Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
OSASUNA

CAMACHO SE SOLTÓ AL FINAL

El técnico se contuvo salvo al final, cuando la tensión le hizo salir del banquillo

Actualizada Lunes, 20 de octubre de 2008 - 04:00 h.
  • SANTIAGO ZUZA . ENVIADO ESPECIAL A GIJÓN

No pudo ser. José Antonio Camacho se estrenó ayer en El Molinón con una derrota. El técnico de Cieza no cumplió el dicho de "a entrenador nuevo, victoria segura". A pesar de todo, Camacho mantuvo la sangre fría y lejos de convertirse en el protagonista del encuentro se mantuvo siempre en un discreto segundo plano y quiso trasmitir serenidad. El murciano sabe de qué va esto.

Evidentemente, la novedad en el banquillo rojillo hizo que una nube de fotógrafos siguiese de cerca los primeros pasos del nuevo técnico. Nada más salir al campo, Camacho se abrazó con Preciado, entrenador del Sporting, y se dirigió al banquillo. Allí, un grupo de niños aguardaba en las primeras filas con expectación para ver al ex seleccionador nacional. Sonrisa y a tomar asiento.

Más comedido que nunca

El técnico de Osasuna, más comedido que nunca, apenas salió del banquillo. No lo hizo tras el 1-0 del Sporting en el minuto once de partido, ni tampoco cuando Ezquerro empató tres minutos después. Sólo Font se dejó ver fuera de la caseta que protegía al banquillo. La imagen del área técnica de Osasuna vacía contrastaba con la del Sporting, donde Preciado dio todo un recital de gestos.

En el minuto 17 el de Cieza salió por primera vez. Llamó a Patxi Puñal a la banda y le dio instrucciones durante algunos segundos. El capitán rojillo corrió hacia donde estaban Portillo y Nekounam y les trasmitió las órdenes del míster. Camacho volvió a sentarse y no se levantó más hasta prácticamente el final del encuentro.

Ni siquiera los gritos de "Camacho dúchate" que le dedicó El Molinón le hicieron cambiar de opinión.

Poco después llegó el penalti y la expulsión de Roversio. Camacho mandó a su segundo, Pepe Carcelén, a hablar con el cuarto árbitro. La charla duró algunos minutos, aunque acabó de forma cordial.

El técnico esperó a sus jugadores y se metió al túnel para darles la charla correspondiente. Y, de nuevo, Camacho, más contenido que nunca, volvió a buscar refugio en el banquillo.

Pero el carácter del técnico de Cieza, el que todos conocemos, dijo basta. La tensión era mucha, y a falta de tres minutos para el final Camacho salió indignado del banquillo después de que Azpilicueta viese la tarjeta amarilla. Camacho, más Camacho que nunca, se encaró con Medina en la banda y calentó a la grada. "Camacho dúchate", volvió a atronar en estadio de El Molinón.

Ya no se sentó. El entrenador rojillo vivió lo que quedaba de partido en el área técnica. Conversó con el cuarto árbitro y no paró de moverse. Tras una ocasión de Dady en el descuento, Camacho se giró hacia el banquillo con las manos en la cabeza, lamentándose por la oportunidad perdida.

Manos al bolsillo

Osasuna acariciaba el gol y Camacho pidió entonces a sus hombres que se echasen arriba con ese gesto tan característico suyo. Después manos al bolsillo y a sufrir con el último empuje de los suyos. No pudo ser. El entrenador es nuevo, pero la suerte no.

Antes de retirarse al túnel de vestuarios, Camacho buscó a Preciado, le dio la mano y después le volvió a abrazar. Animó a los suyos y se retiró con gesto serio. No fue el debut soñado.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra