar. Pues muy bien.

Pero Osasuna había ido a Getafe a encontrar se con su esencia y no estaba dispuesto a que nadie le entorpeciese en su labor, ni los de azul, ni el de negro, ni nadie.

Así que tiró de lo que tiene que ser Osasuna: casta, fuerza, anticipación, implicación. Sentirse rojillo, a fin de cuentas. Por eso, cuando el Getafe, todo un subcampeón de las dos últimas ediciones, decidía salir del atolladero en el que había estado en la primera parte, se encontraba con un rival bien puesto, concentrado y diferente. Nada que ver con el colista apagado de Primera.

Cuando apretó el Getafe, ahí estaba Roberto, tranquilo y seguro, para evitar cualquier susto. El equipo estaba dando el primer gran paso hacia la recuperación anímica. Faltaba irse del estadio con un buen resultado, que no llegara el habitual gol de estrategia, ni la decisión arbitral de rigor.

Osasuna había puesto todos los ingredientes para llevarse la victoria, hasta mordió arriba con un recuperado Pandiani, pero el gol sigue resistiéndose y el 0-0 deja todo abierto. Positivo, pero quizá lo mejor fue saber que Osasuna ha aprendido la lección, todavía hay tiempo para aplicarla también en la Liga.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra