Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
SOCIEDAD

Penas que pesan como piedras

Cada alumno reunió en un pañuelo rojo piedras que representaban el peso de su tristeza

Actualizada Sábado, 18 de octubre de 2008 - 01:39 h.
  • SARA NAHUM . PAMPLONA

E N la antigüedad cuando alguien tenía un secreto que no podía compartir tallaba un hueco en el tronco de un árbol y vertía su secreto dentro. Luego tapaba el hueco con barro. Así su secreto estaría escondido para siempre. Esta leyenda china fue la que inspiró al artista coreano Kyungwoo Chun, uno de los más relevantes de su país, para elaborar la obra El peso del dolor. Una performance para la que espera contar con la ayuda de mil navarros.

Chun en coreano significa mil. Un número que ha marcado mucho al artista.

La iniciativa, organizada por el Centro Huarte de Arte Contemporáneo, llegó ayer al colegio Ursulinas de Pamplona. Los alumnos, de entre 5 y 17 años, tenían que reunir en un pañuelo rojo piedras que representaran el peso de su tristeza, sus preocupaciones, su dolor físico... Un pañuelo rojo porque en la cultura china este color significa purificación. "Es una manera de hacerles pensar en sus penas, que valoren sus propios conflictos, los analicen y los entierren", explica Carolina Martínez Gila, coordinadora del Centro Huarte.

Hubo lamentos de todo tipo. "Que hay mucha hambre en el mundo", dijeron unos, "los atentados de ETA y las guerras", opinaban otros. Un alumno de primaria nombró "la crisis" como algo que le entristecía y todos estuvieron de acuerdo. "¡Qué sabréis vosotros!", decía la profesora intentando poner un poco de orden.

Pero no todo fueron penas mundiales, algunos escondieron en el pañuelo sus piedras más pesadas. "Que se murió mi perro", "que no conocí a mi abuelo", "que mis padres me riñen siempre", "que contesto mal a veces", "yo es que pego mucho... esa es una pena muy grande, ¿verdad?".

Ninguno dejó el pañuelo vacío. A muchos les sirvió para darse cuenta de que tenían "todo lo necesario", como Carmen Palacios Echavarren, de 17 años, que metió sólo una piedra "y pequeña", consciente de que "vivimos con muchos lujos". Tenemos mucha suerte de vivir en un lugar tan feliz", comentaba optimista Marina Otazu Redín, de once años.

Todos los saquitos rojos, identificados con el nombre, el lugar y la fecha de nacimiento de la persona que calculó con piedras el peso de sus penas, se expondrán a partir del 1 de noviembre en el Centro de Huarte.

Igual para entonces las penas han ido desapareciendo poco a poco y las piedras sólo serán eso, piedras. Es lo que intentó transmitir Carolina a los alumnos. "A ver si lo conseguimos".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Muy bonita esta iniciativa del museo.Los jovenes tienen que aprender a valorar tantas cosas.....amante del arte

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra