Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Betancourt clama por romper la maldición de la indiferencia ante el terrorismo

La ex candidata a la presidencia de Colombia y Premio Príncipe de Asturias de la Concordia pronunció un emotivo discurso durante la ceremonia de entrega de galardones

Actualizada Viernes, 24 de octubre de 2008 - 20:05 h.
  • AGENCIAS. Oviedo

La ex candidata a la presidencia de Colombia Ingrid Betancourt ha abogado hoy por romper "la maldición de la indiferencia" y situarse "en la misma acera" de quienes no aceptaron el Holocausto nazi para lograr que, igual que cayó el muro de Berlín o se acabó el apartheid, desaparezca el terrorismo.

En su discurso durante la entrega de los premios Príncipe de Asturias en el Teatro Campoamor de Oviedo, "la más maravillosa de las citas" tras su liberación el pasado 2 de julio, Betancourt ha pedido un cambio de valores en un momento en el que "los rascacielos de las finanzas del mundo parecen desplomarse sobre nosotros".

"Lo que se está cayendo es un mundo construido sobre la irresponsabilidad y el egoísmo", ha advertido la galardonada con el Premio de la Concordia antes de hacer un llamamiento contra la resignación, "porque resignarse es morir un poco, es no hacer uso de la posibilidad de escoger, es aceptar el silencio".

Frente a esta actitud, que reproduce la de "quienes miraron al silencio partir hacia el infierno y no hicieron nada" durante el Holocausto nazi, Betancourt ha pedido que, al igual que en las movilizaciones realizadas a nivel mundial para exigir la liberación de los secuestrados por las FARC, cada persona haga oír su voz para "salvar del olvido" a las víctimas de la arbitrariedad.

En su caso, y a partir de la reivindicación ciudadana, "quienes sí tenían poder e influencia" entre los que ha citado al Rey Juan Carlos I y a los Gobiernos español y francés, se pusieron de lado "de los que no se resignan", asumieron riesgos y dificultades para facilitar su liberación buscando el contacto con la guerrilla.

"Su decisión de no apadrinar operaciones de rescate de tipo militar con el objetivo de respetarnos la vida fue el punto de partida para idear una operación sin armas, donde los únicos que corrían un riesgo de muerte eran nuestros salvadores", ha subrayado.

En este sentido, ha hecho un llamamiento a las FARC, "la misma locura revestida de otro uniforme, pero habitada de la misma crueldad" que el nazismo, para repudiar el secuestro "para siempre" si quieren dejar de ser considerados terroristas y ha reivindicado para el conflicto que vive su país "diálogo, pero no impunidad".

No obstante, ha considerado que el fin del terrorismo debe ir acompañado del combate al narcotráfico, al tráfico de armas y a la corrupción. "Para traficar con drogas, armas y conciencias se necesita el silencio de los vecinos", ha advertido.

La ex candidata presidencial, a la que acompañaba en el Campoamor su madre, Yolanda Pulecio, ha pronunciado su discurso visiblemente emocionada y se ha visto obligada a interrumpirlo para llorar antes de retomarlo tras un cerrado aplauso de los asistentes.

Betancourt ha recordado además que en pocas semanas ha pasado del mundo "húmedo y asfixiante" de la selva a compartir galardón con un tenista como Rafael Nadal, cuyos éxitos conocía durante su secuestro a través de la radio, o con escritores como Tzvetan Todorov y Margaret Atwood, cuya compañía en el Teatro Campoamor le generaba la sensación de encontrarse en un oasis tras atravesar el desierto.

Esta felicidad, ha advertido, se ve empañada por la "cruel realidad" de sus "hermanos" cautivos en la selva para los que "no hay ni generosidad, ni respeto, ni familia, ni afecto" y cuya situación le impedirá sentirse totalmente "libre y feliz" mientras alguno de sus compañeros de cautiverio siga secuestrado.

Betancourt ha recordado además que conocía al Príncipe de Asturias a través del relato que le hizo su madre del encuentro que mantuvo con don Felipe en Argentina en el que el heredero de la Corona española se sumó "al compromiso firme y valeroso" con su liberación de la presidenta Cristina Kirchner.

"Él siente como nosotros, me comentó, queriendo hacer elogio de su gran humanidad", ha afirmado la política franco-colombiana cuya madre le aseguró haber recibido del Príncipe "mucho más que un apoyo protocolario", lo que hace "doblemente significativo" para ella el galardón de la Concordia que hoy ha recogido porque es, además, "fruto de las más nobles intenciones del pueblo español".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra