Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Uno de cada cinco hogares españoles está por debajo del umbral de la pobreza

"Nos hacen falta servicios; gente que trabaje con gente", asegura Miguel Laparra, profesor de la UPNA

Actualizada Miércoles, 29 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • A. PRÁDANOS. . COLPISA. MADRID ..

Ahora que la crisis enseña los dientes quizá no sorprenda hablar de penurias económicas, pero el casi 20% de hogares españoles que vive por debajo del umbral de pobreza es herencia de una década y media de desarrollo y prosperidad inéditos. España ha desaprovechado unos años de oro; no ha redistribuido la riqueza generada ni ha recortado los índices de pobreza, que siguen donde estaban e principios de los 90.

Ahora, la probable recesión económica puede cebarse en mayores, niños, mujeres e inmigrantes.

El VI Informe FOESSA de Cáritas, presentado ayer, certifica un fracaso que "es de todos", afirmó Silverio Agea, secretario general de la organización. De los gobiernos del PSOE y del PP, de las comunidades autónomas, de los ayuntamientos, de los poderes económicos, del cuerpo social en su conjunto. Lo dice con perspectiva porque el estudio - elaborado por más de 70 expertos- radiografía la evolución socioeconómica española entre 1994 y 2007. En ese tiempo la brecha de la desigualdad se ha agrandado.

Aquí la riqueza generada por unas tasas de crecimiento muy superiores a la media europea se ha concentrado en pocas manos. Las rentas de los hogares ubicados en el 80% más rico de la población española son 5,3 veces superiores a las del 20% más pobre. En la UE-25 esa diferencia es menor, de 4,7 veces.

El informe FOESSA no descubre nada desconocido pero compila de manera exhaustiva datos de estos años y perfila un retrato decepcionante. Uno de cada cinco hogares españoles (casi el 19,7%) sigue por debajo del umbral de la pobreza. Una línea que el Instituto Nacional de Estadística fija en los 6.895 euros por persona y año, y a la que no llegan casi 8,5 millones de españoles.

También resisten enquistados desde principios de los 90 porcentajes inadmisibles de pobreza severa y extrema; entre un 3 y un 4% de la población - 1,5 millones de españoles- sufre privaciones graves o muy graves en alimentación, vivienda, salud, etc., y un porcentaje de entre el 2 y el 3% sobrevive en condiciones de penuria. Por comunidades, las de mayor tasa de pobreza son Extremadura, Ceuta, Castilla-La Mancha y Andalucía. Las que cuentan con menos pobres oficiales, Navarra, País Vasco y Baleares. "Se ha consolidado en la estructura social una pobreza severa que no varía, lo que supone un déficit estructural de distribución a los sectores más vulnerables de la sociedad", recalcó Agea.

Modelo incompleto

Más aún, resurgen manifestaciones de las "viejas formas de pobreza" que se creían superadas: en las personas mayores, que han visto cómo sus rentas se alejaban de la media del resto de la sociedad, o entre la población infantil - uno de cada cuatro niños vive en hogares por debajo del umbral de la pobreza, una de las tasas más altas de la UE-25.

Estos datos revelan otros puntos negros del último "milagro" español. Desmienten que el empleo cure todos los males de la economía y restañe por sí solo las carencias de las políticas sociales. Estos años han sido los de mayor ritmo de creación de puestos de trabajo de la historia reciente, muy por encima de las tasas europeas, y también los de mayor prevalencia de salarios "basura". Y certifican, sobre todo, el fracaso de un modelo social de bienestar que ha echado el freno mucho antes de despegar. El gasto público en protección social sigue 7 puntos por debajo del promedio de la UE-15. Mal dotada de fondos - el precio de las sucesivas bajadas de impuestos-, mal diseñada y con grandes diferencias territoriales, la red de asistencia deja mucho que desear para segmentos crecientes de la población. Se atenúa la miseria dramática pero a los más pobres no se les saca de pobres.

Más que transferir rentas a los hogares los autores apuestan por tapar las grietas del sistema de servicios sociales. "Nos hacen falta servicios; gente que trabaje con gente" en sanidad, educación, dependencia, etc. "Quién gestiona el servicio es secundario", recalcó Miguel Laparra, profesor del Departamento de Trabajo Social de la Universidad Pública de Navarra.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Lo que hace falta no es mas gente ni mas dinero, sino que se sepa realmente la pobreza que hay ¿cuanta gente es pobre porque no trabaja asegurado, sin embargo esta trabajando en trabajos sin asegurar y tienen mas que los que estamos sujetos a una nomina?, eso no es pobreza, eso es JETA, encima se les ayudalo que no hay es derecho

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra