Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Los servicios funerarios tratan de adaptarse a los nuevos tiempos

La muerte continúa siendo un negocio en el que se incluyen novedades como servicio de catering en los velatorios o sistemas de SMS de condolencia

Actualizada Domingo, 26 de octubre de 2008 - 10:34 h.
  • AGENCIAS. Madrid

Descansen en paz el luto, los ritos fúnebres y otros elementos que tradicionalmente han rodeado al hecho irreversible de la muerte. Al tiempo que la sociedad "pasa de puntillas", las empresas de servicios funerarios se afanan en adaptarse a las nuevas formas de vivir el adiós a los seres queridos. "Se considera que hablar de muerte es pornográfico, no está bien visto", asevera la profesora de Antropología Social María Cátedra. "La sociedad pone mucho énfasis en los aspectos vitales y en la juventud. La vejez y la muerte quedan relegados a un segundo plano".

"Hoy en día uno se enfrenta muy poco con la muerte y eso es negativo. Porque si no te planteas la muerte, tampoco te planteas lo que es la vida. Se tiende a pasar de puntillas por los rituales mortuorios", explica.

La psicóloga social y perito forense Eva Castro considera que los países más civilizados de Occidente en la actualidad "rehúsan a hablar de los muertos, quizá por la influencia hedonista de la publicidad. La actitud social ante la muerte es de rechazo, casi de ocultación".

La muerte, en ese ámbito, se convierte en un problema sanitario: se encarga al hospital primero y a la funeraria después que manejen todo lo referente a los restos, en contra de la percepción de "tema familiar" que se produce en las sociedades pequeñas, dice la psicóloga.

Detrás de esta visión de los expertos consultados con motivo del próximo 1 de Noviembre, celebración del Día de Todos los Santos, los responsables de las empresas de servicios funerarios perciben actitudes reales de cambio en la forma en que las familias quieren que se gestione la despedida a un ser querido.

Catering en el velatorio

"Es evidente que el sector ha evolucionado porque hoy no se quiere el mismo entierro para un familiar que hace diez años", explica Juan Valdivia, vicepresidente de Funespaña, grupo dedicado a los servicios funerarios.

Cualquier pueblo, en cuanto pase de 500 o 1.000 habitantes quiere tener su propio tanatorio porque "hoy no queremos velar los cadáveres en casa".

Esta necesidad de recibir a la familia y amigos en un lugar ajeno ha hecho que las empresas funerarias oferten todo tipo de servicios, desde música, a catering dentro de las salas, y hasta un sistema de SMS, instalado recientemente en el tanatorio de la M-30 de Madrid, para enviar condolencias personalizadas a los familiares.

Todo un negocio en torno a la muerte del que no escapa casi nadie, ya que un 70% de los españoles tiene suscrito un seguro de deceso en sus distintas fórmulas -dice Valdivia-, a través de un seguro de vida, del banco o de la tarjeta de crédito.

"Y ello le garantiza que con una simple llamada se ponga en marcha todo el proceso. Mucha gente tiene el seguro no por falta de medios, sino por la tranquilidad de que te solucionen todo", asegura.

Costumbres obsoletas

Para el antropólogo y presidente de la Sociedad Española e Internacional de Tanatología (SEIT), Alfonso García, "el rito en torno a la muerte ha dejado de pertenecernos, perdiendo con ello su significación".

Por un lado -explica a EFE- se ha "profesionalizado" porque las empresas funerarias "se han apropiado de la gestión de las secuencias ceremoniales de todo el proceso", y por otro lado, "la tradición católica deja un margen reducido a la actuación no prescrita".

Ambos elementos -asegura- se han impuesto a las convicciones personales y colectivas y han favorecido el "anquilosamiento del procedimiento".

Este antropólogo cree que "a duras penas surgen movimientos que permitan modificar esta costumbre. La movilización social es casi inexistente porque obedece a una cultura que rechaza la muerte de la esfera social", explica el antropólogo.

El luto -dice Alfonso García- es considerado hoy en el proceso de negación de la muerte como una "costumbre obsoleta", arraigado sólo en el medio tradicional. "No se entiende como una expresión externa de dolor, ni como un hábito ceremonial para sacralizar la despedida".

"Antes era un acontecimiento y era un período en el que uno se iba adaptando a vivir sin la persona querida", explica María Cátedra. "Es cierto que a veces el luto era excesivo, machacaba a las chicas jóvenes, pero era una cosa obvia con la que uno vivía", recuerda la antropóloga, que cree que el abandono de esta tradición es uno de los síntomas de que en "la vida cotidiana es mucho menor el peso de la muerte".

Veinte minutos en el crematorio

"El duelo como práctica también ha desaparecido" -explica la psicóloga Eva Castro. "Los funerales se hacen breves y la cremación se vuelve cada vez más frecuente. En muchas ocasiones los servicios fúnebres se reducen a veinte minutos en un crematorio"

Las incineraciones, que fueron la gran revolución en los servicios funerarios, están por encima del 30 por ciento de media en España. Hace sólo 10 años no llegaban al 20%, afirma Juan Valdivia.

Y en el 15 por ciento de los entierros que se celebran en la Comunidad de Madrid, los familiares declinan los servicios religiosos que se ofrecen, según Gabino Abanades, director de servicio de la Empresa Mixta de Servicios Funerarios de Madrid.

En estos casos, y salvo alguna ceremonia aislada en la que los familiares hayan preparado algo especial, la duración del rito es aun menor, afirman en esta empresa.

"Y a menos ritual más soledad, porque los rituales sirven para dar expresión a conflictos y penas, y el tema es que cuando la gente entierra a su muerto, no siempre puede enterrar su pena", asegura María Cátedra.

Esta antropóloga explica que, según un estudio hecho en Inglaterra sobre el luto, en los países protestantes, donde hay menos rituales fúnebres y, por lo tanto, no se expresa tanto la angustia ante la muerte, los viudos y viudas se suicidan más que en los países católicos.

Y por otro lado, cada año hay menos afluencia a los cementerios el 1 de noviembre. El gran número de cremaciones y de custodias familiares es el motivo por el cual, el oficial de cementerios de la Comunidad de Madrid Miguel Valero, cree que ha disminuido considerablemente las visitas a los camposantos.

Por ejemplo en Madrid, de enero a septiembre de este año, un 51 % de las cenizas de personas fallecidas pasaron a la custodia familiar, un 39% se depositaron en columbarios, nichos o en el "jardín del recuerdo" de los cementerios, y un 4,25% fueron custodiados por los cementerios al no ser reclamados por los familiares, según las cifras facilitadas a EFE por la Empresa Mixta de Servicios Funerarios de Madrid.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • El muerto al hoyo y el vivo al bollo. No es por parecer insensible, pero es así. Lo que pasa es justo lo contrario. Cuando la muerte es natural, la aceptamos mucho más rápido que en otros tiempos. Ya no se hace duelo ni luto por que aceptamos la muerte como algo natural, consustancial, ley de vida. Hay menos dolor, precisamente por esa aceptación. La mayor esperanza de vida hace que cada vez se muera mas mayor y a causa de mas enfermedades, y en peor estado de salud, lo que muchas veces hace que la muerte sea casi un alivio para la persona que muere. En todo caso, y como decía Borges: "Morir es una costumbre que suele tener la gente"... y no hay manera de quitarsela.Mortis

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra