Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TIERRAESTELLA

Allín pide el respaldo de sus concejos a las obras en la nueva zona dotacional

Estudian convocar una manifestación para apoyar un proyecto ya en marcha, contestado en el concejo

Actualizada Viernes, 24 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • M. MARTÍNEZ DE EULATE . ESTELLA/LARRIÓN

Ocho meses más tarde de que se colocara la primera piedra en los terrenos donde se levantarán los nuevos servicios del valle de Allín, no cesa la polémica. El proyecto, que recoge la futura casa consistorial, el consultorio médico, un frontón cubierto y sesenta unifamiliares, ha suscitado desde un principio las quejas vecinales del concejo de Amillano, donde, en 44.076 m2, se situarán las nuevas infraestructuras municipales.

El desmarque de estos vecinos -21 de derecho- ha sido tal, que en septiembre de 2006, el concejo presentó un recurso administrativo por crecimiento exponencial, que ahora sigue su curso en el Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

El Ayuntamiento de Allín, que preside Ascensión Gárriz Ripa, convocó ayer en el edificio consistorial, situado en Larrión, a representantes de los diez concejos que lo componen para informarles y pedir su adhesión al proyecto. "Las cosas siguen igual en cuanto a las obras y ésta es una reunión para informar a todos los concejos porque desde el Ayuntamiento se convoca siempre a los diez que lo componen", comentó la alcaldesa del valle, que no quiso hacer más declaraciones.

La de ayer fue la segunda reunión que mantuvieron en estas dependencias para tal fin después de que el pasado viernes se citara a una primera, en la que se barajó la posibilidad de convocar una manifestación de apoyo al proyecto, ya en marcha, con una fecha por concretar.

De esta reunión no se informó a los concejos de Arbeiza y Amillano, según afirmó ayer el presidente de este último, Iñaki Poveda Larraza. "Nunca han escuchado nuestros argumentos y hoy tampoco lo han hecho", indicó.

Iñaki Poveda desgranó ayer las razones que impulsan al concejo que preside a oponerse al proyecto, cuyas objeciones apuntan únicamente a la construcción de las viviendas unifamiliares, 36 de ellas pareadas y 24 aisladas. "A nosotros lo que nos incomoda es la urbanización, que es una barbaridad y el resto de concejos lo entienden. Todos queremos mejores servicios para el valle, pero no entendemos el por qué de éstas viviendas. El concejo de Arbeiza cree lo mismo porque ellos vivieron un episodio similar en 2006, que no se llevó al final a cabo y entonces hablábamos de una agresión menor al entorno porque las casas proyectadas eran menos y Arbeiza tiene más habitantes".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Bien por el concejo de Amillano. Es una aberración, semejante urbanización en un valle precioso. De manifestación a favor, nada, que convoquen una en contra que entonces irá la gente. El ayuntamiento se mueve por interés.Vecino de Allín

Noticias relacionadas

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra