Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

Los niños de Baztan emulan a Oteiza

Una veintena de niños exploraron ayer en Elizondo las posibilidades del espacio, que explotara en vida Jorge Oteiza como recurso artístico. Un taller de reciclaje, organizado por el Museo Etnográfico de Baztan, avivó su imaginación

Actualizada Miércoles, 22 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • NATXO GUTIÉRREZ . ELIZONDO

EL espacio no tiene misterio para Unai Amorena Urteaga, alumno de 10 años de edad del colegio San Francisco Javier, de Elizondo. Ayer por la tarde, adquirió unas nociones básicas de las posibilidades artísticas del vacío durante un taller de tizas y material de reciclaje que organizó el Museo Etnográfico de Baztan "Jorge Oteiza".

La propuesta de aprendizaje fue, de alguna manera, un homenaje dispensado por sus organizadores y el vecindario de Baztan a la figura de un hombre que sintió apego a este valle en su época estudiantil y en su etapa de consagración artística.

Como el pequeño Unai, una veintena de niños exploraron con sus manos el recurso del espacio. Antes de aplicarse con el poliespán o los rollos de papel para dar rienda suelta a su imaginación en un ejercicio sin patrón, recibieron unas pautas de sus monitoras Inés Gereka Zelaia y Amaia Zinkunegi Larrañaga.

De su boca, los jóvenes aprendices supieron de las opciones que encierra el espacio acotado por trazos de formas caprichosas. En sus explicaciones, Inés Gereka recurrió a ejemplos lúdicos, comprensibles por los menudos destinatarios de sus sesiones de manualidades. "A través de los juegos es como los niños pueden llegar a entender el espacio. Con las manos o formando círculos, pueden hacerse una idea del mismo", sostenía en los prolegómenos de la jornada de ayer por la tarde.

Sus indicaciones resultaron oportunas para cuantos pequeños plasmaron en pocos minutos una idea previamente dibujada en su mente. La paciencia fue para otros la mejor virtud antes de concluir su obra a escala.

Cambio de ubicación

El encuentro de ayer supuso la apertura del curso de manualidades impartido por Gereka y Zinkunegi, pertenecientes al equipo Birbira. "Nos dijeron si podíamos dedicar una sesión a Oteiza y convocamos a los alumnos al taller", observaban.

La jornada didáctica, reservada a profundizar las características del espacio, varió su lugar de ubicación a última hora. El Museo Etnográfico de Baztan "Jorge Oteiza" había anunciado su celebración en sus propias instalaciones, en un intento de sus responsables de dar realce a la conmemoración del centenario del nacimiento del prolífico artística nacido en Orio (Guipúzcoa). Finalmente, por un malentendido, las pautas fueron dadas en el taller de la Casa de Cultura de Arizkunenea.

Con independencia del marco elegido, la intención era reservar un hueco del propio museo etnográfico para exhibir el resultado del proceso de aprendizaje de los jóvenes aprendices. De esa manera, podrán sentir el sano orgullo que embriaga a todo artista cuando descubre ante la mirada pública el fruto de su quehacer manual y de horas de paciencia. Con su ejemplo de ayer, los pequeños de Baztan emularon a Jorge Oteiza y profundizaron en un aprendizaje que sólo el tiempo y una dedicación minuciosa podrá pulir. Por de pronto, ayer tuvieron su espacio.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra