Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TRIBUNALES

Dos acusados de asesinar a una indigente culpan al menor que les acompañaba

Ambos declararon que fue el menor que les acompañaba quien prendió fuego al cajero donde dormía la víctima

Actualizada Martes, 21 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • EFE. BARCELONA .

Los dos jóvenes acusados de haber quemado viva a una indigente en un cajero automático de Barcelona en diciembre de 2005 aseguraron que sólo pretendían "molestar" a la mendiga, no hacerle daño y mucho menos matarla, y culparon del crimen al menor que los acompañaba, ya condenado por los hechos.

En medio de gran expectación mediática comenzó ayer en la Audiencia de Barcelona el juicio contra Oriol P. y Ricard P., que afrontan sendas condenas de 28 años de cárcel por asesinato con alevosía y ensañamiento por haber quemado viva, junto al menor Juan José M., a la indigente Rosario Endrinal.

En sus declaraciones, los procesados reconocieron que estuvieron "increpando y molestando" a la mendiga, que dormía en un cajero de la calle Guillem Tell de Barcelona, lanzándole varios objetos que no llegaron a alcanzarle, pero que su propósito era sólo "hacer el tonto" y nunca causarle daño.

Los dos jóvenes desviaron la culpa hacia Juan José M., el menor que los acompañaba y que desde el año 2006 está cumpliendo la condena de ocho años de internamiento, la pena máxima para su edad, que se le impuso en una sentencia de conformidad después de que reconociera los hechos que se le imputaban.

Según la versión de los procesados, que en todo momento mostraron un aspecto afligido y se refirireron a la mendiga como "señora" o "señorita", la noche del crimen habían salido de fiesta con unos amigos y ambos entraron a sacar dinero al cajero de Guillem Tell, donde la víctima dormía entre un fuerte olor.

"Querían darle un susto"

Los jóvenes se propusieron entonces "molestarla para que saliera del cajero", según Oriol P., por lo que le empezaron a insultar y a lanzarle objetos hasta que la mujer se levantó y corrió el cerrojo de la puerta para impedirles entrar.

De acuerdo con su versión, fue el menor quien, por propia iniciativa, resolvió "darle un susto", por lo que cogió un bidón de disolvente de un saco de escombros cercano y roció con el líquido el cajero que, de repente, estalló en llamas, sin que ellos vieran cómo se produjo la explosión.

Cuando se fueron, todavía escucharon los insultos que les profería la mendiga, por lo que, afirmaron, se fueron pensando que había salido con vida del cajero y no se enteraron de su muerte hasta que los detuvo la policía.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra