Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
OTRASCOMARCAS

Premios para las vanguardias del diseño empresarial en Navarra

Actualizada Domingo, 26 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • RUBÉN ELIZARI PAMPLONA

Un arquitecto italiano escribió que "el diseño ocupa hasta la parte más ínfima del ser humano". En este aspecto de la vida Navarra da pasos de gigante y avanza hasta situarse junto a las vanguardias. El elevado número de revistas especializadas donde aparecen edificios y comercios de la Comunidad foral es la mejor prueba. La semana pasada la Cámara de Comercio e Industria de Navarra falló sus premios al diseño.

El Hotel Aire de Bardenas, en Tudela, y la joyería Danieli, de Pamplona, se alzaron con los máximos galardones. El hotel Tximista, de Estella, el Restaurante La Cala, en Mutilva Baja y La Nave de Soth, en el polígono de Landaben, se hicieron con los accésit. Las siguientes historias cuentan los motivos que llevaron a los ganadores a apostar por el diseño y todos los beneficios que les han aportado. El diseño es algo más que mera estética.

Una joyería de premio

El criterio del jurado que otorgaba los premios de diseño de la Cámara de Comercio es excelente. Concedieron a la joyería Danieli de Pamplona, inaugurada hace cinco meses, el primer premio en la categoría de comercio y servicios. Una semana más tarde Danieli obtuvo el premio de FAD, uno de los que más repercusión tiene en el mundo de la arquitectura y del diseño: "Desde que nos lo concedieron han venido en apenas una semana cerca de 80 arquitectos de todo el mundo que querían ver la joyería", cuenta Pablo Jordán, su propietario.

En los 40 metros cuadrados de la joyería Danieli, los arquitectos José Luis Irigaray Huarte y Antonio Vaillo i Daniel han realizado una obra de arte donde han tenido en cuenta todos los detalles. Su especial diseño parte de unos materiales innovadores: planchas gruesas de metal que son piezas únicas. Fueron elaboradas una a una.

Revistas especializadas en diseño han aludido a este local como La cueva del tesoro.La luz del local es tenue, excepto en aquellas zonas donde el cliente observa las joyas. Gracias a la iluminación se dirige la atención del cliente y al mismo tiempo se consigue un ambiente equilibrado y que invita a la calma.

Pablo Jordán, el propietario, eligió al equipo de arquitectos por la amistad que les une. La minuciosidad del diseño se percibe en cada objeto, incluso, en los colores del sistema de alarma imprimen al local una armonía total. "Queríamos hacer algo distinto y diferente a todo lo que está establecido. He visto grandes tiendas en Basilea, Ginebra, Uruguay...Hemos cuidado todo al milímetro. Las obras de reforma nos llevaron más de un año. Ha merecido la pena".

De Tudela al mundo

El diseño importa. Y mucho. El Hotel Aire de Bardenas, de Tudela, apenas tiene un año de vida pero su nombre ya es conocido en toda España, buena parte de Europa e incluso en América y Asia. Su ubicación, a las puertas de las Bardenas, y su singular arquitectura de vanguardia, ha propiciado su aparición en un total de 114 revistas especializadas en arquitectura, diseño y turismo. Las hermanas Natalia y Diana Pérez Huerta, de Tudela, y el trabajo de los arquitectos Emiliano López y Mónica Ribera, profesores en la Universidad Pompeu Fabra, en Barcelona, son los responsables de esta obra: "Este hotel surge por nuestro gusto por el diseño. Siempre hemos viajado y nos hemos fijado en edificios que nos han llamado la atención. Queríamos hacer algo distinto y en Tudela. Somos de ahí y nos encanta. Cuando descubrimos hace seis años para construir el hotel nos cambió el mundo", explica Natalia Pérez.

Este hotel de 22 habitaciones ofrece a sus clientes una experiencia única. El local se funde con el entorno y evoca la realidad de las Bardenas: "Fue un gran proyecto. Los arquitectos incluso hicieron una paleta con las gamas de colores de la Ribera. En ella incluían aspectos como la vegetación".

Para Natalia Pérez el diseño no sólo tiene virtudes estéticas. También prácticas. Gracias a él han conseguido diferenciarse, darse a conocer en el ámbito mundial y sobre todo, satisfacer las necesidades de sus clientes.

Tradición y modernidad

En ocasiones, los problemas llevan de la mano a las oportunidades. Esta es la historia del Hotel Tximista de Estella, galardonado con un accésit de la Cámara Navarra de Comercio. Inaugurado el 4 de abril de 2008, el espacio que ocupa el establecimiento hostelero era una antigua harinera, propiedad de la familia Ruiz de Alda, que amenazaba con derrumbarse. "Nos planteamos qué hacer. Gorka Makuerquiaga Ruiz de Alda, es arquitecto. Propuso construir un hotel con encanto", explica Cristina Pérez González, gerente del hotel.

Para construir este espacio ubicado junto al río Ega no se derribó la harinera. Se aprovecharon sus techos de madera, sus máquinas, los montacargas del cereal, sus suelos de cemento e incluso las poleas. El diseño de este hotel combina lo antiguo del conjunto industrial con las vanguardias del siglo XXI. El resultado es un edificio singular de cinco plantas que llama la atención desde el primer momento que se entra en él. Cada una de las 29 habitaciones con las que cuenta el hotel está formada por tres octógonos. La sensación que transmite al cliente, para Cristina Pérez, es la de encontrarse en una inmensa colmena.

Dentro de este hotel destaca su salón, antes una nave dedicada al almacenamiento de harina: "Lo utilizamos como local para reuniones, congresos o convenciones. Su encanto se entiende nada más verlo".

El círculo perfecto

Los creadores del Restaurante La Cala, en Mutilva Baja, no sólo pensaron en los clientes cuando idearon el diseño del local, también tuvieron en cuenta a los empleados. El comedor, por un lado, y la cocina, por otro y oculta a los clientes, es la norma general que sigue la hostelería cuando diseña un nuevo establecimiento. El diseño del restaurante La Cala rompe con este precepto. Su cocina se encuentra justo en el centro del local. Montserrat Contín Otegui, responsable de La Cala, explica que se adoptó esta decisión para trabajar con comodidad: "La cocina está en el centro, así podemos ir a las mesas con mayor rapidez y con mayor comodidad. Pretendíamos que el local tuviera un diseño minimalista y que al mismo tiempo fuera acogedor". Abierto al público el 23 de mayo de 2007, en este restaurante trabajan una docena de personas: 6 en el comedor y en la barra y 6 en la cocina. "Muchos clientes quieren ver algo diferente y cuando vienen aquí lo consiguen".

La Nave del diseño

Ni Soth es marinero ni la nave es un barco. La nave de Soth es la marca comercial que ha utilizado Aser Mobiliario, firma arraigada en Navarra, para vender muebles de diseños exclusivos de alta gama. La argentina María Botta, arquitecta de profesión, cuenta que La Nave de Soth se debe al fundador de muebles Asier, Sothero Iriarte. Detrás de un vanguardista edificio de tres alturas, con unos vivos colores que rompen con la estética grisácea del polígono Landaben, donde se encuentra ubicado, hay un concepto que va más allá de las ventas. En La Nave de Soth se organizan actos relacionados con la creatividad, el arte y la cultura como conferencias, o exposiciones. "Es una manera de atraer a nuestros clientes".

Este concepto, hasta ahora desconocido en la Comunidad foral, se puede encontrar en ciudades como Milán, París o Nueva York.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra